LIBROS ANTIGUOS IBÉRICOS EN JAPÓN

El 5 de febrero de 1597 fueron crucificados en la ciudad de Nagasaki un grupo de cristianos, los conocidos como los 26 mártires de Nagasaki, como consencuencia de la prohibición por las autoridades japonesas del cristianismo, una religión que apenas 50 años atrás se había introducido en Japón desde Portugal y España. El 5 de febrero de 1939, el día del aniversario de la ejecución de los mártires de Nagasaki, el padre jesuita Johannes Laures inauguró en la Universidad Sophia de Tokio la biblioteca Kirishitan Bunko (algo así como bibliografía cristiana) con la intención de convertirla en un lugar para el estudio de las relaciones entre Europa y Japón y, en especial, de la presencia del cristianismo en tierras niponas desde mediados del siglo XVI. En 1940 el mismo Laures realizó el primer catálogo de la biblioteca con sucesivas ediciones y suplementos en 1941, 1951 y 1956 (reimpreso en 1985) que, además, informaban también de otros libros relacionados con el cristianismo en Japón en otras bibliotecas de ese país y del mundo. La última versión del catálogo ha sido una base de datos en versión electrónica y con libros digitalizados. Su nombre es Laures Rare Book Database Project & Virtual Library.
La versión digital de la bibliografía de Laures se va desarrollando en una serie de apartados. En cada uno de ellos se van presentando las obras por orden cronológico, con una descripción bibliográfica suficiente, referencias bibliográficas y las bibliotecas donde se encuentran, en especial japonesas, pero también de otras partes del mundo. A continuación un comentario sobre la obra en cuestión. Cuando el título de que trata tiene ejemplar en Kirishitan Bunko aparece su digitalización completa en una calidad excepcional. Los rarísimos impresos realizados por los jesuitas en Japón (de dos de ellos se incluyen los ejemplares que llegaron a la Biblioteca de los Agustinos de Valladolid procedentes de Manila y que fueron enviados para salvarlos de la Segunda Guerra Mundial), los no menos raros impresos portugueses de la ciudad de Macao (la primera base europea que se creó en el Lejano Oriente), manuscritos en latín o en japonés sobre las misiones jesuitas en Oriente… El apartado más numeroso es el de los impresos europeos: sobre todo italianos, pero también franceses, holandeses, belgas, alemanes y, cómo no, portugueses y españoles. Veamos algunos ejemplos muy destacados de ellos (todos ellos de Kirishitan Bunko):

Historia de las cosas de Ethiopía... Zaragoza: Agostín Millán, 1561.

Cartas que os Padres e Irmãos da Companhia de Jesus, que andão nos reynos de Japão escreverão aos da mesma Companhia da Índia, o Europa, des do anno de 1549. até o de 66. Coimbra: Antonio de Maris, 1570.
Cartas que los padres y hermanos de la Compañía de Jesús, que andan en los reynos de Japón escrivieron a los de la misma Compañía, desde el año de mil y quinientos y quarenta y nueve, hasta el de mil y quinientos y setenta y uno. Alcalá: Juan Iniguez de Lequerica, 1575.
 
Relación de algunas cosas notables, que en estos últimos años de ochenta y dos, ochenta y tres, y ochenta y quatro han acontecido en los reynos de Japón… Sevilla: Fernando Maldonado, 1586. Sin ejemplares en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico.
Alguns capitulos tirados das cartas que vieram este anno de 1588. dos Padres da Companhia de Jesu que andam nas partes da Índia, China, Japão… Lisboa: Antonio Ribeyro, 1588.
Relación del martirio que seys Padres Descalços Franciscos, tres hermanos de la Compañía de Jesús, y decisiete Japones Christianos padecieron en Japón. Hecha por F. Juan de Sancta Maria. Madrid: Herederos de Juan Íñiguez de Lequerica, 1601. Solo dos ejemplares en CCPB.
Copia de una carta que embió Ydata Macamune Rey del Bojú en el Japón, a la ciudad de Sevilla, en que dá cuenta de su conversión, y pide su amistad, y otras cosas. Sevilla: Alonso Rodríguez Gamarra. Solo dos ejemplares en CCPB.

 – Relación de las cosas de Japón, China, y Filipinas. Y de la cruel persecución que padece aquella Christiandad y del número de mártyres que en ella ha avido. Lisboa: João Rodrigues, 1621.

Relación verdadera, y fiel del excelente martyrio que veynte y un religiosos de la Sagrada Orden de Predicadores, y en particular de dos dellos catalanes hijos de habito del insigne convento de Santa Catalina Martyr de Barcelona padecieron por Christo en el imperio del Japón los años de 1627. y 1628. Barcelona: Lorenço Deu, 1632. No consta en CCPB.

Son solo un ejemplo de la gran riqueza de este catálogo. Hay más impresos rarísimos, relaciones de sucesos sobre los mártires cristianos, historias de la iglesia de Japón, historias de las misiones jesuitas… Un par de pegas que se le puede poner: las descripciones físicas podrían ser más completas y entre los ejemplares no constan los existentes en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico y sí los que hay en otros colectivos, como el italiano ICCU. Aparte de esto, un catálogo para disfrutarlo.
Bibliografía esencial (más en la web de Laures):
Cordier, Henri. Bibliotheca Japonica. Dictionnaire Bibliographique des ouvrages relatifs à l’Empire japonais rangés par ordre chronologique jusqu’è 1870 suivi d’un appendice renfermant la liste alphabétique des principaux ouvrages parus de 1870 à 1912. Paris: Impremerie Nationale, 1912.
Laures, Johannes. Kirishitan Bunko吉利支丹 文庫. A Manual of Books and Documents on the Early Christian Mission in Japan. Tokyo: Sophia University, 1940 [1st ed.]; 1941 [2nd ed.]; 1951 [rev. ed.]; 1956 [3rd ed.]; repr. 1985.
Sommervogel, Carlos; Augustin De Backer. Bibliothèque de la Compagnie de Jésus. Bruxelles and Paris: Oscar Schepens & Alphonse Picard, 12 vols 1890-1930.
Streit, Robert; Johannes Dindinger. Bibliotheca Missionum. Stuttgart: Internationales Institut für Missionswissenschaftliche Forschung, 29 vols 1910-75.
Uriarte, José Eugenio; Mariano Lecina. Catálogo razonado de obras anónimas y seudónimas de autores de la Compañía de Jesús pertenecientes a la antigua Asistencia española; con un apéndice de otras de los mismos, dignas de especial estudio bibliográfico (28 Sept. 1540-16 Ag. 1773). Madrid: Tipografia “Sucesores de Rivadeneyra”, 7 vols, 1904-16.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOTHECA ERASMIANA HISPANICA

Erasmo en las bibliotecas españolas” es el subtítulo de este importante proyecto que pretende recoger todos los ejemplares de Erasmo presentes en bibliotecas españolas con fondo antiguo, tanto las actuales como las históricas de las que se tiene noticia documental. 
Desde el año 2005, si no me equivoco, lleva en pie, y su resultado más visible es la web donde se incluye la base de datos con los ejemplares descritos hasta ahora. Uno, por probar, se lanza a hacer búsquedas un poco a lo loco y normalmente en otros catálogos en línea el asunto funciona, pero en este caso recomiendo leer antes las instrucciones de búsqueda. En los campos de texto es necesario escribir el símbolo % delante y detrás de la palabra que queramos buscar. Por ejemplo, en año para hallar las obras impresas en 1525, la búsqueda será %1525%. Ese símbolo creo recordar que es propio de SQL. Más sencillas resultan las búsquedas utilizando los campos formulario donde uno solo tiene que seleccionar de un índice previamente creado, por ejemplo, en autor, autor secundario, título o biblioteca. Las fichas a las que se accede de una u otra forma son bastante completas. Julián Solana Pujalte, de la Universidad de Córdoba, el coordinador de este proyecto, se ha sabido rodear desde el principio de unos buenos colaboradores capaces de describir un libro antiguo con solvencia. Dentro de los registros podemos diferenciar dos partes: por un lado, la descripción tipográfica de la edición con los datos básicos, incluyendo transcripción facsimilar de la portada y enlace al libro digitalizado en caso de existir este y, por otro, la descripción de los ejemplares, muy interesante al dar cabida a información como las notas de censura y los expurgos sufridos por cada ejemplar en cuestión. Información por otra parte que podríamos calificar de obligada, tratándose de las obras de Erasmo, perseguidas desde muy pronto sin descanso por la Inquisición española. Otra información importante que se da es la de los antiguos poseedores de los ejemplares, presentes con un campo en el formulario general de búsqueda (y las encuadernaciones de los ejemplares: información sobre antiguos poseedores y encuadernaciones, en la línea de las últimas tendencias en el estudio del libro antiguo). Otro gran proyecto web sobre Erasmo, el Erasmus Online Database del Erasmus Center for Early Modern Studies, aunque contiene mayor número de ediciones descritas, no ofrece ni de lejos la calidad de la información aquí proporcionada.
Entre las 25 bibliotecas “vaciadas” hasta ahora están algunas tan importantes como la Biblioteca Histórica de la Universidad de Salamanca (186 ejemplares), la Biblioteca de Castilla-La Mancha (107), la de la Universidad de Valencia (91) o la Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla” de la Complutense (53). La gran ausente, y con la que seguramente el proyecto ganará aún mayor prestigio cuando se incorpore, es la Biblioteca Nacional donde debe de haber varios cientos de ejemplares relacionados con Erasmo.
Hasta aquí la base de datos de bibliotecas actuales. La otra parte del catálogo está ocupada por las referencias a libros erasmianos encontradas en bibliotecas ya desaparecidas. Esta información está extraída de trabajos de investigación sobre bibliotecas antiguas, los que a través de inventarios y otras noticias documentales intentan reconstruir la biblioteca poseída por tal o cual institución o personaje. Qué bonito saber que aquella obra de Erasmo prohibida por la Inquisición estaba presente, con el consecuente riesgo, en una colección determinada. Dentro de la plantilla de búsqueda para saber qué artículos y libros se han consultado se puede pinchar en “Consultar referencias bibliográficas” donde se despliega un documento PDF de 10 páginas. En él encontramos estudios de investigación sobre importantes bibliotecas de los siglos XVI al XVIII, como las de Arias Montano, Felipe II o el impresor Juan Cromberger (referencia conocida de Clive Griffin), otros estudios específicos sobre la presencia de Erasmo en bibliotecas determinadas (Sevilla, Barcelona) e investigaciones generales sobre los libros y la lectura en épocas pasadas (como la magnífica obra de José Manuel Prieto Bernabé sobre las bibliotecas del Madrid del Siglo de Oro). La bibliografía que existe sobre este tema es inmensa y abarcarla entera es poco menos que imposible, aunque echo en falta a algunos autores especialistas en el asunto, como Maxime Chevalier, Fernando Bouza (por ejemplo, su obra sobre la biblioteca de Felipe IV) o Anastasio Rojo Vega.
Cuando nos explicaron de estudiantes a Erasmo Roterodamo y lo que significó el erasmismo en España pronto salió el nombre de Marcel Bataillon con esa impresionante obra que es Erasmo y España (1937), referencia ineludible no solo para entender al pensador holandés, sino también para hacernos una idea de la España del siglo XVI. En el mundo actual hay estudios sobre Erasmo que se han adaptado a los nuevos medios de comunicación y transmisión del conocimiento y la web de la Bibliotheca Erasmiana Hispanica es ya de visita obligada para todos los interesados en su figura.
Tractado de la miseria de los cortesanos… Sevilla: Jacobo Cromberger, 1520. Ejemplar Bib. U. Salamanca

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

PHILOBIBLON: TEXTOS ROMANCES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA MEDIEVALES Y RENACENTISTAS

El Philobiblon escrito por el obispo inglés Richard de Bury en el siglo XIV es, como la palabra griega de su título indica, todo un tratado de amor a los libros, además de uno de los primeros manuales de descripción y organización de bibliotecas que existen. El nombre de tan importante obra fue el elegido para bautizar una base de datos bibliográfica que intenta recopilar todo el corpus de la literatura en lengua romance de la Península Ibérica en la Edad Media y en el primer Renacimiento. Bajo el paraguas de la Universidad de California y al frente de este proyecto ya veterano (su antecedente es BOOST (Bibliography of Old Spanish Texts) nacido en 1974) se encuentra Charles B. Faulhaber y en él trabajan otros medievalistas e investigadores de reconocido prestigio como Ángel Gómez Moreno, Vicenç Beltrán y Arthur L. F. Askins. En realidad PhiloBiblon engloba cuatro bases de datos diferentes, a saber: BETA (Bibliografía Española de Textos Antiguos), BIPA (Bibliografía de la Poesía Áurea), BITAGAP (Bibliografía de Textos Antigos Galegos e Portugueses) y BITECA (Bibliografía de Textos Antics Catalans, Valencians i Balears). La más antigua y desarrollada es la primera, BETA, mientras que BIPA aún es un proyecto que está por integrarse junto a las demás. Para acceder a los textos las posibilidades de búsqueda son numerosas pues hay un primer filtro en el que se puede acceder a diferentes formularios de búsqueda (Obra, Biblioteca, Persona, Referencia y ejemplares) y en cada uno de ellos las opciones, derivadas de una descripción bastante completa de los registros, son variadas. Además, se puede marcar buscar solo en una de las tres bases de datos que hasta ahora están integradas (BETA, BITAGAP y BITECA). La mayor parte de los registros, sobre todo los de BITAGAP y BITECA, se han descrito de manera directa, es decir, con los datos recopilados por el investigador viendo el ejemplar en cuestión. Como es lógico, tratándose de la época de los textos que se estudian, la mayor parte del material es manuscrito, pero también andan por ahí muy bien descritos un buen número de incunables y para localizarlos, por ejemplo, se puede recurrir a la búsqueda por nombre de impresor. Quizás la parte en la que PhiloBiblon se ha quedado algo obsoleto es en la información sobre obras digitalizadas e imágenes limitándose a mencionar la magnífica base de imágenes Digital Scriptorium (bibliotecas norteamericanas), ADMYTE (¡de pago!) y la Biblioteca Digital Dioscórides de la Complutense, cuando hoy en día son decenas las bibliotecas digitales que ofrecen acceso a sus ejemplares digitalizados, incluyendo manuscritos e incunables. Aunque por la información proporcionada tampoco sabemos en qué punto de desarrollo está PhiloBiblon y si siguen en activo todas sus vías de investigación, esta base de datos es una herramienta fundamental para el estudio de los textos medievales en lengua romance de la Península Ibérica.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

MUJERES IMPRESORAS

La Biblioteca Nacional de Madrid acaba de hacer público un micrositio dedicado íntegramente a las impresoras españolas desde el siglo XVI hasta el XIX. Como ya es sabido el papel de la mujer en la historia de la imprenta es importante. Se hicieron cargo como herederas, viudas o hijas, del establecimiento de imprenta familar y, aunque aún quedan muchos documentos por descubrir sobre sus labores exactas, ya sabemos que algunas de ellas fueron auténticas empresarias que supieron llevar el negocio de forma sobresaliente. En el trabajo puramente tipográfico su presencia debió ser muy escasa -algunas eran analfabetas- pero también hay algún caso de mujer metida de lleno en la fabricación de los impresos. Como digo queda mucho por investigar. En los últimos años se está destacando la presencia femenina en la imprenta antigua española y se han organizado exposiciones como la de “Muses de la imprenta“, la de la biblioteca José María Lafragua de México o la habida en Málaga sobre las impresoras de esa ciudad, con sus respectivos catálogos publicados. Los blogs especializados en libro antiguo y bibliofilia también están siendo fuente de información; vean por ejemplo las entradas dedicadas a mujeres impresoras publicadas en Folio complutense
El micrositio que nos ocupa está organizado por siglos: XVI y XVII unidos, XVIII y XIX. En cada uno de ellos se da una introducción histórica, una selección de impresoras por ciudades con sus datos básicos sobre su vida y su trabajo profesional con imágenes de portadas, un PDF con la relación alfabética de las impresoras conocidas y, por último, una bibliografía muy completa en la que al lado de obras conocidas y trabajos muchas veces citados encuentro también artículos menos frecuentados por los especialistas. 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

ÍNDICE DE LA COLECCIÓN SALAZAR Y CASTRO

Uno la verdad es que se alegra de los adelantos tecnológicos, de las digitalizaciones, de la facilidad para acceder a información que antes estaba más escondida y de todo lo que suponga una difusión del conocimiento que se ha ido acumulando durante siglos en libros impresos y manuscritos. Pero a veces da rabia. La magnífica y vastísima colección de Luis de Salazar y Castro que se guarda en la Real Academia de la Historia se podía consultar hasta hace poco a través del índice de la colección, un catálogo compuesto por 49 volúmenes, el conocido como Vargas-Zúñiga y Cuartero, sus autores. La de horas que se pasó uno revisando uno a uno todos estos volúmenes en busca de los asientos bibliográficos que le interesaban. Ahora el Servicio de Archivo del Departamento de Cultura del País Vasco (Irargi)  ha creado una base de datos en la que ha volcado los cerca de 60.000 títulos de los que se compone el índice. Tan sencillo como escribir en la correspondiente casilla las palabras que uno quiera encontrar y listo, ahí están los resultados. En la web de la biblioteca ya habían puesto a disposición de todo el mundo un PDF de 13.000 páginas con toda la obra, pero la mejora con esta base de datos es evidente. Y no se queda aquí el asunto. En la Biblioteca Digital de la Real Academia de la Historia tienen parte de la Colección ya digitalizada y presente en su buscador. En fin, volviendo a mi reflexión inicial el único consuelo que me queda es el haber disfrutado con la lectura página a página de este gran catálogo. Algunos pensarán que estoy un poco majareta, pero qué le voy a hacer, me gustan las bibliografías, los catálogos y las listas de libros en general.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts