UNIVERSAL SHORT TITLE CATALOGUE

USTC, un proyecto que nació en el año 1997 con un terreno de estudio muy limitado va a terminar por convertirse en el gran portal de entrada para los estudios bibliográficos del libro impreso en toda Europa. Crear una gran base de datos que recoja todos los libros impresos europeos desde el inicio de la imprenta y durante todo el siglo XVI es su objetivo. Los primeros años de esta iniciativa de la Universidad de St. Andrews con gran participación de sus estudiantes se centraron exclusivamente en el libro francés o en francés y ya desde sus inicios con una de sus marcas de identidad: la búsqueda de impresos sobre el terreno, es decir, en las bibliotecas con fondo antiguo. A partir del año 2007 el proyecto se abre al resto de Europa y es la recopilación bibliográfica de los impresos de España y Portugal el primero de los trabajos que se completa en el llamado Iberian Book Project (IBP). Fruto de esta búsqueda es la bibliografía en papel Iberian books/Libros ibéricos, con la recogida no sólo de los impresos portugueses y españoles, también de los de México, Perú y de los en lengua española antes de 1601. A la par del proyecto ibérico se realizó el de los Países Bajos con la publicación de su catálogo también en el año 2010 (Netherlandish Books). A estas bibliografías la base de datos USTC ha sumado los registros de otras bibliografías nacionales ya disponibles, como la italiana en su Edit16 y la alemana en VD16. El mayor problema de este tipo de proyectos tan ambiciosos suele ser que al lado de grandes aciertos también se cuelan grandes errores y USTC y los catálogos en papel que han surgido a la par no se libran de esto. Grandes méritos como la búsquedas sobre el terreno o en los OPACS y el vaciado de las mejores bibliografías de un país (ahí están las tipobibliografías españolas, por ejemplo) van acompañados de los errores que en esas mismas fuentes primarias ya se encuentran (ediciones erróneas, fantasmas…). Dos cosas más a destacar: los libros que tienen digitalización están enlazados a su fuente de origen y la ficha extendida de los libros cuenta con información de extensión, colación, referencias bibliográficas y localizaciones -hablando de bibliotecas de gran utilidad puede ser la lista que se encuentra en Iberian Book Project. El futuro de este catálogo es seguir aumentando y ya hay proyectos aprobados para extender su fecha de acción hasta 1650 y para completar las bibliografías italiana y alemana que son las más escasamente representadas en este momento.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOGRAFÍA MATERIAL, IMPRENTA Y LITERATURA: EL CASO DE LA FAMA PÓSTUMA DE LOPE DE VEGA

Por decirlo en pocas palabras la bibliografía material es la disciplina que trata del libro desde el punto de vista de su fabricación. Cómo fue hecho y qué elementos lo componen a partir de su descripción material: papel, tipografía, formato, disposición del texto, partes del texto, adornos tipográficos, grabados, signaturas, reclamos, numeración… A la vista de varios ejemplares, cuantos más mejor, se puede hacer una descripción completa y pormenorizada de la edición a la que representan señalando las diferencias significativas entre ellos si las hubiere. Las tipobibliografías modernas que se han hecho en España, con mayor o menor fortuna, desde la edición de la obra de Julián Martín Abad sobre la imprenta en Alcalá de Henares en el siglo XVI, han seguido casi todas los dictados teóricos establecidos por la bibliografía material.
Veamos de manera resumida cuáles son estas partes básicas que cualquier descripción de este tipo tiene que señalar. Primero unos datos básicos: formato, colación, extensión de la obra, erratas de signaturas y de paginación, tipo de letra, otros elementos como iniciales grabadas, adornos tipográficos, grabados, apostillas marginales, reclamos, disposición del texto en columnas. A continuación la identificación y descripción de las diferentes partes de la obra indicando qué lugar ocupan: portada con transcripción facsimilar, textos preliminares, texto de la obra señalando sus diferentes partes si las tiene, índices y colofón. Las descripciones más rigurosas incluyen todos estos elementos y pueden añadir una identificación de los tipos indicando su tamaño o una transcripción facsimilar de muchas más partes del texto. Esta forma de describir una obra impresa es fundamental para conocer el modo en el que fue compuesta y los avatares que pudo tener en su proceso de impresión.
Los casos son muy variados y no todos los libros son iguales ni presentan las mismas características, obvio. Por la fecha de composición no tiene nada que ver un incunable con un libro del siglo XVII, por ejemplo, y por el tipo de impreso no tiene nada que ver uno de pocas hojas con un libro de cientos de páginas. O por el país de fabricación tampoco. Cada libro puede necesitar una descripción diferente dependiendo de las características que posea. Eso por no hablar de los ejemplares: uno puede conocer 15 ejemplares de una misma edición y haber analizado 10 de ellos resultando todos iguales y de entre los 5 que no ha podido describir por la circunstancia que sea encontrarse uno con una importante diferencia con el resto.
En el caso de las obras literarias la bibliografía material es una importante herramienta para descubrir variantes. Bibliografía material y crítica textual se dan la mano. Las obras literarias requieren una descripción pormenorizada de su contenido pues además suelen ser las que más diferencias presentan de un ejemplar a otro. Para ilustrar esta entrada me voy a fijar en una obra promovida por Juan Pérez de Montalbán en 1636, la Fama pósthuma a la vida y muerte del doctor frey Lope Félix de Vega Carpio, editada en Madrid en la Imprenta del Reino. En su interior hay decenas de composiciones poéticas y a la vista de dos ejemplares aparentemente iguales he encontrado lo siguiente:
En el recto del folio 42 vemos que cada ejemplar contiene una composición poética diferente lo que causa que los cuadernos F sean distintos. En términos de descripción bibliográfica material se expresaría así el primer caso (hasta el final del cuaderno F):
f.42 r-46 r: En la Muerte del Fenix de España Frey Lope Felix de Vega Carpio. La señora doña Bernarda Francisca de la Cerda.

No de laurel las musas coronadas, / …

[Al final, adorno tip.].

f.46 v-48 r: Elegia. En la Muerte de Lope de Vega Carpio, &c. Por don Gabriel Bocangel y Vnçueta, …

Si Reduzido a numeros el llanto / …

[Al final, adorno tip.].

f.48 v: Christophori Salazarij Mardones Cippus sepulcralis.
Y el segundo:

f.42 r-46 v: En la Muerte del Fenix de España Frey Lope Felix de Vega Carpio. De la señora doña Bernarda Ferreyra de la Cerda.

Entre dos altos riscos del Parnaso / …

f.47 r-48 r: Elegia. En la Muerte de Lope de Vega Carpio, &c. Por don Gabriel Bocangel y Vnçueta, …

Si Reduzido a numeros el llanto / …

f.48 v: Christophori Salazarij Mardones Cippus sepulcralis.

En el caso de haber hecho una descripción sin detalle del contenido esta importante diferencia que ocasiona la existencia de dos estados habría pasado inadvertida. Por otro lado, gracias a este análisis material también sabemos que la primera de las dos variantes fue impresa antes porque en la segunda el cajista o componedor de la imprenta para no tener que modificar más cuadernos tuvo que emplear un tipo de letra más pequeño y prescindir de los adornos tipográficos que sí están en el primer estado. En Google Books están digitalizados estos dos ejemplares pertenecientes a la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla.

Algo de bibliografía

Tres obras básicas (por orden cronológico)

McKerrow, Ronald B. Introducción a la bibliografía material. Trad. Isabel Moyano Andrés; rev. Julián Martín Abad. Madrid: Arco Libros, 1998. [Primera ed. en inglés en 1927].
Bowers, Fredson. Principios de descripción bibliográfica. Madrid: Arco Libros, 2001. [Primera ed. en inglés en 1949].
Gaskell, Philip. Nueva introducción a la bibliografía material. Pról. y rev. técnica José Martínez de Sousa. Gijón: Trea, 1999. [Traducción con algunos errores en cuanto a terminología. Primera ed. en inglés en 1972].

Tipobibliografías españolas, dos buenos ejemplos.

Martín Abad, Julián. La imprenta en Alcalá de Henares (1502-1600). Introducción a la “Tipobibliografía Española”; José Simón Díaz. Madrid: Arco Libros, 1991.
Fernández Valladres, Mercedes. La imprenta en Burgos (1501-1600). Madrid: Arco Libros, 2005.

Sobre bibliografía de Juan Pérez de Montalbán:

Profeti, Maria Grazia. Per una bibliografia de J. Perez de Montalbán. Verona: Universita degli Studi di Padova, Istituto di lingue e letterature straniere di Verona, 1976. [Completada con Addenda e corrigenda, 1982]. Disponibles en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Ninguna de las dos obras señala los estados aquí descritos de la Fama pósthuma.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOTECAS DE LAS ÓRDENES RELIGIOSAS ITALIANAS DE FINALES DEL SIGLO XVI

Biblioteca Apostolica Vaticana, Codice Vaticano Latino 11303.

Aprovechar tecnología actual para transmitir apuntes del pasado. Bibliografías y catálogos antiguos que ya no hace falta consultar físicamente para adentrarnos en ellos. En el ámbito hispánico ahí tenemos por ejemplo los volúmenes de la Bibliotheca hispana de Nicolás Antonio. ¿Es necesario digitalizar estas bibliografías antiguas? No es necesario, pero viene muy bien. Y siguen siendo accesibles porque están en muchos casos en ediciones modernas. Pero, ¿y los catálogos o bibliografías que ni siquiera llegaron a editarse en su tiempo? En este caso, y creo que independientemente de su calidad porque siempre habrá alguien que encuentre algo útil, su conjunción con la tecnología moderna es un modo ideal para adentrarnos en estas desconocidas obras. De esto sin embargo creo que no hay mucho disponible en la red. En la bibliografía española se me ocurre ahora la transcripción del manuscrito del catálogo de la biblioteca de Lastanosa conservado en la Biblioteca Real de Estocolmo. Bien, pues todo esto para anunciar que recientemente he descubierto una rica fuente manuscrita con ediciones antiguas, Le biblioteche degli ordini regolari in Italia alla fine del secolo XVI. Una base de datos formada a partir de los códices de la Biblioteca Apostolica Vaticana que contienen los libros que se conservaban en los antiguos monasterios y conventos regulares italianos a finales del siglo XVI. Estas listas de libros fueron obtenidas por la Sacra Congregazione del Índice de libros prohibidos después de la publicación del Index Librorum Prohibitorum del año 1596, supongo que para controlar qué es lo que había en el propio seno de la Iglesia. Su ámbito temporal llega hasta 1603.  Estos documentos ya han sido utilizados para artículos y en el año 2006 hubo un congreso, con actas publicadas, que giraba en torno a ellos. Ahora en esta base de datos se han creado varios índices y con los datos proporcionados en los asientos bibliográficos originales se ha intentado identificar cada edición. Por lo que veo el trabajo aún está en proceso, pues muchos libros no tienen su identificación editorial. Hay que pensar en la parquedad de las noticias de este tipo de listas antiguas: en muchas ocasiones sólo mencionan alguna palabra del título, o sólo el autor, y el año de edición. Las posibilidades de estudios que ofrecen estos libros son variadas: qué tipo de libros se leía en los monasterios y conventos italianos, qué proporción había de libros religiosos y no religiosos, cuántos en latín y cuántos en lenguas vernáculas, cuáles eran los títulos más repetidos, qué procedencias tenían, cuántas obras prohibidas tenían… Además, pueden aparecer ediciones desconocidas en la actualidad. Nicolás Antonio me puede servir también como ejemplo del valor que tiene una bibliografía realizada hace varios siglos en este sentido: noticias de libros hoy desconocidos que fueron citados solamente allí y que hoy en día aún no podemos desechar que existieran de verdad; algunos son erróneos, pero otros muchos se ha demostrado con la aparición casual de un ejemplar que efectivamente existieron. Me centro en los libros españoles ahora. Por suerte se pueden hacer búsquedas por lugar de edición. Las ciudades con mayor número de títulos recogidos son Salamanca (144), Alcalá de Henares (63) y Barcelona (41). Con menos títulos están Sevilla (19), Zaragoza (16), Madrid (16), Valencia (16), Medina del Campo (13), Toledo (13), Valladolid (11), Burgos (7)… De entre los 63 registros de Alcalá está, por ejemplo, un Rosario de nuestra señora en español con año 1578. Obra rara dado el escaso número de ejemplares conservados en las ediciones que tuvo en el siglo XVI. En CCPB constan tres ediciones y ninguna de este año. Quizás error del manuscrito original, pero no es del todo descartable su veracidad.  Queda ya para los mayores especialistas el estudio de esta clase de asuntos bibliográficos.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOTECA DIGITAL DE CASTILLA Y LEÓN

Nada más y nada menos que 1245 obras de fondo antiguo hasta 1800 son las que tiene digitalizadas la reciente Biblioteca Digital de Castilla y León (ya se sabe, cada Comunidad Autónoma con su propia biblioteca virtual). Pero como en otras ocasiones, me voy a centrar en algunas bibliografías y catálogos que he encontrado. Tantas horas y horas pasadas en bibliotecas o en casa cuando los libros eran de préstamo consultando bibliografías y catálogos de bibliotecas en busca de las obras que me interesaban y ya está cerca el día en el que todo va a estar disponible en este mundo infinito de internet. La primera búsqueda que se me ha ocurrido hacer ha sido la del Catálogo razonado de las obras impresas en Valladolid, 1481-1800, editado en 1926 por Mariano Alcocer Martínez (1860-1944), bibliógrafo, bibliotecario, archivero e historiador que desarrolló su labor profesional en torno a la Universidad de Valladolid, y todavía hoy de consulta obligada para los estudios bibliográficos vallisoletanos. El resultado ha sido negativo, sigue sin estar en ningún catálogo digital de la red y supongo que es por derechos de autor (¿o, más maliciosamente, porque existe una edición facsímil moderna realizada por la Junta de Castilla y León?). Según la legislación española han de pasar 80 años desde el fallecimiento del autor para que sus obras pasen a ser de dominio público. Claro que si es por eso es contradictorio que sí se encuentren otras obras de Alcocer, ya sea solo o acompañado por Saturnino Rivera, todas realizadas con la fiabilidad de saber que los manuscritos e impresos detallados fueron vistos por los autores:
Bio-bibliografías de teólogos notables / por Mariano Alcocer y Martínez (1930).
Bio-bibliografías de juristas notables / por Mariano Alcocer y Saturnino Rivera (1924).
Bio-bibliografías de médicos notables / por Mariano Alcocer y Martínez (1931).
Felipe II y la biblia de Amberes / por Mariano Alcocer y Martínez (192?).
Otro gran investigador e historiador de literatura que se centró en temas vallisoletanos fue Narciso Alonso Cortés. En esta biblioteca digital se encuentra por ejemplo su Miscelánea vallisoletana en la edición de 1955 que recogía las siete series editadas por separado más dos de artículos no aparecidos en ellas. Esta Miscelánea es una recopilación de breves trabajos sobre literatura, historia y bibliografía. Muchos de ellos ya superados, ya bien sabidos o directamente refutados, pero todavía de valor. Artículos sobre Quevedo, Lope de Vega, Hernando de Acuña, Gabriel del Corral, Lope de Rueda, fray Luis de León… relacionados todos de alguna manera con la ciudad del Pisuerga partiendo la mayoría de documentos de la biblioteca universitaria, la de Santa Cruz. Desde luego a quien le interese la obra de este autor en esta biblioteca digital tiene todo un filón, pues hay digitalizadas 89 de sus obras. Directamente relacionado con impresores está “Datos relativos a impresores del siglo XVI“, que con ese título hay que adentrarse en sus páginas para saber que trata de los impresores Andrea y Domingo de Portonariis basándose aquí en documentos de la Real Chancillería de Valladolid.
Gran sorpresa encontrar el Diccionario geográfico de Pascual de Madoz completo, los dieciséis volúmenes, útil aún para historiadores y con mucha información bibliográfica sobre los lugares que va describiendo.
Otro libro que ha llamado mi atención y que no conocía ha sido La biblioteca del camarista de Castilla Don Fernando José de Velasco y Ceballos de Mateo Escagedo (1932). Gran parte de la biblioteca de este importante personaje de la Ilustración pasó a la de Pedro Caro y Sureda, III Marqués de la Romana, y a través de ésta llegó a la Biblioteca Nacional. El autor de este librillo relaciona los libros de esta biblioteca que tienen relación con Cantabria y los manuscritos e incunables en general.
Sobre escritores de Burgos una antigua obra de 1941, De bibliografía burgense de Eloy García de Quevedo, ampliación y revisión de la anterior obra sobre el mismo tema, la de Martínez Añíbarro, Intento de un diccionario biográfico y bibliográfico de la provincia de Burgos (1889), tampoco digitalizada aquí (también con facsímil moderno de la Junta de Castilla y León). También sobre Burgos una primeriza y muy rara tipobibliografía de 1928, La imprenta en Burgos y su provincia de Domingo Hergueta: en cuatro volúmenes e inédita lo que se encuentra aquí es la copia mecanografiada conservada en la Biblioteca Pública de Burgos. De otras ciudades castellanoleonesas volvemos a encontrar La imprenta en Medina del Campo de Pérez Pastor y la obra de Tomás Baeza sobre la imprenta en Segovia de 1880.
Para terminar, pues esto solo pretendía dar a conocer algunas de las variadas posibilidades en bibliografía de esta biblioteca digital, me he fijado en que  hay algunas obras clásicas sobre el apóstol Santiago y el Camino. En primer lugar, Las peregrinaciones a Santiago de Compostela (1948-1949) de Luis Vázquez de Parga, fundamental en cualquier estudio jacobeo que se precie. También necesaria la obra de Luciano Huidobro, Las peregrinaciones jacobeas (1949-1951). Y otros dos autores clásicos, Atanasio López y su Bibliografía del Apóstol Santiago (1947) y Antonio López Ferreiro con Las tradiciones populares acerca del sepulcro del Apóstol Santiago (1883).

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

NUEVA BIBLIOGRAFÍA DISPONIBLE

Hacía tiempo que no rastreaba Internet Archive en busca de títulos relacionados con nuestros temas habituales. En cuanto a las marcas tipográficas he encontrado un clásico de la materia, el de William Roberts Printers’ marks: a chapter in the history of typography, de 1893, con capítulos dedicados especialmente a las marcas de impresores ingleses, franceses, alemanes, italianos, holandeses y belgas; curiosamente cuando trata muy brevemente de las marcas de impresores españoles incluye entre ellos a los portugueses, y así podemos ver la reproducción de la marca del impresor de Lisboa Valentin Fernandes. De impresores españoles y portugueses trata esta obra de Konrad Haebler, The early printers of Spain and Portugal, que en 2005 conoció una edición en español titulada Impresores primitvos de España y Portugal. También de Haebler y sobre incunables ibéricos su gran obra Bibliografía ibérica: enumeración de todoos los libros impresos en España y Portugal hasta el año de 1500, con notas críticas, también con edición moderna en 1998. Entre la bibliografía regional habría que incluir la obra sobre Zamora de Cesáreo Fernández Duro Colección bibliográfico-biográfica de noticias referentes a la provincia de Zamora ó materiales para su historia. También de ámbito regional la obra de Jaume Andreu Catálogo de una colección de impresos referentes a Cataluña (siglos XVI, XVII, XVIII y XIX). Sobre la imprenta zaragozana La imprenta en Zaragoza, con noticias preliminares sobre la imprenta en general, de Jerónimo Borao. Sobre impresores sevillanos Noticias inéditas de impresores sevillanos de José Gestoso. Cierro esta recopilación con un clásico de la bibliografía española, la Typographia española o … Historia del arte de la imprenta en España de Francisco Méndez.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts