EL REPOSITORIO ORNAMENTO

El análisis de bases de datos que contienen marcas tipográficas y otros elementos ornamentales vuelve a ocupar este espacio. Con Ornamento estamos ante un ambicioso proyecto, aún en fase de pruebas, que pretende recoger los materiales de ornamentación del libro impreso europeo, es decir, grabados, iniciales grabadas, marcas tipográficas y cualquier otro adorno, incluida la notación musical. Este repositorio surge desde la Universidad de Oxford con el apoyo de Google Books, la Biblioteca Digital Hispánica, la Biblioteca de Catalunya y la Biblioteca Nacional de Portugal, entre otros, como una iniciativa paralela al proyecto Iberian Books (IB), controvertido catálogo que intenta aglutinar todos los impresos españoles, portugueses y americanos, o escritos en español, de entre los siglos XV y XVII (hermano menor del aún más ambicioso USTC). Y es de los libros digitalizados que están enlazados en Iberian Books de donde se nutre Ornamento. Por tanto tenemos acceso a una ingente cantidad de este tipo de elementos de impresos ibéricos. La verdad es que los datos que la propia página proporciona sobre ilustraciones y otro tipo de materiales tipográficos que contiene hasta ahora son impactantes: “149,154 ornate letters, 4,050 armorial bearings, 41,000 ornaments, 4,401 illustrated borders, 8,088 pages of music, 1,350 portraits, 4,179 diagrams and 1,331 printers’ devices”. Lo que no se dice es cuántos de estos son repetidos, aunque procedan de diferentes impresos.
Hay dos vías para llegar hasta las imágenes que tiene Ornamento:
– Desde Iberian Books buscando impresos con la opción “solo copias digitales” marcada, aunque el hecho de que haya copia digital no garantiza que sus elementos gráficos estén en Ornamento. Al final de la ficha del asiento que abramos, tras las localizaciones de ejemplares, puede aparecer la lista de elementos gráficos indexados y cada uno de ellos contiene la siguiente información: su categoría en Iconclass, conocido sistema  de clasficación de imágenes en el que todo lo referente a la producción del libro impreso está en el número 49M (en 49M4 todos los elementos decorativos); un enlace a Ornamento para buscar “contenido gráfico similar” en otros impresos; y el enlace a la copia digital del libro completo.
– Dentro de Ornamento con la lista en bruto de la propia base de datos (casilla Browse) en la que todos los registros tienen su conexión con IB. Además, y esta es su herramienta más útil, uno mismo puede subir una imagen y la base de datos se encarga de buscarla por comparación. Tras realizar varias pruebas los resultados son irregulares. Veamos. Al subir y buscar la siguiente letra L hay varias imágenes coincidentes, las cinco primeras, pero el resto no tiene nada que ver con la inicial.
Esta inicial en concreto es de un impreso sin datos de imprenta o sine notis titulado Pro cautione christiana in supremis Senatibus Sanctae Inquisitionis… Los resultados coincidentes nos sirven para averiguar que esta inicial fue utilizada en otros impresos por la imprenta de Juan González, en Madrid (dato que nos podría servir para asignar ese impreso sin datos a ese taller, aunque siempre hay que tener en cuentra otro tipo de condicionantes). El resto de resultados no coincidentes no sabemos por qué aparecen y eso es algo que deberían corregir los responsables de Ornamento.
Menos suerte hemos tenido con la siguiente. Ni una sola coincidencia, aunque siguen apareciendo las imágenes ajenas a ella.
Existe otro modo de buscar, subiendo una url que contenga una imagen, pero de momento parece que no funciona.
Como hemos dicho al principio Ornamento se encuentra en fase de pruebas y es de esperar que en futuras versiones se vayan corrigiendo los errores detectados y ampliando las posibilidades de búsqueda y navegación. En primer lugar Iberian Books tiene que mejorar para que Ornamento esté mejor construido, indexando muchos más elementos decorativos de los impresos ya digitalizados (además de refinar su sistema de búsqueda y de eliminar los registros duplicados o de impresos inexistentes). Independientemente de esto Ornamento debería contar con su propio buscador por campos específicos, entre los que son de obligada presencia el de ‘impresor’, ‘lugar de impresión’ y ‘año’. Para ello cada imagen ha de tener sus metadatos correspondientes asociados. Una cuestión más técnica es la del tamaño del elemento real en concreto, que de algún modo tendría que estar indicado tanto en este catálogo como en cualquier otro con objetos digitales de libro impreso antiguo de los muchos que existen en internet.


 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

TIPOGRAFÍA DEL RENACIMIENTO

Volviendo al origen de este blog, el comentario de los temas relacionados con las marcas tipográficas y los impresores de la época de la imprenta manual, no podemos dejar de tratar de la base de datos que recientemente ha aparecido en internet. Se trata de la “Base de Typographie de la Reinassance” o BaTyR, integrada dentro de “Les Bibliothèques Virtuelles Humanistes”, sitio web referenciado dentro de nuestra lista de Webs de marcas tipográficas y del que ya dimos cuenta aquí. Como desarrollo de los proyectos iniciados hace años aparece ahora la versión beta de este catálogo que se inició en dos partes diferenciadas: Lettrines (iniciales grabadas) y Marques. Ahora se han añadido también otros elementos tipográficos como orlas, mascarones, cul-de-lampes o adornos de cierre. Hasta el momento tiene 7535 imágenes pertenecientes a impresores europeos del siglo XVI (alguno he encontrado también del XVII), fundamentalmente franceses, pero también de Alemania, Suiza, Bélgica, Países Bajos e Italia. Las diferentes posibilidades de búsqueda en el catálogo son lo más destacado de esta base. No solo se puede buscar por impresores y sus ciudades, también por el tipo de material tipográfico y, en el caso de iniciales, por la letra, y en las marcas, por el motivo de la marca y el lema. Además, también es posible la navegación por índice de impresores y libreros, grabadores-diseñadores y marcas.
Marca de Simon de Colines
Algunas objeciones que se le pueden poner a esta base de datos. En primer lugar, la casi total ausencia de la imprenta ibérica (solo los madrileños Luis Sánchez y Pedro de Madrigal) debida seguramente a que los libros de los que se nutre son, principalmente, los conservados en la biblioteca del Centro de Estudios Superiores del Renacimiento en Tours que tiene un fondo de libros españoles y portugueses muy escaso. En segundo lugar, en la descripción de marcas y las iniciales se da la medida en milímetros, pero esta no es fiable porque se basa en la imagen digital, no en la real. En el caso de las iniciales resultaría útil tener imagen de las líneas de texto en las que se extiende. Y, por último, también se echa en falta un apartado bibliográfico del que se nutre el proyecto.
Marca de Jean Crespin

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

CATÁLOGO DE TRADUCCIONES ANÓNIMAS AL CASTELLANO DE LOS SIGLOS XIV AL XVI

Acaba de presentarse en la red un catálogo dedicado a las traducciones anónimas al español en libros de los siglos XIV al XVI en bibliotecas españolas, italianas y portuguesas. Su autora, Elisa Borsari, ganó el Premio de Bibliografía Nacional que otorga la Biblioteca Nacional en el año 2009 con una obra de título Catálogo de traducciones anónimas al castellano de los siglos XIV al XVI, en las bibliotecas de España, Italia y Portugal (publicado por la Biblioteca Nacional y el Ministerio de Cultura en 2011), y lo que podemos encontrar en este catálogo digital es el traspaso de lo publicado en papel a formato de base de datos.
Para acceder a los libros hay un buscador avanzado que permite buscar por Título traducido, Título original, Autor, Siglo, Biblioteca y Signatura, con la particularidad de que de los campos Autor, Siglo y Biblioteca surge un formulario que hace más sencilla la búsqueda. Uno solo tiene que seleccionar, por ejemplo, a Bocacio, Juan, para saber qué traducciones anónimas se hicieron de sus obras durante estos siglos. O seleccionar una de las bibliotecas para saber qué obras se han encontrado en ella. La ficha de cada libro resulta bastante completa: título, autor, signatura topográfica, introducción (primeras líneas del manuscrito o impreso), colofón (para los impresos), origen (si es manuscrito o impreso), emisor (nombre del copista o del impresor), lugar (del manuscrito o del impreso), datación, destinatario (el único campo cuyo contenido no me queda demasiado claro), antiguos propietarios del ejemplar (aquí se incluyen también las antiguas signaturas (olim) de la biblioteca), otros datos (descripción física con indicación de número de páginas y otras caracaterísticas), primeras y últimas líneas del texto en sí, lengua, título y fecha original de la obra, y, por último, referencias bibliográficas. Además, a la izquierda podemos encontrar buenas reproducciones con posibilidad de ampliación de las partes más importantes de la obra. La parte técnica ha sido realizada por José Calvo, filólogo que también trabaja en Clásicos Hispánicos (como director técnico), Casa de Citas y Doce Libros.
En la historia de la literatura española se señala el siglo XIV como el punto de partida para que autores y traductores fueran creándose una conciencia de yo y empezaran a firmar las obras que hacían. Sin embargo, la anonimia en la traducción fue práctica habitual durante toda la Baja Edad Media. La importancia de este nuevo catálogo digital radica en ser la primera herramienta para los especialistas que quieran estudiar las traducciones que se hicieron durante estos siglos, hallar las fuentes originales y saber dónde se encuentran. Además, nos podemos hacer una idea del panorama de la traducción al castellano durante estos siglos: qué obras y autores eran los más traducidos y por consiguiente conocer los que pudieron influir más en el ámbito cultural español. El catálogo cuenta con unos 350 textos y, por supuesto, es incompleto, pues la lista de bibliotecas es limitada, pero su autora espera en próximas entregas la incorporación de nuevas bibliotecas y de otros textos, entre los que pueden estar también los que sí tienen nombre de traductor conocido.
“Cien novelas de Juan Bocacio”. Bib. Monasterio de El Escorial.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

TIPOBIBLIOGRAFÍA VALENCIANA EN LÍNEA

Normalmente descubro los nuevos recursos que sobre libro antiguo existen en internet de manera directa o a través de fuentes indirectas dentro de la propia internet. En esta ocasión la noticia me ha llegado a través de publicación en papel, el homenaje a Jaime Moll que sus colegas de investigación y amigos le rinden en De re typographica (Calambur, 2012), publicado no ha mucho y que cuenta con la participación de grandes figuras de la investigación bibliográfica y literaria en España como Mercedes Fernández Valladares, Víctor Infantes, Pablo Jauralde, Trevor Dadson, Francisco Rico y Julián Martín Abad entre otros (este último con un artículo sobre cómo debería hacerse un buen instrumento de control de las marcas tipográficas españolas). En el segundo estudio del libro, titulado “Hacia una tipobibliografía digital”, José Luis Canet presenta el proyecto del que es responsable, la base de datos Tipobibliografía valenciana siglos XV y XVI ubicada en Parnaseo, el portal de investigación literaria de la Universidad de Valencia. Las tipobibliografías -recuerdo, las bibliografías de las obras impresas en un determinado lugar- hasta ahora se habían publicado de manera tradicional en papel y, en general, todas tienen una estructura similar adaptada al formato en el que se difunden: una parte inicial con una introducción con estudios histórico-tipográficos, una parte central con la descripción tipobibliográfica de los impresos y una parte final de índices a la que, a veces, sigue algún apéndice con impresos imaginarios o fantasmas, impresos encontrados a última hora y unas pocas ilustraciones. En el mundo de la investigación bibliográfica actual, inundado y enriquecido por las herramientas que nos proporciona internet, la idea de desarrollar una tipobibliografía directamente en línea nos abre todo un abanico de posibilidades que el formato del papel no puede ofrecernos. Cuál es el atractivo principal: la posibilidad de incluir y buscar imágenes. Qué mejor modo de justificar la descripción facsimilar de una portada que contar con su imagen al lado, por ejemplo.
Las posibilidades de búsqueda que ofrece la base de datos son buenísimas. A las habituales de autor y título, se unen las búsquedas por año, impresor, letras iniciales grabadas y grabados en los que se incluyen marcas tipográficas, escudos, viñetas y orlas. Además, en las fichas de cada impreso está la portada y un PDF con su descripción tipobibliográfica completa. Maravilloso lo de tener con un par de clics todas las iniciales de la letra A que utilizó determinado impresor. Para hacer la base de datos José Luis Canet se ha basado en tres tesis doctorales dirigidas por él que recogen la producción bibliográfica valenciana de los siglos XV y XVI. Aquí, quizás, echo en falta la obra de Margarita Bosch Cantallops que, aunque imperfecta, siempre ha sido herramienta útil para conocer la imprenta valenciana del siglo XVI.
En el artículo del libro, José Luis Canet muestra algunas dificultades que ha tenido y que puede tener un proyecto así. No disponer de imágenes de todos los impresos, no tener imágenes en color y tener imágenes de poca calidad o engañosas en cuanto a su tamaño con respecto al original son las principales. Ciertamente no todas las bibliotecas con fondo antiguo disponen de medios técnicos para la obtención de buenas reproducciones. O, aún peor, algunas bibliotecas prohíben la obtención de imágenes de sus libros. Aun así, asumiendo estos problemas, el proyecto me parece acertadísimo y es posible que en un futuro no muy lejano las tipobibliografías se hagan en soporte digital en vez de o además de en papel.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

PARATEXTO DEL TEATRO DE LOS SIGLOS XVI Y XVII

Acaba de hacerse público en internet un proyecto llamado “Idées Du Théâtre” (idT) nacido para estudiar las piezas preliminares de las obras de teatro publicadas en Francia, Italia y España en los siglos XVI y XVII. Estos textos que principalmente son prólogos y dedicatorias pueden contener valiosa información histórica sobre autores y obras y tratándose en este caso del género teatral también sobre escenografía, representaciones teatrales, modos y costumbres… Después de leer la presentación, los objetivos, los participantes (veo a algunos investigadores que se han dedicado al estudio de los paratextos, como Anne Cayuela) y demás información introductoria uno se va rápidamente al Corpus a ver qué se encuentra. Y aparece una base de datos hecha con rigor distribuida la información esencial en varios campos y con una ficha por cada texto en la que al final aparecen varios enlaces. Uno de ellos lleva directamente a la obra digitalizada y los otros llevan al texto editado con su correspondiente presentación histórica y sus notas a pie de página (dos formatos disponibles: html y odt de Open Office). Gracias a una primera carga de textos podemos leer prólogos y dedicatorias de 76 obras, sobre todo francesas, que han sido editados, anotados y puestos en su contexto histórico-literario. Anuncian que al año este corpus irá aumentando a razón de 200 textos por año. 
Lope de Vega. Trezena parte de las comedias. Madrid, 1620.
En este blog ya tratamos de este tipo de textos en una entrada y en otras que llevan el encabezamiento de “Textos dispersos” he ido publicando algunas de estas piezas escondidas de la literatura española.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts