BIBLIOTECAS DE CAPUCHINOS, GÓNGORA Y QUEVEDO

Para los que nos dedicamos a esto de las bibliotecas, la bibliografía y el libro antiguo siempre es buena noticia la aparición de un nuevo catálogo. En esta ocasión se acaba de presentar el catálogo colectivo de las bibliotecas de los Capuchinos de España que, bajo el nombre de Biblioteca Central, reúne en uno solo los fondos de las cuatro bibliotecas provinciales, las de Masamagrell (Valencia), Salamanca, Pamplona y Sevilla, a las que se han unido también las de los conventos de El Pardo (Madrid) y Antequera (Málaga). De ellas ya podíamos acceder a los libros antiguos de Masamagrell, Pamplona y Antequera a través del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico Español (CCPB), no así a los del resto. Además del catálogo general, la orden ha creado otros dos, la Biblioteca Digital de Capuchinos, que se vale de enlaces a libros digitalizados en otros catálogos, y la Biblioteca de Escritores Capuchinos. La riqueza de las colecciones capuchinas en libro impreso de la época de la imprenta manual es enorme. Valgan unos números resultantes de búsquedas en el catálogo: 36 incunables, 2462 impresos del siglo XVI, 6372 del XVII y 14901 del XVIII. Pero uno, que tiene sus particulares obsesiones bibliográficas, cuando aparece un catálogo nuevo lo primero que hace es recurrir a ellas para probar su funcionamiento y, con mucha suerte, dar con algún hallazgo inesperado. Impresos madrileños del siglo XVII y los libros que pertenecieron a la biblioteca de Francisco de Quevedo son dos temas repetidos. 
Los impresos madrileños del XVII en estas bibliotecas son numerosísimos, abundando entre ellos los de tema religioso. Es una búsqueda que no depara grandes sorpresas, aunque sí alguna edición rara con ejemplar único en el mundo (por ejemplo, Plática espiritual de la visitación de la Virgen Santíssima, de Francisco Alemán, 1632) o alguna famosa obra con ejemplar nunca antes citado. Me refiero en este caso a un ejemplar de las obras de Góngora impresas en 1633, aunque parece que sin portada por la descripción que consta (Capuchinos de Salamanca). Habría que estudiarlo para asignarlo a una de las dos ediciones que se conocen del mismo año. 
La localización de ejemplares que pertenecieron a Quevedo es mucho más inusual y difícil. Pero he aquí que salta la liebre y encuentro un ejemplar quevediano desconocido por los especialistas hasta ahora. La edición de París de 1609 de las Historias de Polibio traducida al latín por Isaac Casaubon. Los datos del ejemplar son los siguientes (copio del catálogo): “Procedencia: tiene sello de la Biblioteca de D. Cánovas del Castillo. En la portada aparece, escrita a mano en latín y castellano, la firma de “Francisco de Quevedo y Villegas”, con otras anotaciones también manuscritas.” Se encuentra en la biblioteca del convento de El Pardo. En primer lugar habría que aclarar esa mención de Cánovas del Castillo, pues podría tratarse de un ejemplar del insigne político y también bibliófilo, Antonio Cánovas del Castillo, quien tuvo gran biblioteca que se dispersó a su muerte (actualmente donde más ejemplares se conservan de ella es en la Lázaro Galdiano de Madrid). Otro detalle importantísimo de esa descripción es que, además de las firmas de Quevedo, puede que tenga también otras anotaciones manuscritas de su mano. Algunos de los libros que poseyó han sido identificados solo por sus anotaciones autógrafas, careciendo de su firma. Más lecturas que se pueden sacar de este descubrimiento es la naturaleza de la obra. Un autor clásico que leyó Quevedo y que le sirvió, por ejemplo, para su argumentación en la Carta a Luis XIII, rey cristianísimo de Francia, impresa en Madrid en 1635. De momento, y antes de ver los ejemplares in situ, nos quedamos con la imagen que muy amablemente me han enviado desde la biblioteca capuchina. Muchas gracias.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

DEL APUNTE AL PESPUNTE: CONFECCIÓN DEL APUNTE TEATRAL

El título de la entrada de hoy es el de la exposición que se puede visitar actualmente en las dependencias de la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid. En ella se hace un estudio muy completo de los textos desde los que surgían las representaciones teatrales que tenían lugar en los teatros o corrales de comedias madrileños desde el siglo XVII. Para llevar a cabo una obra se necesitaban varias copias del original manuscrito destinadas a los diferentes participantes en su montaje y realización. Desde los actores, hasta los directores pasando por tramoyistas, apuntadores y todos los que necesitaran contar con una copia para llevar a cabo su trabajo. Otra de las copias de la obra se destinaba a los censores para obtener su correspondiente licencia de representación. A lo largo de la exposición vemos ejemplos de manuscritos creados con diferentes funciones llevados a cabo por el apuntador, de ahí que se conozcan con el nombre de apuntes. El que no pueda visitar la exposición deberá conformarse con su versión virtual en la que se ven imágenes de las diferentes vitrinas de la muestra acompañadas de los textos explicativos. Para los responsables de la exposición no habrá sido sencillo elegir los apuntes mostrados ya que la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid reúne una de las mayores colecciones de este tipo de textos, en torno a 15.000. No olvidemos que esta biblioteca se nutrió a finales del siglo XIX de los fondos procedentes de los antiguos teatros madrileños de la Cruz y del Príncipe por lo que su colección de teatro y música, impresa y manuscrita, es enorme.
Veo que en la página de la biblioteca hay disponibles otras exposiciones pasadas para su visita virtual. De entre ellas la que más me atrae es la dedicada a los Refranes y aforismos en la España del siglo XVII. Si tenemos en cuenta que esta biblioteca también cuenta con uno de los mayores fondos paremiológicos del mundo es lógico que se hiciera una exposición dedicada al tema. Este fondo en su inicio hay que situarlo en la colección reunida por el librero Melchor García Moreno adquirida por el Ayuntamiento de Madrid en 1922. 

En otra ocasión ya traté de los autógrafos de Calderón de la Barca que se encuentran en esta biblioteca. Toda la información sobre la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid, por historia y fondos una de las más importantes bibliotecas madrileñas, la podemos encontrar en su web.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

UNIVERSAL SHORT TITLE CATALOGUE

USTC, un proyecto que nació en el año 1997 con un terreno de estudio muy limitado va a terminar por convertirse en el gran portal de entrada para los estudios bibliográficos del libro impreso en toda Europa. Crear una gran base de datos que recoja todos los libros impresos europeos desde el inicio de la imprenta y durante todo el siglo XVI es su objetivo. Los primeros años de esta iniciativa de la Universidad de St. Andrews con gran participación de sus estudiantes se centraron exclusivamente en el libro francés o en francés y ya desde sus inicios con una de sus marcas de identidad: la búsqueda de impresos sobre el terreno, es decir, en las bibliotecas con fondo antiguo. A partir del año 2007 el proyecto se abre al resto de Europa y es la recopilación bibliográfica de los impresos de España y Portugal el primero de los trabajos que se completa en el llamado Iberian Book Project (IBP). Fruto de esta búsqueda es la bibliografía en papel Iberian books/Libros ibéricos, con la recogida no sólo de los impresos portugueses y españoles, también de los de México, Perú y de los en lengua española antes de 1601. A la par del proyecto ibérico se realizó el de los Países Bajos con la publicación de su catálogo también en el año 2010 (Netherlandish Books). A estas bibliografías la base de datos USTC ha sumado los registros de otras bibliografías nacionales ya disponibles, como la italiana en su Edit16 y la alemana en VD16. El mayor problema de este tipo de proyectos tan ambiciosos suele ser que al lado de grandes aciertos también se cuelan grandes errores y USTC y los catálogos en papel que han surgido a la par no se libran de esto. Grandes méritos como la búsquedas sobre el terreno o en los OPACS y el vaciado de las mejores bibliografías de un país (ahí están las tipobibliografías españolas, por ejemplo) van acompañados de los errores que en esas mismas fuentes primarias ya se encuentran (ediciones erróneas, fantasmas…). Dos cosas más a destacar: los libros que tienen digitalización están enlazados a su fuente de origen y la ficha extendida de los libros cuenta con información de extensión, colación, referencias bibliográficas y localizaciones -hablando de bibliotecas de gran utilidad puede ser la lista que se encuentra en Iberian Book Project. El futuro de este catálogo es seguir aumentando y ya hay proyectos aprobados para extender su fecha de acción hasta 1650 y para completar las bibliografías italiana y alemana que son las más escasamente representadas en este momento.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

THE JOHN CARTER BROWN LIBRARY

Algunas bibliotecas en el mundo se destacan por su trabajo en favor de la conservación y difusión del libro antiguo. Las que más me interesan a mí por razones de investigación son las que albergan fondos de libros españoles y como es lógico las principales están en España, pero fuera de aquí también las hay y muy buenas. Hoy traigo aquí un buen ejemplo de biblioteca al servicio de la conservación, difusión e investigación del libro antiguo, la John Carter Brown Library, biblioteca independiente aunque dentro de la estructura de la Brown University en Providence. Fue John Carter Brown un bibliófilo especializado en libros sobre América, la del Sur y la del Norte, que fundó la biblioteca en 1846. Su colección la heredó y la aumentó su hijo, John Nicholas Brown, quien propició el nacimiento de la biblioteca John Carter Brown al servicio de la investigación histórica y quien mandó construir su edificio actual. Desde 1901 forma parte de la Universidad de Brown. Su colección cuenta con 50.000 libros anteriores a 1825 y muchos de ellos son fondos españoles e hispanoamericanos. También cuenta con una importante colección de libros en portugués. Herramientas de difusión que están en su web son las exposiciones físicas y virtuales. Una buena muestra es “Spanish historical writing about the New World“, donde podemos encontrar la Epistola de Cristóbal Colón de Roma 1493, las Cartas de Relación de Cortés de 1522, la Relación de Alvar Núñez Cabeza de Vaca impresa en Zamora en 1542 o la Historia de la Nueva México de Alcalá de Henares, 1610, entre sus libros más destacados por su gran rareza. Nutrida también con libros hispánicos está la exposición de Melchor Pérez de Soto, astrólogo y arquitecto mexicano de mediados del siglo XVII que reunió una colección de 1592 libros y que fue acusado por la Inquisición de posesión de libros prohibidos. De tema portugués tenemos “Portugal and Renaissance Europe“.
Otra sección muy interesante es “I found it at the JCB“, publicación mensual donde jóvenes investigadores que pasan por la biblioteca tratan de algún libro o mapa que ha formado parte de su investigación. A quien pueda interesar la biblioteca va a otorgar cuarenta becas para los años 2012 y 2013. Por último, decir que cuenta con un servicio de publicaciones dedicado también a la difusión de su rica colección. El catálogo de la biblioteca lo encontramos incluido en el catálogo general de las bibliotecas de la Universidad de Brown. Y un buen número de sus libros se han digitalizado a través de Internet Archive.
Zamora: Agustín de Paz y Juan Picardo, 1542. JCB. [R] B542.N972r 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

REAL BIBLIOTECA DEL MONASTERIO DEL ESCORIAL

Dentro de poco se va a editar en papel el catálogo de los libros impresos de la biblioteca del Monasterio de El Escorial y esta es una gran noticia pues hasta ahora sólo existían algunos catálogos parciales de este fondo. Y toda la labor de catalogación de su fondo impreso para este nuevo catálogo de la magnífica serie de las bibliotecas de los Patronatos Reales (ahí ya están publicadas las del Palacio Real, el Monasterio de las Descalzas, el Monasterio de la Encarnación, el Monasterio de las Huelgas y el Monasterio de Santa Clara) se ha traducido también en el nacimiento de un OPAC en su página web. La importancia y la fama de los fondos manuscritos de esta biblioteca quizás había hecho oscurecer un poco su fondo de impresos antiguos y conocer aquéllos era relativamente fácil gracias a los numerosos catálogos con que cuenta, no así los impresos. La publicación de este catálogo saca a la luz un fondo compuesto por unos 40.000 volúmenes, con más de 600 incunables y más de 10.000 del siglo XVI.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts