MUJERES IMPRESORAS

La Biblioteca Nacional de Madrid acaba de hacer público un micrositio dedicado íntegramente a las impresoras españolas desde el siglo XVI hasta el XIX. Como ya es sabido el papel de la mujer en la historia de la imprenta es importante. Se hicieron cargo como herederas, viudas o hijas, del establecimiento de imprenta familar y, aunque aún quedan muchos documentos por descubrir sobre sus labores exactas, ya sabemos que algunas de ellas fueron auténticas empresarias que supieron llevar el negocio de forma sobresaliente. En el trabajo puramente tipográfico su presencia debió ser muy escasa -algunas eran analfabetas- pero también hay algún caso de mujer metida de lleno en la fabricación de los impresos. Como digo queda mucho por investigar. En los últimos años se está destacando la presencia femenina en la imprenta antigua española y se han organizado exposiciones como la de “Muses de la imprenta“, la de la biblioteca José María Lafragua de México o la habida en Málaga sobre las impresoras de esa ciudad, con sus respectivos catálogos publicados. Los blogs especializados en libro antiguo y bibliofilia también están siendo fuente de información; vean por ejemplo las entradas dedicadas a mujeres impresoras publicadas en Folio complutense
El micrositio que nos ocupa está organizado por siglos: XVI y XVII unidos, XVIII y XIX. En cada uno de ellos se da una introducción histórica, una selección de impresoras por ciudades con sus datos básicos sobre su vida y su trabajo profesional con imágenes de portadas, un PDF con la relación alfabética de las impresoras conocidas y, por último, una bibliografía muy completa en la que al lado de obras conocidas y trabajos muchas veces citados encuentro también artículos menos frecuentados por los especialistas. 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

UNIVERSAL SHORT TITLE CATALOGUE

USTC, un proyecto que nació en el año 1997 con un terreno de estudio muy limitado va a terminar por convertirse en el gran portal de entrada para los estudios bibliográficos del libro impreso en toda Europa. Crear una gran base de datos que recoja todos los libros impresos europeos desde el inicio de la imprenta y durante todo el siglo XVI es su objetivo. Los primeros años de esta iniciativa de la Universidad de St. Andrews con gran participación de sus estudiantes se centraron exclusivamente en el libro francés o en francés y ya desde sus inicios con una de sus marcas de identidad: la búsqueda de impresos sobre el terreno, es decir, en las bibliotecas con fondo antiguo. A partir del año 2007 el proyecto se abre al resto de Europa y es la recopilación bibliográfica de los impresos de España y Portugal el primero de los trabajos que se completa en el llamado Iberian Book Project (IBP). Fruto de esta búsqueda es la bibliografía en papel Iberian books/Libros ibéricos, con la recogida no sólo de los impresos portugueses y españoles, también de los de México, Perú y de los en lengua española antes de 1601. A la par del proyecto ibérico se realizó el de los Países Bajos con la publicación de su catálogo también en el año 2010 (Netherlandish Books). A estas bibliografías la base de datos USTC ha sumado los registros de otras bibliografías nacionales ya disponibles, como la italiana en su Edit16 y la alemana en VD16. El mayor problema de este tipo de proyectos tan ambiciosos suele ser que al lado de grandes aciertos también se cuelan grandes errores y USTC y los catálogos en papel que han surgido a la par no se libran de esto. Grandes méritos como la búsquedas sobre el terreno o en los OPACS y el vaciado de las mejores bibliografías de un país (ahí están las tipobibliografías españolas, por ejemplo) van acompañados de los errores que en esas mismas fuentes primarias ya se encuentran (ediciones erróneas, fantasmas…). Dos cosas más a destacar: los libros que tienen digitalización están enlazados a su fuente de origen y la ficha extendida de los libros cuenta con información de extensión, colación, referencias bibliográficas y localizaciones -hablando de bibliotecas de gran utilidad puede ser la lista que se encuentra en Iberian Book Project. El futuro de este catálogo es seguir aumentando y ya hay proyectos aprobados para extender su fecha de acción hasta 1650 y para completar las bibliografías italiana y alemana que son las más escasamente representadas en este momento.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

LOS ELZEVIROS SIGUEN VIVIENDO

Sin duda en la historia de la imprenta europea la familia de impresores de los Elzeviros ocupa un lugar de honor. El primero de ellos fue Lodewijk Elzevier (fl. 1580-1617) quien, tras aprender el oficio de la mano de Christophe Plantin, en 1580 se trasladó a la ciudad holandesa de Leiden para abrir su propio taller de imprenta. Tras su muerte Bonaventura y Abraham Elzevier dieron un gran impulso a la imprenta gracias a sus ediciones de bolsillo, habitualmente en formato dozavo, de los clásicos griegos y latinos que obtuvieron gran fama en su tiempo gracias a su calidad y a sus razonables precios. Otros miembros de la familia abrieron talleres también en La Haya, Amsterdam y Utrecht. El último miembro impresor de la dinastía fue Abraham Elzevier (II) a cuya muerte ocurrida en 1712 la actividad editorial de los Elzeviros dejó de existir. Sin embargo, en 1880 el librero Jacobus Robbers fundó una pequeña editorial y le puso el nombre de Elsevier en honor a los Elzeviros y adoptó como logo editorial la marca tipográfica creada por Isaac Elzevier (fl. 1617-1626) que ilustra esta entrada. Elsevier es hoy en día una de las editoriales más poderosas y prestigiosas dentro del mundo científico. Los investigadores que se mueven en ese ámbito suelen asociar Elsevier a producto de calidad. Recientemente la editorial ha creado en la red un catálogo de los libros antiguos que conserva la corporación. En ella podemos encontrar, como es lógico, mayoritariamente las obras impresas por los Elzeviros con una somera descripción bibliográfica e imágenes, no de las obras que en mi opinión hubiese sido mejor, sino de las encuadernaciones.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

NUEVAS REFERENCIAS DE MARCAS TIPOGRÁFICAS

Como ya hizo con la obras de McKerrow y Vindel, CERL aprovecha la digitalización de otras dos referencias clásicas sobre marcas tipográficas para incluir en su tesauro nuevos impresores con sus correspondientes marcas. Se trata de dos libros de Paul Heitz digitalizados por la Biblioteca Nacional de Berlín (Staatsbibliothek zu Berlin): 

Basler Büchermarken bis zum Anfang des 17. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Basler Drucker von C. Chr. Bernoulli. – Strassburg : Heitz & Mündel, 1895. – XXXVIII S., [1] Bl., 111 S. : zahlr. Ill. ; 2º. – (Die Büchermarken der Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [4])

Elsässische Büchermarken bis Anfang des 18. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Drucker von Karl August Barack. – Strassburg : Heitz & Mündel, 1892. – XXXIV, 160 S. : Ill. (LXXVI Taf.). – (Die Büchermarken oder Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [1]) 


La primera de ellas recoge las marcas de los impresores de Basilea desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVII y tiene imágenes de marcas tan espectaculares como esta de Johann Amerbach: 


La segunda de las obras es un estudio de los impresores alsacianos desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVIII. La ciudad más importante para la historia de la imprenta de esa región que hoy forma parte de Francia es Estrasburgo. Aquí la marca de uno de sus impresores de época incunable, Martin Schott: 
El modo de acceder a las marcas desde el tesauro de CERL es sencillo: primero búsqueda del impresor en el que uno esté interesado y. si está su marca o marcas, enlaces directos a las imágenes obtenidas de los libros digitalizados. Aquí dejo una muestra, la del impresor español Melchor Sánchez, con imágenes extraídas del libro de Vindel sobre marcas de impresor.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

EL GRABADO DEL LIBRO ESPAÑOL

En la “amenísima” presentación que tuvo este blog, una bibliografía sobre el tema de las marcas tipográficas, no incluí un título muy importante, El grabado del libro español  siglos XV-XVI-XVII: (Aportación a su estudio con los fondos de las bibliotecas de Valladolid) de Blanca García Vega. Recuerdo que es una obra que he manejado en varias ocasiones y que imperdonablemente la tenía olvidada cuando me dio por aquella presentación. Últimamente la estoy volviendo a leer y a hojear gracias a haberla adquirido en una conocida librería de Valladolid (y es que uno siempre ha tirado de bibliotecas para esto de las bibliografías y los manuales sobre libro antiguo). El hecho de que una obra de este tipo editada en 1984 todavía se pueda adquirir nueva es un hecho realmente llamativo. En mi imaginación cuando la encontré entre las estanterías de la librería pensé que quizás llevaría ahí años y años sin llamar la atención de nadie; pero no, debe ser más bien que la Diputación Provincial de Valladolid haría una tirada muy grande y todavía quedan ejemplares guardados esperando para ser distribuidos. 26 años después. Su autora para su tesis doctoral se dedicó a rastrear en las bibliotecas vallisoletanas todos los impresos antiguos que tuvieran lrabados para con ellos conformar un panorama de cómo era el mundo del grabado entre los siglos XV y XVII en España: temática, tipos, corrientes, impresores, grabadores. Tuvo la suerte de poder entrar en algunas bibliotecas en las que hoy en día resulta bastante complicado hacerlo (Colegio de los Ingleses, Colegio de los Escoceses, Monasterio de San Benito, por ejemplo). Incluso pudo trabajar con los fondos del Archivo de la Catedral, lugar donde durante muchos años los investigadores podían toparse con las trabas y la mala educación de su archivero; en la única experiencia que tuve con él en cinco minutos me vi de nuevo en la calle con la sensación de que me había tomado el pelo. Afortunadamente hoy en día ya es más fácil investigar en el archivo.
Vuelvo al libro de García Vega. La obra está dividida en dos tomos. En el primero hay una introducción a la historia de la imprenta en España y aquí se ha quedado un poco anticuada dado el avance que sobre este tema se ha dado desde aquel lejano año. La obra se basa en la visión de unos 1200 libros con grabados que sirven para conformar el panorama del grabado en España: artistas, procedencias, tendencias, tipos, temática, análisis iconográfico. Al basarse en los libros de bibliotecas vallisoletanas donde predominan los procedentes del centro peninsular, sobre todo los madrileños, la obra se queda un poco coja en cuanto al estudio del grabado en la periferia, todo el Levante, Barcelona, Mallorca… El tomo primero se cierra con 1060 reproducciones de grabados a tamaño reducido: frontispicios, ilustraciones, marcas tipográficas, escudos, iniciales grabadas… El tomo segundo es un catálogo diccionario organizado por  siglos y ciudades en primer lugar de impresores, con algunos datos básicos y descripción de sus marcas y otros elementos de sus libros, y en segundo lugar de los artistas grabadores con descripción de sus grabados. El tomo se cierra con la lista de los libros consultados en las bibliotecas, una bibliografía extensa y los índices. Estamos ante una obra que aún con sus faltas y errores puntuales ha resistido muy bien el paso del tiempo y sigue siendo de obligada lectura a la hora de estudiar la historia del grabado en la imprenta española, además de ser de gran ayuda en la descripción de grabados. Me despido con un grabado xilográfico de la escena del Nacimiento de Jesús presente en la obra, tan apropiado para estas fechas. Hasta el año que viene.

Opera quae authore Lodouico Perecio. Valladolid: Sebastián Martínez, 1561

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts