NUEVAS REFERENCIAS DE MARCAS TIPOGRÁFICAS

Como ya hizo con la obras de McKerrow y Vindel, CERL aprovecha la digitalización de otras dos referencias clásicas sobre marcas tipográficas para incluir en su tesauro nuevos impresores con sus correspondientes marcas. Se trata de dos libros de Paul Heitz digitalizados por la Biblioteca Nacional de Berlín (Staatsbibliothek zu Berlin): 

Basler Büchermarken bis zum Anfang des 17. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Basler Drucker von C. Chr. Bernoulli. – Strassburg : Heitz & Mündel, 1895. – XXXVIII S., [1] Bl., 111 S. : zahlr. Ill. ; 2º. – (Die Büchermarken der Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [4])

Elsässische Büchermarken bis Anfang des 18. Jahrhunderts / hrsg. von Paul Heitz. Mit Vorbemerkungen und Nachrichten über die Drucker von Karl August Barack. – Strassburg : Heitz & Mündel, 1892. – XXXIV, 160 S. : Ill. (LXXVI Taf.). – (Die Büchermarken oder Buchdrucker- und Verlegerzeichen ; [1]) 


La primera de ellas recoge las marcas de los impresores de Basilea desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVII y tiene imágenes de marcas tan espectaculares como esta de Johann Amerbach: 


La segunda de las obras es un estudio de los impresores alsacianos desde el inicio de la imprenta hasta el siglo XVIII. La ciudad más importante para la historia de la imprenta de esa región que hoy forma parte de Francia es Estrasburgo. Aquí la marca de uno de sus impresores de época incunable, Martin Schott: 
El modo de acceder a las marcas desde el tesauro de CERL es sencillo: primero búsqueda del impresor en el que uno esté interesado y. si está su marca o marcas, enlaces directos a las imágenes obtenidas de los libros digitalizados. Aquí dejo una muestra, la del impresor español Melchor Sánchez, con imágenes extraídas del libro de Vindel sobre marcas de impresor.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOTECA DIGITAL DE TIPOGRAFÍA

Liber Chronicarum. Nuremberg: Koberger, 1493
Y una biblioteca digital más. Otra, además, que se nutre de los enlaces de espacios externos. La Bibliothèque Virtuelle de Typographie recopila obras sobre tipografía digitalizadas disponibles en la red. En su página inicial informa de la división temática de las obras que contiene: así nos encontramos con libros sobre técnicas de tipografía, composición e imprenta, catálogos de caracteres, historia de la tipografía, obras impresas ejemplares para la historia de la tipografía, escritura, lengua francesa y documentos importantes para la tipografía. En el apartado de obras impresas ejemplares se encuentran algunas grandes obras de la historia de la imprenta relevantes para la historia de la tipografía: la Biblia de 42 líneas, el Liber Chronicarum de Koberger, los tipos de Aldo Manucio en Hypnerotomachia PoliphiliTenemos también nombres capitales para la tipografía: Baskerville, Caslon, Bodoni, los Didot… Las únicas referencias al ámbito español son las páginas extraídas de la obra de Daniel Berkeley Updike Printing types, their history, forms and use sobre Antonio Espinosa de los Monteros, Jerónimo Gil y Eudaldo Pradell. Por último decir que me ha llamado la atención que entre las lugares que nutren esta biblioteca virtual, la mayor parte de ellos franceses, no se encuentra Europeana que podría hacer crecer en un buen número de referencias este sitio.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOTECA VIRTUAL DE LA FILOLOGÍA ESPAÑOLA

Se acumulan los nuevos recursos sobre libro antiguo para comentar. Uno de ellos es la Biblioteca Virtual de la Filología Española. Hace poco conocía de su existencia a través de Folio complutense, el blog de la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla. Este nuevo catálogo digital nace con la intención de recoger todas las ediciones de diccionarios, gramáticas y ortografías de la lengua española digitalizadas disponibles en repositorios y catálogos virtuales españolas y del extranjero.Su ámbito temporal abarca desde los primeros incunables hasta el siglo XX. Uno de sus atractivos es que también entresaca los vocabularios y diccionarios presentes en otras obras no necesariamente lingüísticas. Me fijo en que es un catálogo en el que triunfa el enlace a la imagen de la obra sobre su descripción, mejor dicho, sobre una descripción catalográfica o bibliográfica tradicional. Es una opción, pero en mi opinión tendría que haber siempre una descripción lo más completa posible de la edición. Otra cuestión, la de fondo. Con el paso del tiempo parece que está ganando terreno la idea de que los repositorios digitales, tipo Google Books, Europeana o Gallica, o más pequeños como los de muchas bibliotecas, están muy bien, pero para investigaciones sobre un tema en concreto pueden resultar poco útiles, poco manejables y dispersores en el sentido de encontrar las obras que a uno le pueden interesar en varios de ellos. Bien, pues qué mejor idea que la de crear catálogos digitales temáticos que se nutran de los grandes y los pequeños repositorios y que tengan la posibilidad de tratar las obras con mayor especialización y cuidado, donde quepan apuntes, por ejemplo, sobre la descripción bibliográfica de la obra, sobre las características especiales del ejemplar o también sobre la calidad de las imágenes o el formato de los archivos de imagen. Este es el potencial caso de esta Biblioteca Virtual de la Filología Española. Esperemos que pronto lleguen otras iniciativas de esta clase.

Aelij Antonij Nebrissensis grammatici dictionum hispaniaru[m] in latinum sermonem translatio explicita est. Salamanca: Juan Varela, 1516. Ejemplar UCM BH FLL Res. 270(1)

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

AUTÓGRAFOS DE CALDERÓN

Entre los cientos de textos digitalizados que van llenando y llenando cada vez más el mundo de internet a veces hay que pararse para destacar algunos que son piezas excepcionales y de una importancia máxima. Desde hace muy poco están disponibles en memoriademadrid, web del Ayuntamiento de Madrid en la que se recogen imágenes y textos de especial interés para la historia madrileña, los autos sacramentales autógrafos de Calderón de la Barca que se conservan en la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, en total veintitrés escritos entre 1665 y 1670 al parecer preparados para darlos a la imprenta. La historia de estos autos y de por qué se conservan en la Biblioteca Histórica se explica bien en la presentación de la noticia en la web. Yo me voy a fijar en el aspecto más técnico de la digitalización. Las imágenes se han insertado en archivos PDF de una gran calidad muy necesaria para este tipo de documentos únicos y muy apropiada para los manuscritos donde es indispensable una visión lo más nítida posible para facilitar la lectura así como una reproducción fiel del original muy útil para los investigadores. Inconveniente del PDF de alta calidad es el tamaño del archivo que puede producir una descarga lenta o con cortes. Lo ideal hubiese sido poder contar también con una versión en archivo de imagen tipo JPEG individual para cada página del documento y que permite una navegación rápida de imagen a imagen sin necesidad de la descarga.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

SOBRE LA HISTORIA VERDADERA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA

La sección de fondo antiguo de la Universidad de Sevilla sigue digitalizando sus libros y pone a disposición de los usuarios un servicio de correo a través del que informa semanalmente de las nuevas obras disponibles. Esta semana entre las novedades estaba la edición de 1632 de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, la primera edición de esta importante obra de la literatura colonial española. De esta misma edición conozco otro ejemplar digitalizado propiedad de la Biblioteca Nacional disponible en Biblioteca Digital Hispánica. De esta obra existe otra edición con el año 1632 en su pie de imprenta, pero que en realidad se imprimió mucho tiempo después de la primera y es, por tanto, una edición contrahecha. En muchas bibliografías, catálogos y ediciones se ha identificado incorrectamente la primera edición y, por contra, son pocos los bibliógrafos y especialistas que han acertado en el orden cronológico de las ediciones. Realmente sólo manejando unos conocimientos tipográficos básicos resulta claro apreciar que la edición contrahecha no pudo ser impresa en el año 1632 y tuvo que serlo mucho tiempo después, posiblemente a finales de siglo o principios del siguiente. Uno lee el título de esta edición y se encuentra con la palabra “NUEVA”: las primeras úes mayúsculas en España se empiezan a ver en algunos impresos de los años 70 del siglo XVII (seguramente de tipos importados de Europa donde en algunos países como Holanda y Alemania ya se utilizaba desde varias décadas antes). Dentro del libro hay otros ejemplos de úes mayúsculas y un examen más en profundidad de otros elementos, por ejemplo, la orla tipográfica de la portada o la marca de agua, también son propios de un año mucho más avanzado que el de 1632. El principal motivo de confusión, aparte obviamente del propio pie de imprenta, es un capítulo final que no está presente en la edición contrahecha y sí en la primera edición y en cuyo principio se viene a decir que por aviso de un lector se incluye este capítulo que se dejó de imprimir en la primera edición. La explicación a este lío es sencilla: de la primera edición se hicieron dos tiradas, una primera sin el capítulo final y otra posterior con él.

Portada de la 1ª edición

Portada de la edición contrahecha

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts