TEXTOS DISPERSOS (IV). GONZALO DE AYALA

¿Quién es Gonzalo de Ayala? Un impresor, más concretamente, un corrector de imprenta que trabajó dentro de la primera mitad del siglo XVII en la imprenta de Luis Sánchez y en la Imprenta Real. Como personaje del mundo de la imprenta tuvo un reconocimiento ya en su tiempo que le llevó a obtener una fama merecida de hombre erudito, lector de griego, hebreo y latín, en los círculos literarios de la Corte. Personaje que nos viene a confirmar que un buen corrector debía tener amplios conocimientos de lenguas, ortografía y tipografía. En 1615 Cristóbal Suárez de Figueroa lo cita en su obra Plaza universal de todas ciencias y artes (1):
Mencionado muchos años después de su tiempo por Alonso Víctor de Paredes en su Institución y origen del arte de la imprenta y reglas generales de los componedores (ca. 1680, el primer manual tipográfico español) (2) como un predecesor eminente en su trabajo de impresor-corrector, “hombre muy noticioso, diestro y avisado en la impresión, y en diversas facultades”. Y en la misma obra vuelve a aparecer como autoridad importante en la fijación de la ortografía castellana en la imprenta en el título del capítulo tercero: “Explicación de ortografía, según la doctrina de Felipe Mey en el Thesaurus verborum y de Guillermo Foquel en su Orthographía castellana, y conforme a la corrección que estilava Gonçalo de Ayala.”.
Sin lugar a dudas el documento más importante que tenemos es una información en derecho escrita por Ayala, en compañía del abogado Juan de Valdés para las partes más jurídicas, en nombre de los impresores de Madrid para defender su profesión como arte muy diferente de la actividad de los libreros. Este impreso salió de la imprenta en la que trabajaba Ayala, la de Luis Sánchez, en 1619, y en él encontramos pasajes preciosos sobre la profesión tipográfica (3):

El corrector (de que huvo antiguamente y ay muchos graduados en las universidades en diferentes ciencas) ha de saber gramática, ortografía, etimologías, apuntuación, colocación de acentos, tener noticia de las ciencias y buenas letras, haziéndose capaz del assumpto del libro que se imprime, conocimiento de autores, de caracteres griegos y hebreos, [cifras médicas, astrológicas, abreviaturas escolásticas], reglas de música para libros de canto, buen discurso para conocer ex antecedentibus & subsequentibus la razón confusa, elocución y arte para emendar barbarismos, solecismos, y otros defetos que se cometen en latín y romance, saber el comportamiento de las planas, para que salgan en orden, y numerosos, y cuenta para los folios. De más de esto ha de tener el oído atento a lo que se lee, la vista a lo que se mira: el entendimiento a la contextura de lo que se corrige para emendar las faltas, y tanta atención, que qualquiera defeto corre por su cuenta. […].
El componedor que junta y compone las letras, tiene sus particulares dificultades. Muchos dellos son latinos, y de componedores han venido a correctores: y assí casi es un ministerio en este particular: y los que no saben latín por lo menos han de saber la gramática castellana, poner las planas en buen orden y correspondencia, compartición de números, la traza de los árboles genealógicos y cierta cuenta particular y muy dificultosa: pues componiendo una plana, es fuerça cuente otras a buena disposición, y aquellas queden en la imaginación para componerlas después, y hazer que vengan a plana renglón: porque no todo se compone seguidamente sino alternado. Y en tantas diferencias como son las marcas de los libros, folio, quarto, octavo y los demás, ay diferentes órdenes y imposiciones, dificultad en que los más expertos yerran muchas vezes. Sin esto, tienen también conocimiento de los caracteres griegos, ligaturas, diferencias de acentos y espíritus: el de los hebreos y otros diferentes, canto, etc. […].
 El ministerio del fundidor, que es hazer las letras, tiene tanta dificultad, que para hazerse buenos caracteres, es menester mucha destreza, porque tiene tantos instrumentos y matrizes, en que se funden, y estos tan dificultosos de concertar, que son raros los que salen perfetos artífices.
Síguese otro género, que llaman tiradores, que son los que después de correcta y compuesta la que llaman forma, la imprimen, y donde se imprime, se llama prensa, que tiene tal concierto, que en su tanto es como un relox, según la variedad de instrumentos que requiere: porque son las dificultades muchas, aunque parece lo más fácil […]
También se sirve la imprenta de abridores de letras de madera y cobre, y estampas de fondo y relieve, que llaman basto y fino, retratos, armas y figuras en todo género de artes, y tinta diferente, que llaman de estampa fina […].

En otra parte del impreso Ayala trata de la introducción del arte de la imprenta en España, de la venida de impresores extranjeros y de cómo, por culpa de la llegada de libros ilegales de fuera los impresores fueron marchándose y reduciéndose los de aquí:

Floreció assí el arte de imprimir algunos años, hasta que entrando surrepticiamente libros de fuera del reyno, particulares interesses causaron daños generales a los impresores, defraudándolos de su ocupación, a los autores del fruto de sus estudios y desvelos, y a su Magestad de los derechos que se le pagavan del papel blanco, que en España se imprimía: entrando assimismo muchos libros con errores heréticos, como consta de los prohibitorios y expurgatorios que sobre ello se han impresso, […]
Por esto muchos artífices estrangeros se bolvieron a sus tierras, y los naturales se han ido acabando, y perdídose las imprentas, de suerte que apenas se hallan en algunas partes donde las huvo, memorias de lo que fueron en otro tiempo, si bien los pocos artífices que avía se conservaron hasta aora en su pacífica possessión, continuada desde sus principios por más de cien años.
En esta Corte la Magestad del religiosíssimo y santo rey don Felipe Segundo quiso bolviese a revivir este arte, mandando venir a ella desde Salamanca a Iulio de Iunti, dándole ayudas de costa, y haziéndole otras mercedes, y honrándole con título de su Impressor, y con su real presencia al arte y a sus professores en esta Corte, Alcalá de Henares y otras partes. […].

Para acabar voy a traer la otra faceta artística del corrector Gonzalo de Ayala, la de poeta. A falta de hacer un estudio más exhaustivo encontramos poemas suyos desperdigados en preliminares de obras de otros autores y en justas poéticas y otras obras colectivas (4). El que aquí traigo es raro por cuanto se oculta en una obra de tema científico, el tratado farmacéutico de Francisco Vélez de Arciniega, Theoria pharmaceutica sectiones septem… (Matriti, ex Typographia Regia, 1624).
(1) Suárez de Figueroa, Cristóbal, Plaza universal de todas ciencias y artes, En Madrid, por Luis Sánchez, 1615, f. 119 v.
(2) Dado a conocer y editado por Jaime Moll. La última vez en Madrid, Calambur, 2002.
(3) Impreso descubierto en la Biblioteca Pública de Toledo, hoy Biblioteca de Castilla-La Mancha, por Víctor Infantes que lo dio a conocer íntegramente en “La apología de la imprenta de Gonzalo de Ayala: un texto desconocido en un pleito de impresores del Siglo de Oro”, en Cuadernos bibliográficos, 44 (1982), 33-47. Reproducido también en Víctor Infantes, Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006, 195-211.
(4) Recopilados por José Simón Díaz, Bibliografía de la literatura hispánica, vol. VI, Madrid, CSIC, 1973. Habría que actualizar esta lista con otros poemas de Ayala presentes en más obras que no recogió Simón Díaz.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

PEDRO DE CASTRO: MATERIAL TIPOGRÁFICO

He subido a Letras capitales un nuevo álbum de un impresor español en el que recojo todo el material tipográfico ornamental que he podido recopilar de él. El impresor es Pedro de Castro y el motivo o la excusa de haberlo elegido ha sido la preparación de una nueva cubierta para el Sermón de amores de Cristóbal de Castillejo (edición de David López del Castillo), de próxima aparición en la colección Clásicos Hispánicos. El impresor que llevó a las prensas la hasta ahora primera edición conocida de esta obra fue él, Pedro de Castro, conclusión a la que llegó Denis Rhodes tras analizar los elementos tipográficos, pues en su portada lo único que consta es el año de impresión, 1542, no así el nombre del impresor.
Pedro de Castro, según una anotación propia al principio de su edición de las Metamorfosis de Ovidio (ca. 1536, la que quizás fue su primera obra impresa en Salamanca) tenía taller tipográfico en París y su intención era la de instalarse en Salamanca y Medina del Campo. Así pues parece que llega a Salamanca en 1536 donde permanece hasta 1541, año en el que marcha a Medina del Campo. Entre  1547 y 1549 vuelve a hacer impresiones en Salamanca y sus últimas obras son de 1550 en Medina. De Pedro de Castro se dice que fue uno de los mejores impresores de su época por la calidad de sus trabajos y desde luego lo es por lo menos en sus impresiones góticas, no tanto en las de letra redonda. Según Ruiz Fidalgo trabajó con parte del material tipográfico del impresor salmantino Juan de Porras, aunque también tenía material propio. He intentado confirmar esta información con la visión directa de obras de ambos impresores y he encontrado esta coincidencia:

Confessional del Tostado. Salamanca, Juan de Porras, 1512
También se nutrió, y por lo que he visto parece que de forma importante, del material de Pierre (o Pedro) Tovans, activo en Medina del Campo entre 1533 y 1537, en Zamora en 1538 y 1539 y en Salamanca en 1540. De las dos únicas obras impresas por Tovans que he podido encontrar imágenes, Instruction de la muger christiana (Zamora, Pedro Tovans, 1539) y Reprovación de las supersticiones y hechicerías (Salamanca, Pierre Tovans, 1540), he recogido los siguientes elementos que coinciden con los de Pedro de Castro:

Diego Fernández de Córdoba (fl. 1535-1589), según Pérez Pastor, adquirió parte del material que había sido de Castro y lo utiliza a partir de 1550, aunque en las búsquedas que he hecho no he encontrado ningún elemento común. Andrea de Portonariis, impresor de Salamanca entre 1547 y 1568, trabajó también con sus tipos por lo menos en los dos primeros años de su actividad impresora. Así lo he comprobado al encontrar esta inicial H, perteneciente a Aurea frugifera peneque diuina commentaria solemnes que repetitiones decem (Salamanca, Andrea de Portonariis, 1547):

Por último, pongo aquí las dos marcas tipográficas que utilizó Pedro de Castro a lo largo de su actividad como impresor. En este año 2013 espero ir aumentando los álbumes de Letras capitales con nuevos impresores.

Bibliografía:

Delgado Casado, Juan. Diccionario de impresores españoles (siglos XV-XVII). Madrid, Arco/Libros, 1996.
Pérez Pastor, Cristóbal. La imprenta en Medina del Campo. Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1895.
Ruiz Fidalgo, Lorenzo. La imprenta en Salamanca (1501-1600). Madrid Arco/Libros, 1994.

 
Impresos de Pedro de Castro consultados:

Estatutos hechos por la Uniuersidad de Salamanca. Salamanca, [Pedro de Castro], 1538.
Fuero Real de España. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Guillermo de Millis, 1544.
Instrución de mercaderes muy provechosa. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Antonio de Urueña, 1547.
Pragmaticas y leyes hechas y recopiladas por mandado de los muy altos, catholicos y poderosos principes y señores el rey do[n] Ferna[n]do y la reyna doña Ysabel. Medina del Campo, Pedro de Castro, 1549.
Quaderno de algunas leyes que no estan en el libro de las prematicas que por mandado de sus magestades se mandan imprimir este año de M.D.XLIIIJ. años. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Juan de Medina, 1544.
El orden que la Vniversidad de Salamanca manda y estatuye y ordena que de aqui adelante los Bachilleres que an de tener pupillos an de tener y guardar … Salamanca, Pedro de Castro, 1538.
Ordenanças reales de Castilla por las quales primeramente se han de librar todos los pleytos ciuiles y criminales. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Juan Pedro Musetti, 1541.
Relectio fratris Dominici Soto Segobiensis ordinis praedicatorum... Salamanca, Pedro de Castro, 1541.
Reprovación delas supersticiones y hechizería. Salamanca, Pedro de Castro, 1538.
Solenne repertorium seu Secunda compilatio legum Montalui. Salamanca, Pedro de Castro, a costa de Juan Pedro Musetti, 1549. 
Summa de confession llamada Defecerunt. Medina del Campo, Pedro de Castro, 1550.
Auiso de curas. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Guillermo de Millis, 1550.
Harpa de David. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Juan de Medina, 1545.
Homiliae vigi[n]tiquattuor habitae ad populum Salmantice. Salamanca, Pedro de Castro, 1540.
Mundinus de Anathomia. Salamanca, Pedro de Castro, 1540.
Vocabularium ecclesiasticum. Salamanca, Pedro de Castro, a costa de Guillermo de Millis, 1540.
Las coplas de Mingo Revulgo. Medina del Campo, Pedro de Castro, a costa de Juan de Espinosa, 1542.
Confessionario. Medina del Campo, Pedro de Castro, 1544. 
[La Celestina]. Salamanca, Pedro de Castro, 1540.
Los quatro libros del inuencible cauallero Amadis de Gaula. Medina del Campo, Juan de Villaquirán y Pedro de Castro, 1545. 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

PLIEGOS POÉTICOS DESCONOCIDOS EN PERUGIA

En el último número de la revista de bibliofilia Hibris (nº 67-68, enero-abril 2012) aparece un artículo de Víctor Infantes, colaborador habitual de esta publicación, en el que se da a conocer un espectacular volumen facticio lleno de pliegos poéticos españoles del siglo XVI. El libro se guarda en la biblioteca Comunale Augusta de Perugia y el profesor Infantes señala la importancia del descubrimiento y hace un repaso por su contenido. Los pliegos poéticos impresos son productos tipográficos muy escasos y no son muchos los que se conservan. Es raro, por ejemplo, contar con más de un ejemplar de determinada edición y son numerosas las ediciones citadas en bibliografía de las que hoy no se cuenta con ejemplares. Así que descubrir de repente un volumen en el que se juntaron cuarenta y dos pliegos poéticos del siglo XVI -más dos en prosa, como señala el título del artículo- con ejemplares todos desconocidos hasta ahora es una gran noticia bibliográfica. Señala el autor grandes aportaciones a la historia de la imprenta valenciana y, sobre todo, a la conquense. Y además literariamente su contenido es riquísimo. Dos ejemplos de los citados por Víctor Infantes: una edición de las Coplas de Manrique desconocida impresa en Cuenca y tres nuevas obras de Juan de Timoneda. Además de obras de Juan del Enzina, Onofre Almodóvar, Bartolomé Aparicio, Francisco de Argüello, Ausias Izquierdo, Diego de Morejón… Esperamos con sumo interés la próxima aparición del Suplemento al Nuevo Diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI) donde el autor hará un análisis más exhaustivo de todo el volumen.
Algo de bibliografía sobre pliegos poéticos

Biblioteca Nacional (España). Catálogo de pliegos sueltos poéticos de la Biblioteca Nacional: siglo XVII. Madrid: Universidad de Alcalá; Biblioteca Nacional, 1998.
Durán, Agustín. Romancero general ó Colección de romances castellanos, anteriores al siglo XVIII. Madrid, 1849-1851.
García de Enterría, María Cruz. Sociedad y poesía de cordel en el Barroco. Madrid: Taurus, 1973.
García de Enterría, María Cruz. Pliegos poéticos españoles en siete bibliotecas portuguesas (siglo XVII). [Alcalá de Henares]: Universidad de Alcalá, Servicio de Publicaciones, 2000. 
Infantes, Víctor. “Nuevas de poesía áurea. Cuarenta y dos pliegos poéticos desconocidos del siglo XVI, más dos en prosa”, en Hibris: Revista de Bibliofilia, nº 67-68, enero-abril 2012, p. 38-45.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Diccionario Bibliográfico de pliegos sueltos poeticos (Siglo XVI). Madrid: Castalia, 1970.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Nuevo diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI). 
Ed. corr. y act. / por Arthur L.-F. Askins y Víctor Infantes. Madrid: Castalia, 1997.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

UNA IMPRESORA DESCONOCIDA: LA VIUDA DE JUAN DE ERASO

Podría haber añadido esta noticia a la entrada anterior, pero el desorden de mis papeles a veces me supera. Habiendo encontrado lo que quería, mi modesta contribución al tema de las mujeres impresoras es dar a conocer el nombre de una hasta ahora nunca citada. Se trata de la viuda de Juan de Eraso, recuperada gracias a un impreso que se esconde en un tomo de varios en la Biblioteca Nacional de Madrid. Va la descripción del impreso:
Pareja, Francisco de (S.I.): Sosiego, y seguridad de penitentes en tomar confessores, para no errar, y condenarse. Defensa y luz de confessores por el padre Francisco de Pareia, prepósito de la Casa Professa de la Compañía de Iesús de Madrid, y calificador de la Suprema Inquisición. [colofón:] En Madrid. Por la Viuda de Juan de Eraso. [s.a.].
Fol.-2 f.
Madrid. Nacional. Mss/8718 (f.634-635).
 
Una pista para datar el impreso es la cita que se hace en la obra del Aviso de confessores y guía de penitentes del padre Martín de San José, publicado en Madrid en 1649. Así que por su forma tipográfica y por hacer mención de esta obra como algo reciente seguramente se imprimió en la decada de los 50 de ese siglo XVII. Otra pista es este Francisco de Pareja de la Compañía de Jesús del que en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico he encontrado un par de registros manuscritos fechados en los años 30 y 40 de la citada centuria. 
En cuanto a la impresora, lo que más nos interesa, en el Diccionario de impresores españoles de Juan Delgado lo único que encuentro es un Juan Eraso del que se cita una obra impresa en Pamplona en 1627. ¿Se trataría del mismo Juan de Eraso? ¿Se desplazó a Madrid, allí siguió imprimiendo y su labor la continuó su viuda? En otra obra fundamental, La imprenta y el comercio de libros en Madrid (siglos XVI-XVIII) de Mercedes Agulló, encontramos una pista que nos puede encaminar mejor. El impresor Andrés de Parra y su mujer, María Hernández, tuvieron dos hijos, Jacinto y María. Esta María de Parra se casó con un Juan de Eraso, pero este no era impresor, sino secretario de la Inquisición de Barcelona. Sin embargo, Juan de Eraso fue testamentario de Andrés de Parra y a la muerte de este en 1648 la imprenta pasó a manos de sus hijos, Jacinto y María. Con la mención de Herederos de Andrés de Parra se conocen al menos dos obras impresas (1649 y 1653). ¿Pudo María de Parra, una vez viuda, imprimir al menos una vez utilizando el nombre de su marido? Solo nuevos documentos y algún otro impreso desconocido pueden ayudar a resolver este misterio.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

MUJERES IMPRESORAS

La Biblioteca Nacional de Madrid acaba de hacer público un micrositio dedicado íntegramente a las impresoras españolas desde el siglo XVI hasta el XIX. Como ya es sabido el papel de la mujer en la historia de la imprenta es importante. Se hicieron cargo como herederas, viudas o hijas, del establecimiento de imprenta familar y, aunque aún quedan muchos documentos por descubrir sobre sus labores exactas, ya sabemos que algunas de ellas fueron auténticas empresarias que supieron llevar el negocio de forma sobresaliente. En el trabajo puramente tipográfico su presencia debió ser muy escasa -algunas eran analfabetas- pero también hay algún caso de mujer metida de lleno en la fabricación de los impresos. Como digo queda mucho por investigar. En los últimos años se está destacando la presencia femenina en la imprenta antigua española y se han organizado exposiciones como la de “Muses de la imprenta“, la de la biblioteca José María Lafragua de México o la habida en Málaga sobre las impresoras de esa ciudad, con sus respectivos catálogos publicados. Los blogs especializados en libro antiguo y bibliofilia también están siendo fuente de información; vean por ejemplo las entradas dedicadas a mujeres impresoras publicadas en Folio complutense
El micrositio que nos ocupa está organizado por siglos: XVI y XVII unidos, XVIII y XIX. En cada uno de ellos se da una introducción histórica, una selección de impresoras por ciudades con sus datos básicos sobre su vida y su trabajo profesional con imágenes de portadas, un PDF con la relación alfabética de las impresoras conocidas y, por último, una bibliografía muy completa en la que al lado de obras conocidas y trabajos muchas veces citados encuentro también artículos menos frecuentados por los especialistas. 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts