MUJERES IMPRESORAS

La Biblioteca Nacional de Madrid acaba de hacer público un micrositio dedicado íntegramente a las impresoras españolas desde el siglo XVI hasta el XIX. Como ya es sabido el papel de la mujer en la historia de la imprenta es importante. Se hicieron cargo como herederas, viudas o hijas, del establecimiento de imprenta familar y, aunque aún quedan muchos documentos por descubrir sobre sus labores exactas, ya sabemos que algunas de ellas fueron auténticas empresarias que supieron llevar el negocio de forma sobresaliente. En el trabajo puramente tipográfico su presencia debió ser muy escasa -algunas eran analfabetas- pero también hay algún caso de mujer metida de lleno en la fabricación de los impresos. Como digo queda mucho por investigar. En los últimos años se está destacando la presencia femenina en la imprenta antigua española y se han organizado exposiciones como la de “Muses de la imprenta“, la de la biblioteca José María Lafragua de México o la habida en Málaga sobre las impresoras de esa ciudad, con sus respectivos catálogos publicados. Los blogs especializados en libro antiguo y bibliofilia también están siendo fuente de información; vean por ejemplo las entradas dedicadas a mujeres impresoras publicadas en Folio complutense
El micrositio que nos ocupa está organizado por siglos: XVI y XVII unidos, XVIII y XIX. En cada uno de ellos se da una introducción histórica, una selección de impresoras por ciudades con sus datos básicos sobre su vida y su trabajo profesional con imágenes de portadas, un PDF con la relación alfabética de las impresoras conocidas y, por último, una bibliografía muy completa en la que al lado de obras conocidas y trabajos muchas veces citados encuentro también artículos menos frecuentados por los especialistas. 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

DE NUEVO SOBRE LA HISTORIA VERDADERA DE BERNAL DÍAZ DEL CASTILLO

Una antigua entrada de este blog, ampliada gracias a una mayor investigación, me ha servido para publicar un artículo en el último número del Boletín de la Real Academia Española. De nuevo explicando que existen dos ediciones diferentes, una de ellas contrahecha, en la que consta el año 1632 en portada y que muchos siguen considerando primera edición, y la primera, con la portada calcográfica de Juan de Courbes. Se establece con seguridad en el artículo que hubo dos estados de la primera edición y una edición contrahecha muy posterior. Gracias a un estudio tipobibliográfico exhaustivo se han individualizado las dos variantes principales de la primera edición, diferenciadas porque una de ellas cuenta con un capítulo final que no tiene la otra y por la corrección de dos erratas tipográficas (en signatura Ii3 y en año de apostilla marginal en el f. 251 v.). Además, hay otras variantes que surgen de los dos estados principales. Por otra parte, se demuestra que la edición contrahecha es de finales del siglo XVII o principios del XVIII y que fue compuesta tomando como modelo un ejemplar del primer estado de la primera edición. Para hacer más claro todo este batiburrillo, copio aquí un cuadro resumen. 
Cuadro resumen de los estados de la primera edición
A1
5 h., 254 f., 6 h.
Yy3 (en lugar de Ii3) y 1500 (en lugar de 1550)
A2
11 h., 256 f. Algunos ejemplares 5 h., 256 f., 6 h.
Ii3 y 1550
A3
11 h., 254 f.
Ii3 y 1550
A4
5 h., 256 f., 6 h.
Yy3 (en lugar de Ii3) y 1500 (en lugar de 1550)

 

La Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense tiene la suerte de tener un ejemplar de cada uno de los dos estados de la primera edición y otro de la edición contrahecha. Ahí van las imágenes de las diferencias principales que hay entre ellos.
Estado A1. M-UCM. FG 2249
Estado A1. M-UCM. FG 2249
Estado A2. M-UCM. FLL 30096
Estado A2. M-UCM. FLL 30096
Ed. contrahecha. M-UCM. FG 2248

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

COLECCIÓN DE PRAGMÁTICAS DIGITALIZADAS

La biblioteca de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Barcelona ha creado un catálogo digital llamado Col·lecció de Pragmàtiques i altres documents (s. XVI-XIX) en el que se encuentra un importante fondo de pragmáticas, cédulas y otros impresos de tipo legislativo, político y económico. Esta colección forma parte de la Biblioteca Económica Carandell, que cuenta con más de 12000 monografías y entre ellas un muy respetable número de impresos antiguos. El modo más rápido de acceder a ellas es o navegando por los reyes que las dictaron o directamente buscando por título en el catálogo general de la biblioteca. Buena calidad de las digitalizaciones, aunque un reparo: he encontrado algunas en las que no se han digitalizado las hojas en blanco, hecho que puede llevar a alguna confusión. 
Tener a disposición las imágenes de este tipo de impresos legislativos puede resolver muchas dudas por cuanto es habitual que se hiciera más de una edición en el mismo año o que haya emisiones distintas. Algunas de estas ediciones que comparten todos los datos básicos de catalogación -mismo título, pie de imprenta, formato y paginación- sólo se pueden diferenciar si podemos ver sus imágenes comparadas: entonces es cuando apreciamos que las líneas de texto no son iguales, es decir, no comparten la misma disposición textual. En algunos casos extremos incluso pueden compartir disposición textual, pero ser diferentes, diferenciables quizás por diferentes adornos o iniciales grabadas o por palabras abreviadas y sin abreviar. Otras bibliotecas con buenas colecciones de este tipo de impresos ya digitalizados son la Biblioteca General de la Universidad de Granada con la colección Montenegro, la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla  y la Biblioteca Foral de Vizcaya.

Pregmática del pan. [S.l., s.i., 1539]. UAB.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

DOS RARAS FORMAS DE IMPRESO DE UNA HOJA

Un cálculo aproximado del número de impresos que hubo en siglos pasados tendría que distinguir claramente entre libros y otras formas impresas de menor entidad, o mejor dicho, de menor tamaño en cuanto a sus páginas. De los libros con cierto margen de error podemos establecer un número, pero de esos impresos de pocas hojas o de una hoja es ciertamente imposible. Incluso creo que de estos impresos menores habría que hacer dos divisiones: los que tienen más de una hoja sin llegar a la categoría de libro y los que únicamente tienen una hoja. Habría que traer aquí ahora lo que se considera un libro y lo que no, si basta con un número de hojas encuadernadas y formando un volumen como dicen algunas definiciones o si ha de contar al menos con 49 páginas como dicen las más normativas. Para el caso que nos ocupa creo que entendemos lo que significa libro y lo que significa impreso menor. Algunos tipos de estos impresos de pocas hojas son: relaciones de sucesos, memoriales, alegaciones fiscales (aunque las hay también muy largas), cartas, poemas breves, relaciones de servicios.. Todos ellos conocidos, bien estudiados algunos, incluidos en bibliografías y catálogos, fácilmente reconocibles. Pero están también los impresos de una hoja, la hoja volante, con un carácter mucho más efímero y perecedero que los anteriores, de usar y muchas veces tirar y por tanto muy escasos en la actualidad. Impresos administrativos, publicitarios, informativos, bulas, calendarios, listas, esquelas… ¿Qué valor le damos hoy en día a esta forma de impresos cotidianos? Ninguno. Pues en los siglos anteriores no debió ser diferente. Son estos materiales muy difíciles de localizar, siendo más habituales en archivos que en bibliotecas. y en España creo que el investigador que más se ha ocupado de ellos es Víctor Infantes, sobre todo de los carteles poéticos. Una clasificación de las diferentes modalidades de estos impresos es complicada y siempre ha de estar abierta a la incorporación de nuevos productos desconocidos. Sirvan como ejemplo las dos hojas que traigo hoy aquí. La primera de ellas es una guía y la encontré hace poco en una subasta del portal Ebay (por cierto, intenté hacerme con ella pero hubo alguien más generoso que yo en su oferta). Reconozco que cuando vi esta hoja no supe qué era, qué significaba esto de guía. Diccionario de la RAE: “Despacho que lleva consigo quien transporta algunos géneros, para que no se los detengan ni decomisen”. Efectivamente eso parece ser esta guía de la provincia de Valladolid para el año 1659, impreso modelo con sus espacios en blanco para ser rellenados.
La segunda de estas hojas es un cartel impreso también administrativo utilizado por un hospicio o albergue de pobres en el siglo XVIII. El hospicio Ave María puede ser el que hubo en Madrid en lo que hoy es el Museo Municipal. En él se relacionan los “hombres, mugeres, muchachos, muchachas, niños y niñas” que en un día determinado salieron y entraron, durmieron allí y comieron fuera por si había que rebajarles la ración que les correspondía.
Algo de bibliografía
INFANTES, V.: “Los impresos efímeros: búsqueda, identificación y descripción”, en Manuel J.Pedraza 
(ed.)  Comercio y tasación del libro antiguo: análisis, identificación y descripción (Textos y materiales), Jaca, 1-5 de septiembre de 2003, Zaragoza, Prensas Universitarias, 2003, p. 133-199.
INFANTES, V.: “Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. I: los primeros tiempos de la imprenta”, en Litterae: cuadernos sobre cultura escrita, 1, 2001, p. 137-144.
INFANTES, V.: “Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. II: los años áureos”, en Edad de oro cantabrigense: actas del VII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, 2006, p. 351-356. [Estos dos artículos recogidos también en Infantes, Víctor: Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006].
MOLL, Jaime: “Los surtidos de romances, coplas, historias y otros papeles”, en De la imprenta al lector: estudios sobre el libro español de los siglos XVI al XVIII, Madrid, Arco Libros, 1994.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

THE JOHN CARTER BROWN LIBRARY

Algunas bibliotecas en el mundo se destacan por su trabajo en favor de la conservación y difusión del libro antiguo. Las que más me interesan a mí por razones de investigación son las que albergan fondos de libros españoles y como es lógico las principales están en España, pero fuera de aquí también las hay y muy buenas. Hoy traigo aquí un buen ejemplo de biblioteca al servicio de la conservación, difusión e investigación del libro antiguo, la John Carter Brown Library, biblioteca independiente aunque dentro de la estructura de la Brown University en Providence. Fue John Carter Brown un bibliófilo especializado en libros sobre América, la del Sur y la del Norte, que fundó la biblioteca en 1846. Su colección la heredó y la aumentó su hijo, John Nicholas Brown, quien propició el nacimiento de la biblioteca John Carter Brown al servicio de la investigación histórica y quien mandó construir su edificio actual. Desde 1901 forma parte de la Universidad de Brown. Su colección cuenta con 50.000 libros anteriores a 1825 y muchos de ellos son fondos españoles e hispanoamericanos. También cuenta con una importante colección de libros en portugués. Herramientas de difusión que están en su web son las exposiciones físicas y virtuales. Una buena muestra es “Spanish historical writing about the New World“, donde podemos encontrar la Epistola de Cristóbal Colón de Roma 1493, las Cartas de Relación de Cortés de 1522, la Relación de Alvar Núñez Cabeza de Vaca impresa en Zamora en 1542 o la Historia de la Nueva México de Alcalá de Henares, 1610, entre sus libros más destacados por su gran rareza. Nutrida también con libros hispánicos está la exposición de Melchor Pérez de Soto, astrólogo y arquitecto mexicano de mediados del siglo XVII que reunió una colección de 1592 libros y que fue acusado por la Inquisición de posesión de libros prohibidos. De tema portugués tenemos “Portugal and Renaissance Europe“.
Otra sección muy interesante es “I found it at the JCB“, publicación mensual donde jóvenes investigadores que pasan por la biblioteca tratan de algún libro o mapa que ha formado parte de su investigación. A quien pueda interesar la biblioteca va a otorgar cuarenta becas para los años 2012 y 2013. Por último, decir que cuenta con un servicio de publicaciones dedicado también a la difusión de su rica colección. El catálogo de la biblioteca lo encontramos incluido en el catálogo general de las bibliotecas de la Universidad de Brown. Y un buen número de sus libros se han digitalizado a través de Internet Archive.
Zamora: Agustín de Paz y Juan Picardo, 1542. JCB. [R] B542.N972r 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts