Reseña de Castillejo Benavente, Arcadio: La imprenta en Sevilla en el siglo XVI (1521-1600)

Castillejo Benavente, Arcadio: La imprenta en Sevilla en el siglo XVI (1521-1600). Edición y prólogo a cargo de Cipriano López Lorenzo. Córdoba: Editorial Universidad de Córdoba; Sevilla: Editorial Universidad de Sevilla, 2019. 2 volúmenes

El proyecto colectivo iniciado por José Simón Díaz, Tipobibliografía Española, a raíz de las recomendaciones de las dos reuniones de especialistas en Bibliografía Local celebradas en Madrid y Huesca en 1983 y en 1984, continúa dando sus frutos, para satisfacción de los que trabajamos en el ámbito de la Bibliografía Material. Disponemos de nuevos procedimientos y nuevas herramientas de búsqueda que, aplicadas a la producción impresa de una época y una ciudad, facilitan la elaboración de repertorios, imprescindibles en el control del libro antiguo y, al mismo tiempo, complemento de numerosos estudios filológicos que, sin ellos y en palabras del profesor José Solís de los Santos, “se quedan en poco más que en ejercicios curriculares impecablemente prescindibles”.
 
En este caso, la obra que ha salido a la luz, por desgracia póstumamente, es La imprenta en Sevilla en el siglo XVI (1521-1600) de Arcadio Castillejo Benavente, publicada por las universidades de Córdoba y Sevilla (con la colaboración, además, de la Universidad de Huelva y la Diputación de Sevilla) y editada por Cipriano López Lorenzo.
 
Arcadio Castillejo, bibliotecario que desempeñó importantes cargos en bibliotecas universitarias de Barcelona y Sevilla, trabajó durante quince años en esta obra, que dejó prácticamente concluida en lo que respecta a la recopilación de ediciones y ejemplares, aunque a falta de unificar con vistas a su publicación.
 
A ella han contribuido, en una primera revisión, los profesores de la Universidad de Sevilla Juan Montero y José Solís, junto con Eduardo Peñalver, jefe de la Sección de Fondo Antiguo de la biblioteca de la misma universidad. Posteriormente, se hizo cargo de la edición propiamente dicha el profesor Cipriano López Lorenzo, bien conocedor del panorama impresor sevillano, concretamente del posterior a los objetivos de Castillejo, a raíz de su tesis Imprenta y poesía en la Sevilla del siglo XVII (1621-1700) (1). Vista la obra que acaba de publicarse, puede afirmarse lo contrario de lo que el propio Castillejo afirma a propósito de la publicación en 1945 de la obra póstuma de Hazañas y la Rúa, La imprenta en Sevilla (2): “Da la impresión de que a quien le cayó encima la tarea de preparar los materiales para la publicación le venía demasiado grande ese cometido”. En este caso, tanto el equipo que realizó la primera revisión como el encargado de dar forma definitiva a esta tipobibliografía han demostrado todo lo contrario: su cometido se ha cumplido con creces y la obra ocupa un papel importante en el conjunto de repertorios tipobibliográficos de los que disponemos en la actualidad.
 
El hecho de que su autor no pudiera terminarla ha implicado una importante labor de sistematización, revisión y puesta al día de una obra cuya elaboración ocupó un largo periodo de tiempo (unos quince años), con los consecuentes cambios de criterio. La revisión, por parte de Solís, Montero y Peñalver y, finalmente, por López Lorenzo, ha abarcado desde la unificación de criterios a la reorganización de secciones, pasando por la corrección de la puntuación, transcripción y redacción de las descripciones de los grabados o la renumeración de las fichas, entre otros aspectos que el editor detalla en el prólogo de la obra. En él también informa de lo que Castillejo no incluyó en el repertorio, pero dejó para más adelante: un CD con la recopilación de las descripciones de los materiales tipográficos empleados en las obras catalogadas, cuya idea tomó de La imprenta en Burgos de Mercedes Fernández Valladares (3), que ofreció en su repertorio una muestra de las letrerías góticas utilizadas en los talleres burgaleses; pero el trabajo retrospectivo que le suponía, a las alturas de la obra en las que se encontraba, le impidió llevarlo a término. Asimismo, el editor informa también de lo que Castillejo incluyó, pero se ha omitido en esta edición: un Índice de libros de caballerías e historias caballerescas, con el acertado criterio de que excluiría otros géneros también cultivados en la Sevilla de la época. Sin embargo, no dejaría de ser útil su acceso como fuente de información, tal vez por otras vías, igual que sería útil que esa recopilación de materiales tipográficos se continuara y difundiese.
 
Castillejo esboza el estado de la cuestión de la tipobibliografía sevillana, partiendo de las de Escudero y Perosso (4), Hazañas y la Rúa (2) y Gestoso Pérez (5). De ellas detalla su historia bibliográfica, en ocasiones curiosa, y analiza sus logros y carencias. Para su obra toma como base la de Aurora Domínguez Guzmán, El libro sevillano durante la primera mitad del siglo XVI (6), y su artículo “Veinte años de impresiones sevillanas (1551-1570) (7)”, completándolo mediante búsquedas bibliográficas y el cotejo físico de los ejemplares. Agradece el apoyo recibido en su momento por parte de Mercedes Dexeus, Julián Martín Abad y Lorenzo Ruiz Fidalgo, casualmente tres de los grandes maestros que he tenido en los años que llevo en la Biblioteca Nacional de España, en este departamento de Manuscritos, Incunables y Raros en el que se aprende tanto de tipobibliografías y tipobibliógrafos y en el que, en palabras de Ruiz Fidalgo reproducidas por Castillejo en su introducción, “el trato con los impresores llega a ser tal que los percibes como de la familia”. Cuántos talleres imprescindibles en la historia de la producción escrita; cuántas marcas tipográficas asociadas a personas, familias, dinastías de impresores; cuántas viudas sin nombre propio que asoman tímidamente en las portadas… Efectivamente, cada libro impreso en la época de la imprenta manual lleva detrás una historia que a veces trasciende a la propia obra a la que ha dado forma física.
 
Como indica Castillejo en el prólogo, la importancia de la Sevilla del siglo XVI, capital económica de Castilla “de facto” que controlaba el comercio con las Indias a través de la Casa de Contratación y la supervisión de la carrera de Indias mediante la Audiencia Real, se corresponde con la importancia de su producción tipográfica. La ciudad contó con talleres desde muy temprano, siendo los dos primeros libros impresos el Sacramental de Clemente Sánchez Vercial y el Repertorium questionum super Nicholaum de Tudeschis in libros Decretalium, de Alfonso Díaz de Montalvo, ambos en 1477, solo cinco años después del primer impreso ibérico, el segoviano Sinodal de Aguilafuente.
 
En una primera etapa del libro incunable destacan los impresores Antonio Martínez, Alfonso del Puerto y Bartolomé Segura, asociados en un principio y trabajando posteriormente sin Antonio Martínez, que lo hará por su cuenta más adelante. Una segunda etapa, iniciada en 1490, está protagonizada por los Cuatro Compañeros Alemanes, posteriormente Tres Compañeros y finalmente Dos Compañeros. Coetáneos son Meinardo Ungut y Estanislao Polono, este último asociado a Jacobo Cromberger hasta 1504. También Pedro Brun, procedente de Ginebra y asociado a Juan Gentil en sus comienzos.
 
La producción local, en una ciudad donde los potenciales inversores no tenían mentalidad mercantil, sino aristócrata, se caracteriza por obras cuya salida esté garantizada, dejando las de más envergadura, como las latinas, teológicas, filosóficas, jurídicas y de los clásicos, a los talleres europeos (Lyon, Venecia, París, Ginebra o Amberes). Un panorama en el que los impresores dependen de los costeadores, aunque algunos deciden no ser simples subalternos y financian sus propias ediciones, como Jacobo y Juan Cromberger o Juan Varela de Salamanca. Y en el que juega un papel importante el bibliógrafo Hernando Colón, con su colección de más de 15.000 obras y su sistema de índices de los que destaca por su importancia el Regestrum B. De todo ello da cuenta Castillejo en su interesante prólogo.
 
También del papel represor que la Inquisición, mediante los índices, desempeña en una Sevilla en la que existe un foco de influencia luterana importante protagonizado por personajes como el doctor Egidio, Constantino Ponce de la Fuente o fray Domingo de Valtanás. El Índice de Valdés (1559), arzobispo de Sevilla e inquisidor general, condena un buen número de ediciones sevillanas, en un escenario en el que la Compañía de Jesús también juega un papel crucial contra la reforma protestante. El posterior Índice de Quiroga, de 1583, añade una parte expurgatoria al anterior. Todo ello provoca una disminución considerable de la producción impresa en Sevilla a medida que avanza el siglo.
 
En su repertorio, Castillejo recoge 1347 obras publicadas entre 1521 y 1600, es decir, toda la producción del siglo XVI con la excepción de los post-incunables, que considera innecesario recoger por haberlo hecho ya Norton en A descriptive catalogue of printing in Spain and Portugal 1501-1520 (8), puesta al día por Julián Martín Abad en Post-incunables ibéricos (9). Añade además un apéndice de obras impresas en Osuna entre 1549 y 1555 y los correspondientes índices: de ediciones descritas, por autor y título (con sus correspondientes títulos uniformes en caso necesario) y onomástico. Incluye las referencias bibliográficas, con las abreviaturas utilizadas normalmente en este tipo de repertorios (completadas con un listado de otras fuentes utilizadas), así como las de bibliotecas y archivos citados.
 
En la descripción aplica la metodología utilizada en el proyecto Tipobibliografía Española, tal como han hecho los demás autores encargados de recoger hasta el momento la producción impresa de las ciudades españolas. A las procedentes de los talleres de los Cromberger y descritas extensamente por Griffin en  Los Cromberger: la historia de una imprenta del siglo XVI en Sevilla y Méjico (10) solo les aplica una descripción abreviada, remitiendo al repertorio, a menos que el ejemplar consultado por Griffin fuera incompleto o no hubiera podido verlo en su momento.
 
La ordenación, cronológica (y alfabética dentro de esta, en caso de coincidencia), la distinción de emisiones y estados dentro de cada edición, el encabezamiento y la descripción analítica, las referencias bibliográficas y la localización, son las usuales, por tanto, en los repertorios ya publicados. En el caso de la descripción analítica, se justifica la asignación del impreso sine notis a un taller determinado siempre que sea necesario. En palabras de Castillejo, “es algo que se echa de menos en las tipobibliografías publicadas hasta ahora y algo sobre lo que también hace hincapié María Casas del Álamo”. Aprovecho esta cita para desear que La imprenta en Valladolid (11), objeto de la brillante tesis de esta autora, se publique lo antes posible. Y ojalá veamos pronto también las de Eduardo Peñalver: La imprenta en Sevilla en el siglo XVII) (12), e Inmaculada García-Cervigón: La etapa de esplendor de la imprenta manual toledana. Repertorio tipobibliográfico, 1498-1550 (13), dos de las últimas tesis que acaban de aprobarse en este campo. Otra imprescindible, la de Carlos Fernández González: Impresos madrileños de 1626 a 1636 (14), al menos se encuentra en acceso abierto.
 
No puedo terminar esta reseña sin recoger una opinión frecuente sobre la publicación de este tipo de repertorios, fundamentales para complementar los estudios de crítica textual. ¿Siguen siendo necesarios en un contexto en el que se tiende a la automatización de registros bibliográficos y, más aún, a la digitalización de las obras? ¿No cumplirían los objetivos de control de la producción impresa de una época y un lugar los catálogos colectivos? Las imágenes digitales, cada vez más abundantes, ¿no deberían sustituir a las costosas transcripciones facsimilares? En resumidas cuentas, ¿tiene sentido continuar elaborando repertorios tipobibliográficos en la actualidad?
 
A pesar de que bases de datos como las del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico son extremadamente útiles y contribuyen indudablemente al control de la producción impresa, se puede afirmar que las tipobibliografías sí continúan siendo imprescindibles, aparte de su papel como recurso fundamental para la construcción de catálogos colectivos y de bibliotecas patrimoniales. Aunque en ambos, repertorios bibliográficos y catálogos, se aspira a la descripción del “ejemplar ideal”, las noticias bibliográficas de los primeros, en palabras de Jon Zabala (15), “poseen otros rasgos distintivos que, con los estándares bibliotecarios de descripción, solo se pueden representar mediante la repetición sucesiva de notas generales y específicas, lo que obviamente reduce su capacidad expresiva y precisión semántica (…) Los estándares para la publicación de catálogos online apenas resultan útiles para la publicación electrónica de repertorios tipobibliográficos”.
 
Para concluir, el estudio filológico tendrá que contar más con los repertorios tipobibliográficos que con los catálogos bibliotecarios, aunque estos constituyan, por lo general, el primer paso en la búsqueda e identificación de ediciones y ejemplares. Sin embargo, sería deseable, y vuelvo a utilizar las palabras de Jon Zabala, que “estos repertorios se publiquen en un soporte informático, lo que favorecería no solo su visibilidad y difusión, sino también su uso”.
 
Mientras eso no suceda, seguiremos dando la bienvenida a estos excelentes productos, utilizándolos en nuestro trabajo diario y deseándoles una amplia difusión, sea del tipo que sea.

 

REFERENCIAS

  1. Imprenta y poesía en la Sevilla del siglo XVII (1621-1700): repertorio y estudio. Directores: Juan Montero Delgado, Inmaculada Osuna Rodríguez. Tesis doctoral inédita, Universidad de Sevilla, 2016.
  2. Hazañas y la Rúa, Joaquín. La imprenta en Sevilla: noticias inéditas de sus impresores desde la introducción del arte tipográfico en esta ciudad hasta el siglo XIX. Sevilla, Gráficas Sevillanas, 1945-1949.
  3. Fernández Valladares, Mercedes. La imprenta en Burgos (1501-1600). Madrid, Arco/Libros, 2005.
  4. Escudero y Perosso, Francisco. Tipografía hispalense: anales bibliográficos de la ciudad de Sevilla, desde el establecimiento de la imprenta hasta fines del siglo XVIII. Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1894.
  5. Gestoso Pérez, José. Noticias inéditas de impresores sevillanos. Sevilla, Imprenta y Litografía de Gómez Hermanos, 1924.
  6. Domínguez Guzmán, Aurora. El libro sevillano durante la primera mitad del siglo XVI. Sevilla, Diputación Provincial, 1975.
  7. Domínguez Guzmán, Aurora. “Veinte años de impresiones sevillanas (1551-1570)”, en Cuadernos bibliográficos, 37 (1978).
  8. Norton, Frederick John. A descriptive catalogue of the printing in Spain and Portugal, 1501-1520. Cambridge, University Press, 1978.
  9. Martín Abad, Julián. Post-incunables ibéricos. Madrid, Ollero y Ramos, 2001. Con adendas en 2007 y 2016.
  10. Griffin, Clive. Los Cromberger: la historia de una imprenta del siglo XVI en Sevilla y Méjico. Madrid, Cultura Hispánica, 1991.
  11. Casas del Álamo, María. La imprenta en Valladolid: repertorio tipobibliográfico (1501-1560, tipografía gótica). Directora: Mercedes Fernández Valladares. Tesis doctoral inédita, Universidad Complutense de Madrid, 2018.
  12. Peñalver Gómez, Eduardo. La imprenta en Sevilla en el siglo XVII: 1601-1700. Director: Juan Montero Delgado. Tesis doctoral inédita, Universidad de Sevilla, 2019.
  13. García-Cervigón del Rey, Inmaculada. La etapa de esplendor de la imprenta manual toledana. Repertorio tipobibliográfico (1498-1550). Director: Fermín de los Reyes Gómez. Tesis doctoral inédita, Universidad Complutense de Madrid, 2019.
  14. Fernández González, Carlos. Impresos madrileños de 1626 a 1636. Director: Fermín de los Reyes Gómez. Tesis doctoral inédita, Universidad Complutense de Madrid, 2016. Acceso abierto.
  15. Zabala, Jon: “Utilidad y vigencia de las tipobibliografías y su ausencia en el mundo digital”, en El profesional de la información, vol. 22, nº 1 (2013).

DESCARGA EN ZENODO

Pilar Egoscozábal

Jefa del Servicio de Reserva Impresa (Biblioteca Nacional de España)

More Posts

EL REPOSITORIO ORNAMENTO

El análisis de bases de datos que contienen marcas tipográficas y otros elementos ornamentales vuelve a ocupar este espacio. Con Ornamento estamos ante un ambicioso proyecto, aún en fase de pruebas, que pretende recoger los materiales de ornamentación del libro impreso europeo, es decir, grabados, iniciales grabadas, marcas tipográficas y cualquier otro adorno, incluida la notación musical. Este repositorio surge desde la Universidad de Oxford con el apoyo de Google Books, la Biblioteca Digital Hispánica, la Biblioteca de Catalunya y la Biblioteca Nacional de Portugal, entre otros, como una iniciativa paralela al proyecto Iberian Books (IB), controvertido catálogo que intenta aglutinar todos los impresos españoles, portugueses y americanos, o escritos en español, de entre los siglos XV y XVII (hermano menor del aún más ambicioso USTC). Y es de los libros digitalizados que están enlazados en Iberian Books de donde se nutre Ornamento. Por tanto tenemos acceso a una ingente cantidad de este tipo de elementos de impresos ibéricos. La verdad es que los datos que la propia página proporciona sobre ilustraciones y otro tipo de materiales tipográficos que contiene hasta ahora son impactantes: “149,154 ornate letters, 4,050 armorial bearings, 41,000 ornaments, 4,401 illustrated borders, 8,088 pages of music, 1,350 portraits, 4,179 diagrams and 1,331 printers’ devices”. Lo que no se dice es cuántos de estos son repetidos, aunque procedan de diferentes impresos.
Hay dos vías para llegar hasta las imágenes que tiene Ornamento:
– Desde Iberian Books buscando impresos con la opción “solo copias digitales” marcada, aunque el hecho de que haya copia digital no garantiza que sus elementos gráficos estén en Ornamento. Al final de la ficha del asiento que abramos, tras las localizaciones de ejemplares, puede aparecer la lista de elementos gráficos indexados y cada uno de ellos contiene la siguiente información: su categoría en Iconclass, conocido sistema  de clasficación de imágenes en el que todo lo referente a la producción del libro impreso está en el número 49M (en 49M4 todos los elementos decorativos); un enlace a Ornamento para buscar “contenido gráfico similar” en otros impresos; y el enlace a la copia digital del libro completo.
– Dentro de Ornamento con la lista en bruto de la propia base de datos (casilla Browse) en la que todos los registros tienen su conexión con IB. Además, y esta es su herramienta más útil, uno mismo puede subir una imagen y la base de datos se encarga de buscarla por comparación. Tras realizar varias pruebas los resultados son irregulares. Veamos. Al subir y buscar la siguiente letra L hay varias imágenes coincidentes, las cinco primeras, pero el resto no tiene nada que ver con la inicial.
Esta inicial en concreto es de un impreso sin datos de imprenta o sine notis titulado Pro cautione christiana in supremis Senatibus Sanctae Inquisitionis… Los resultados coincidentes nos sirven para averiguar que esta inicial fue utilizada en otros impresos por la imprenta de Juan González, en Madrid (dato que nos podría servir para asignar ese impreso sin datos a ese taller, aunque siempre hay que tener en cuentra otro tipo de condicionantes). El resto de resultados no coincidentes no sabemos por qué aparecen y eso es algo que deberían corregir los responsables de Ornamento.
Menos suerte hemos tenido con la siguiente. Ni una sola coincidencia, aunque siguen apareciendo las imágenes ajenas a ella.
Existe otro modo de buscar, subiendo una url que contenga una imagen, pero de momento parece que no funciona.
Como hemos dicho al principio Ornamento se encuentra en fase de pruebas y es de esperar que en futuras versiones se vayan corrigiendo los errores detectados y ampliando las posibilidades de búsqueda y navegación. En primer lugar Iberian Books tiene que mejorar para que Ornamento esté mejor construido, indexando muchos más elementos decorativos de los impresos ya digitalizados (además de refinar su sistema de búsqueda y de eliminar los registros duplicados o de impresos inexistentes). Independientemente de esto Ornamento debería contar con su propio buscador por campos específicos, entre los que son de obligada presencia el de ‘impresor’, ‘lugar de impresión’ y ‘año’. Para ello cada imagen ha de tener sus metadatos correspondientes asociados. Una cuestión más técnica es la del tamaño del elemento real en concreto, que de algún modo tendría que estar indicado tanto en este catálogo como en cualquier otro con objetos digitales de libro impreso antiguo de los muchos que existen en internet.


 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

ARNAO GUILLÉN DE BROCAR: MATERIAL TIPOGRÁFICO

Un nuevo álbum ha aparecido en Letras capitales, el sitio web al que voy subiendo materiales de imprenta de diferentes tipógrafos. En esta ocasión el de uno de lo más importantes impresores del siglo XVI español, Arnao Guillén de Brocar. El desencadenante para decidirme por Brocar son dos bulas sin datos de imprenta que pude asignar a su taller gracias al reconocimiento de sus iniciales grabadas. En 2009 tuve la suerte de catalogar un enorme volumen lleno de bulas que se encuentra en la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la UCM y, entre ellas, están estas dos hasta ese momento desconocidas, posiblemente post-incunables:

 

 

La primera de ellas contiene esta S, que aparece en impresiones de los cinco talleres que tuvo Arnao. A saber, Pamplona (testimonio de 1499), Logroño (testimonio de 1503), Alcalá de Henares (de 1516), Valladolid (de 1514) y Toledo (de 1518).

La otra S la he encontrado únicamente en la impresión de la obra de Nebrija Relectio de numeris, realizada en Alcalá en 1521.

Brocar, procedente de Francia, desarrolló su actividad entre 1490 y 1523 en Pamplona (1490-1501), Logroño (1502-1517), Alcalá de Henares (1511-1523), Valladolid (1513-1520) y Toledo (1518-1521). Su taller central estuvo en Alcalá y parece ser que los de Logroño, Valladolid y Toledo funcionaron como sucursales. Sin duda su mayor logro como impresor lo tuvo con la Biblia Políglota Complutense, encargada por el cardenal Cisneros. Una buena biografía de Arnao la podemos encontrar en la entrada del famoso -y polémico- Diccionario Biográfico Español realizada por Julián Martín Abad que, casualmente, es una de las seleccionadas de libre acceso en la página de la Real Academia de la Historia. Esta biografía, que cuenta con una exhaustiva bibliografía, se puede completar con las páginas dedicadas a él por el propio Martín Abad en La imprenta en Alcalá de Henares (1502-1600) (1), donde además se presentan y describen las cuatro marcas tipográficas que utilizó a lo largo de su largo periplo como impresor. De su etapa en Logroño se ocupa más ampliamente María Marsá (2).
De todas las imágenes aquí recopiladas podemos hacer algunos comentarios:

 

  • La enorme variedad de iniciales y de otros adornos xilográficos como orlas que tuvo Guillén a lo largo de su actividad impresora. De su temática podríamos establecer dos grandes grupos: las decoradas con motivos vegetales y las que contienen la imagen de una figura humana, principalmente del ámbito de la religión, a veces con más de un personaje.
  • Por motivo decorativo, tamaño y forma podemos diferenciar algunas iniciales que parecen pertenecer al mismo juego o letrería. Por ejemplo, en su etapa en Pamplona tenemos las siguientes que comparten los mismos rasgos: 
  •    Otro juego es el que forman las siguientes iniciales, vistas en el Hexameron de Pedro Ciruelo (Alcalá de Henares, 1519) y en otros impresos complutenses.

  • Entre sus primeras muestras, las de la época incunable en Pamplona, cabe destacar una serie de iniciales tipográficas muy primitivas, si bien por lo menos desde 1495 ya cuenta también con iniciales xilográficas. En el Epílogo en medicina y cirugía, de 1495, alternan los dos tipos. Para el estudio de los tipos e iniciales de esta primera etapa incunable es una gran herramienta la base de datos Typenrepertorium der Wiegendrucke (TW), desarrollada por la Biblioteca Estatal de Baviera y basada en la clásica obra de Konrad Haebler de mismo título (3).

     

  • Hay iniciales que se ven en sus diferentes talleres, algunas con varios años de diferencia entre sí. Esto podría representar un problema a la hora de asignar al taller correspondiente algún impreso sin datos de imprenta o sine notis. Ya hemos visto antes el caso de la S que se repite en las cinco ciudades. Otro caso es esta O que he encontrado en Alcalá en impreso de 1516 y en Toledo en 1518. ¿Se trata de los mismos tacos? ¿Tenía tacos repetidos en sus diferentes talleres? Me inclino a pensar por lo primero, pues, además, no he encontrado ningún uso simultáneo en sus distintas oficinas de las mismas iniciales.
  • Un libro interesante para tratar de este hecho es el de la edición de las obras de Petrarca, impresa en Logroño en 1512. En él encontramos iniciales luego utilizadas en Alcalá de Henares, Valladolid y Toledo. Este primer caso de C es importante porque las tres veces que la he registrado tiene idéntica forma, incluida la falta del marco de la esquina superior izquierda. El segundo y tercer caso pertenecen a sendas obras impresas en Alcalá en 1516. Parecen proceder, pues, del mismo taco dañado.

     

    Otro caso es el de esta E vista también en Valladolid en obra de 1515.

    Y otro caso más el de esta E encontrada en impreso toledano de 1518.

  • Las iniciales de la Biblia Políglota no parecen ser únicas, sino que son las que utilizaba habitualmente durante esos años. Quizás la M, que se repite al principio de los volúmenes del Antiguo Testamento, y las sorprendentes iniciales griegas sean las únicas exclusivas de los cinco volúmenes de esta impresión.
  • Su material pasó al taller de su sucesor, Miguel de Eguía, casado con su hija. Y todavía he visto algo del primitivo taller de Arnao en algunas de las primeras obras impresas por Juan de Brocar, su hijo, quien se hizo cargo de la imprenta heredada de Miguel de Eguía a partir de 1538.
  • Algunas iniciales también se ven en impresos del taller de Estanislao Polono y Bernardo Ungut. Esta conexión, aún por investigar más profundamente, ha sido señalada por Martín Abad (4). Aquí dos ejemplos, pero hay más.

     

    Para realizar el estudio completo de su material de imprenta en primer lugar habría que analizar todas sus impresiones incluyendo, claro está, sus tipos. Este análisis también tendría que señalar las medidas en milímetros, lo que no es posible hacer a través de las imágenes, a no ser que aparezca en la digitalización, como ocurre en algunos casos, la imagen de una regla. La selección que he subido a Letras capitales de iniciales, marcas y piezas de orla está tomada de ejemplares digitalizados que se hallan en internet (ver más adelante la lista). Para hacernos una idea aproximada de su tamaño dejo siempre la imagen de las líneas de texto que ocupa a lo largo y a lo ancho. Cada letra está identificada con los datos básicos: año, ciudad y una palabra del título o del nombre del autor (ver más adelante la lista para la correspondencia). Dejo repetidas las iniciales que se repiten en diferentes ciudades. En carpetas aparte van las iniciales de la Biblia Políglota, así como las repetidas de la misma ciudad en años posteriores a la primera, las vistas en sus sucesores y las que se dan también en Estanislao Polono.
    Referencias:
    (1) Martín Abad, Julián. La imprenta en Alcalá de Henares (1502-1600). Madrid: Arco Libros, 1991.
    (2) Marsá Vila, María. La imprenta en La Rioja (siglos XVI-XVII). Madrid: Arco Libros, 2002.
    (3) Haebler, Konrad. Typenrepertorium der wiegendrucke. Halle, 1905-1924.
    (4) Martín Abad, Julián. “Cisneros y Brocar. Una lectura tipobibliográfica de la Políglota Complutense”, en Estudios bíblicos, 72 (2014), 1, págs. 33-73.
    Lista completa de ediciones digitalizadas (citas abreviadas):
    Medicina = Epilogo en medicina y en cirurgia conveniente a la salud. Pamplona, 1495.
    Buenaventura = Diaeta salutis. Pamplona, 1497.
    Osma = Bula de indulgencias a favor de la catedral de Burgo de Osma. [Pamplona, 1498].
    Religiosos = Doctrina de los religiosos en romançe. Pamplona, 1499.
    Titulovirginal = Título virginal de Nuestra Señora. Pamplona, 1499.
    Symbolum = Tractatus super symbolum Athanasii “Quicumque vult”. Pamplona, [ca. 1499].
    Cronicatroyana = Crónica troyana. Pamplona, [ca. 1500].
    Missale = Missale mixtum per totum anni circulum secundu[m] vsum eccl[es]ie et diocesis. [Pamplona, ca. 1501]. 
    Pradilla = La obra del bachiller de la pradilla cathedratico de scõ domingo en grámatica [sic] poesia y rhetorica … Logroño, [ca. 1502?].
    Oculo = Liber de oculo morali. Logroño, 1503. 
    Sacramentis = Tractatus sacerdotalis de sacramentis. Logroño, 1503. 
    Flaccum = Aelij Antonij Nebrissensis Grāmatici In A. Persium Flaccum Poetam satyricum interpretatio. Logroño, 1504. 
    Jerónimo = Diui hyeronimi pauli primi heremite vita icipit feliciter. Alcalá, 1511.
    Catalinadesiena = Obra de las epistolas y oraciones de la bien auenturada virgen sancta catherina de sena… Alcalá, 1512.
    Petrarca = Francisco Petrarca con los seys triunfos de toscano. Logroño, 1512.
    Agricultura = Obra de agricultura. Alcalá, 1513. 
    Confessionario = Confessionario con jubileos indulgencias plenissimas y otras grandes gracias y facultades concedidas en favor de las personas que tomaren la bula de la fabrica de la Santa Iglesia de sant Pedro de Roma. [Valladolid, ca. 1513-1521].
    Sumario = Sumario de las indulgencias, gracias e facultades contenidas en la bulla de la santa cruzada que … Leo decimo concedio … [Valladolid, ca. 1513-1521].
    Siculo = Lucii Marinei Siculi Epistolarum familiarium libri decem & septem. Valladolid, 1514.
    Saladino = Saladino Compendio de boticarios. Valladolid, 1515.
    Ciruelo = Cursus quattuor mathematicarum artium liberalium. Alcalá, 1516.
    Albuchasis = Seruidor de albuchasis. Valladolid, 1516.
    Orbenovo = De orbe nouo decades. Alcalá, 1516.
    Pentadecas = Haec tibi pentadecas tetragonon respicit illud… Alcalá, 1516. 
    Diversidad = Tabla de la diuersidad delos [sic] dias y horas y partes de hora en las ciudades villas y lugares de España y otros de europa. [Alcalá, ca. 1516-1517].
    Nebrija = Aelij antonij nebrissensis grāmatici in A. persium flaccum poeram satyricū interpretati. Alcalá de Henares, 1517.
    Juansegundo= Comiença la Cronica del … Rey don Juan el Segundo. Logroño, 1517.
    Ortographia = Reglas de orthographia en la lengua castellana. Alcalá, 1517.
    Elegancias = Elegancias romançadas. [Alcalá, ca. 1517]. 
    Talavera = Arcipreste de Talavera que fabla de los vicios de las malas mugeres. Toledo, 1518.
    Logicalia = Logicalia parua illuminati Doctoris Raymundi Lulli. Alcalá de Henares, 1518. 
    Hexameron = Hexameron theologal sobre el regimiento Medicinal contra la pestilencia. Alcalá, 1519. 
    Juvenal = Esta es la sexta de satira. Valladolid, 1519.
    Manuale = Manuale sacramentorum secundum usum alme ecclesie toletane. Alcalá, 1519.
    Salustio = El Salustio Catilinario [et] Iugurta con glosa. Valladolid, 1519.
    Yliada = Esta es la yliada de homero en romance. Valladolid, 1519.
    Zúñiga = Annotationes Iacobi Lopidis Stunicae contra Erasmum Roterodamum in defensionem tralationis Noui Testamenti. Alcalá, 1520.
    Doctrinachristiana = Aurelij Augustini de doctrina Christiana libri quattuor. Alcalá, 1521.
    Nebrijarelectio = Aelij Antonij Nebrissensis relectio de numeris. Alcalá, 1521.
    Nuñez Delgado = Expositio threnorum id est lamentationum Ieremiae Prophetae. Alcalá, 1521. 
    Thalichristia = Aluari Gomez Thalichristia. Alcalá, 1522. 
    Alphonsina = Alphonsina acutissimi ac clarissimi illustri viri domini d. Alphonsi Enriquez. Alcalá, 1523.

    Descarga en Zenodo

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

LIBROS ANTIGUOS IBÉRICOS EN JAPÓN

El 5 de febrero de 1597 fueron crucificados en la ciudad de Nagasaki un grupo de cristianos, los conocidos como los 26 mártires de Nagasaki, como consencuencia de la prohibición por las autoridades japonesas del cristianismo, una religión que apenas 50 años atrás se había introducido en Japón desde Portugal y España. El 5 de febrero de 1939, el día del aniversario de la ejecución de los mártires de Nagasaki, el padre jesuita Johannes Laures inauguró en la Universidad Sophia de Tokio la biblioteca Kirishitan Bunko (algo así como bibliografía cristiana) con la intención de convertirla en un lugar para el estudio de las relaciones entre Europa y Japón y, en especial, de la presencia del cristianismo en tierras niponas desde mediados del siglo XVI. En 1940 el mismo Laures realizó el primer catálogo de la biblioteca con sucesivas ediciones y suplementos en 1941, 1951 y 1956 (reimpreso en 1985) que, además, informaban también de otros libros relacionados con el cristianismo en Japón en otras bibliotecas de ese país y del mundo. La última versión del catálogo ha sido una base de datos en versión electrónica y con libros digitalizados. Su nombre es Laures Rare Book Database Project & Virtual Library.
La versión digital de la bibliografía de Laures se va desarrollando en una serie de apartados. En cada uno de ellos se van presentando las obras por orden cronológico, con una descripción bibliográfica suficiente, referencias bibliográficas y las bibliotecas donde se encuentran, en especial japonesas, pero también de otras partes del mundo. A continuación un comentario sobre la obra en cuestión. Cuando el título de que trata tiene ejemplar en Kirishitan Bunko aparece su digitalización completa en una calidad excepcional. Los rarísimos impresos realizados por los jesuitas en Japón (de dos de ellos se incluyen los ejemplares que llegaron a la Biblioteca de los Agustinos de Valladolid procedentes de Manila y que fueron enviados para salvarlos de la Segunda Guerra Mundial), los no menos raros impresos portugueses de la ciudad de Macao (la primera base europea que se creó en el Lejano Oriente), manuscritos en latín o en japonés sobre las misiones jesuitas en Oriente… El apartado más numeroso es el de los impresos europeos: sobre todo italianos, pero también franceses, holandeses, belgas, alemanes y, cómo no, portugueses y españoles. Veamos algunos ejemplos muy destacados de ellos (todos ellos de Kirishitan Bunko):

Historia de las cosas de Ethiopía... Zaragoza: Agostín Millán, 1561.

Cartas que os Padres e Irmãos da Companhia de Jesus, que andão nos reynos de Japão escreverão aos da mesma Companhia da Índia, o Europa, des do anno de 1549. até o de 66. Coimbra: Antonio de Maris, 1570.
Cartas que los padres y hermanos de la Compañía de Jesús, que andan en los reynos de Japón escrivieron a los de la misma Compañía, desde el año de mil y quinientos y quarenta y nueve, hasta el de mil y quinientos y setenta y uno. Alcalá: Juan Iniguez de Lequerica, 1575.
 
Relación de algunas cosas notables, que en estos últimos años de ochenta y dos, ochenta y tres, y ochenta y quatro han acontecido en los reynos de Japón… Sevilla: Fernando Maldonado, 1586. Sin ejemplares en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico.
Alguns capitulos tirados das cartas que vieram este anno de 1588. dos Padres da Companhia de Jesu que andam nas partes da Índia, China, Japão… Lisboa: Antonio Ribeyro, 1588.
Relación del martirio que seys Padres Descalços Franciscos, tres hermanos de la Compañía de Jesús, y decisiete Japones Christianos padecieron en Japón. Hecha por F. Juan de Sancta Maria. Madrid: Herederos de Juan Íñiguez de Lequerica, 1601. Solo dos ejemplares en CCPB.
Copia de una carta que embió Ydata Macamune Rey del Bojú en el Japón, a la ciudad de Sevilla, en que dá cuenta de su conversión, y pide su amistad, y otras cosas. Sevilla: Alonso Rodríguez Gamarra. Solo dos ejemplares en CCPB.

 – Relación de las cosas de Japón, China, y Filipinas. Y de la cruel persecución que padece aquella Christiandad y del número de mártyres que en ella ha avido. Lisboa: João Rodrigues, 1621.

Relación verdadera, y fiel del excelente martyrio que veynte y un religiosos de la Sagrada Orden de Predicadores, y en particular de dos dellos catalanes hijos de habito del insigne convento de Santa Catalina Martyr de Barcelona padecieron por Christo en el imperio del Japón los años de 1627. y 1628. Barcelona: Lorenço Deu, 1632. No consta en CCPB.

Son solo un ejemplo de la gran riqueza de este catálogo. Hay más impresos rarísimos, relaciones de sucesos sobre los mártires cristianos, historias de la iglesia de Japón, historias de las misiones jesuitas… Un par de pegas que se le puede poner: las descripciones físicas podrían ser más completas y entre los ejemplares no constan los existentes en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico y sí los que hay en otros colectivos, como el italiano ICCU. Aparte de esto, un catálogo para disfrutarlo.
Bibliografía esencial (más en la web de Laures):
Cordier, Henri. Bibliotheca Japonica. Dictionnaire Bibliographique des ouvrages relatifs à l’Empire japonais rangés par ordre chronologique jusqu’è 1870 suivi d’un appendice renfermant la liste alphabétique des principaux ouvrages parus de 1870 à 1912. Paris: Impremerie Nationale, 1912.
Laures, Johannes. Kirishitan Bunko吉利支丹 文庫. A Manual of Books and Documents on the Early Christian Mission in Japan. Tokyo: Sophia University, 1940 [1st ed.]; 1941 [2nd ed.]; 1951 [rev. ed.]; 1956 [3rd ed.]; repr. 1985.
Sommervogel, Carlos; Augustin De Backer. Bibliothèque de la Compagnie de Jésus. Bruxelles and Paris: Oscar Schepens & Alphonse Picard, 12 vols 1890-1930.
Streit, Robert; Johannes Dindinger. Bibliotheca Missionum. Stuttgart: Internationales Institut für Missionswissenschaftliche Forschung, 29 vols 1910-75.
Uriarte, José Eugenio; Mariano Lecina. Catálogo razonado de obras anónimas y seudónimas de autores de la Compañía de Jesús pertenecientes a la antigua Asistencia española; con un apéndice de otras de los mismos, dignas de especial estudio bibliográfico (28 Sept. 1540-16 Ag. 1773). Madrid: Tipografia “Sucesores de Rivadeneyra”, 7 vols, 1904-16.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

FERNANDO CORREA DE MONTENEGRO, JUAN GONZÁLEZ Y CATALINA DE BARRIO Y ANGULO, VIUDA DE AMBOS

En la calle del Carmen de Madrid, frente a la iglesia del mismo nombre, se encontraba una de las imprentas con más historia de la ciudad. Parece que inició su actividad con Fernando Correa de Montenegro en 1620 y se mantuvo activa hasta bien entrado el siglo XVIII con los sucesivos herederos. Vamos a fijarnos en su primera etapa, la que lleva desde Fernando Correa hasta su viuda Catalina de Barrio, pasando por el segundo marido de esta, Juan González. En Letras capitales he subido tres álbumes, uno para cada impresor, con iniciales grabadas y otros elementos tipográficos que utilizaron en la imprenta.
Sobre Fernando Correa aún quedan muchos interrogantes por resolver. Según Pérez Pastor y Agulló es el mismo impresor que trabajó en 1566 y 1567 para el Cardenal Infante en Lisboa. También se dice que era hermano de Manuel Correa de Montenegro, corrector de imprenta que trabajó en Salamanca a finales del siglo XVI. El caso es que estuvo al frente de la imprenta de la calle del Carmen solo dos años, 1620 y 1621. En 1621 su mujer, Catalina de Barrio y Angulo, ya firma los impresos del taller bajo la denominación de “Viuda de Fernando Correa de Montenegro”.  Sin embargo, en 1623 contrae matrimonio con Juan González, hijo de Domingo González, importante librero madrileño de esta primera mita del siglo XVII. De 1623 a 1633 tenemos, por tanto, a Juan González imprimiendo bajo su nombre. A su muerte, producida el 15 de marzo de 1633, Catalina de Barrio vuelve a ponerse al frente del taller y a firmar sus impresos, primero como “Viuda de Juan González” y, a partir de 1640 y hasta que fallece en 1651, como “Catalina de Barrio y Angulo” (a veces solo como “Catalina de Barrio”).
Tipográficamente he encontrado algún elemento que es utilizado por los tres impresores de esta primera etapa. Una muestra es esta D: 

Sin embargo, parece que Juan González aportó nuevo material y dejó de utilizar iniciales de este tipo:

Es característico de las impresiones de Juan González, y posteriormente de Catalina de Barrio, un juego de iniciales adornadas en su interior con angelotes:

De las escasas impresiones que hizo Fernando Correa se pueden destacar la Arcadia y la Decimoquinta y la Decimoséptima partes de las comedias de Lope de Vega (ambas de 1621) y los tres libros del Parto de la Virgen de Sannazaro (1620). 
Arcadia (1621). Ejemplar de la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid
 De Juan González, que empezó como empleado de la imprenta de Luis Sánchez, podemos destacar la impresión de algunas obras literarias como las Rimas de Gabriel de Bocángel y la Parte veinte de las comedias de Lope de Vega (1627), las Comedias de Juan Ruiz de Alarcón y los Sucessos y prodigios de amor de Juan Pérez de Montalbán (1628), el Polifemo de Góngora (1629), el Laurel de Apolo de Lope de Vega (1630) y La perfecta casada de fray Luis de León (1632). Otras grandes obras que salieron de sus prensas fueron el Epítome de la biblioteca oriental y occidental de Antonio de León Pinelo (1629) y el tomo segundo de la Historia natural de Plinio (1629). Posiblemente la última impresión que hizo en vida fue la Premática sobre las cosas tocantes a la conservación y aumento de la cría del ganado con tasa fechada el 5 de marzo de 1633 (murió el día 15). También mantuvo su negocio realizando multitud de relaciones de sucesos y alegaciones fiscales.
Catalina de Barrio, primero como viuda de Juan González y después con su propio nombre, parece que siguiendo a su marido se especializó en la impresión de relaciones y, sobre todo, de alegaciones. De este último tipo de impresos hay decenas salidas de sus prensas, aunque en muchos de ellos no constan datos de impresión. Para identificarlas, como siempre, hay que tirar de sus iniciales y adornos tipográficos. Por ejemplo, esta P y este escudo se dan en muchas de estas alegaciones.
El sucesor de Catalina de Barrio fue su hijo Juan Martín del Barrio, fruto de un tercer matrimonio con Alonso Martín (no confundir con el impresor Alonso Martín de Balboa, activo en Madrid a principios del siglo XVII), al que siguieron su viuda, Mariana del Valle, Francisco Nieto de Salcedo, un segundo Juan Martín del Barrio y ya en el siglo XVIII Gabriel del Barrio y su viuda. Incluso más allá de 1750 aparece un Juan Muñoz del Valle instalado en una imprenta de la calle del Carmen: ¿sería la misma en la que había comenzado Fernando Correa de Montenegro hacía más de un siglo?

Bibliografía
Agulló y Cobo, Mercedes: La imprenta y el comercio de libros en Madrid (siglos XVI-XVIII), 1992. Tesis doctoral que permanece inédita fundamental para cualquier estudio del libro en Madrid de estos siglos. La autora basó su estudio en la consulta de archivos madrileños, el de Villla, el de Protocolos, el Histórico Nacional, los de las parroquias. Tiene un gran apartado de documentos en el que reproduce varios de los impresores aquí tratados. Se puede descargar en este enlace.
Delgado Casado, Juan: Diccionario de impresores españoles (siglos XV-XVII). Madrid: Arco Libros, 1996.
Moreno Garbayo, Justa: La imprenta en Madrid (1626-1650): [Materiales para su estudio e inventario]. Ed. de Fermín de los Reyes. Madrid: Arco Libros, 1999. Tipobibliografía de las obras impresas en Madrid en estos años, útil para un primer acercamiento al tema, pero inacabada, siempre hay que consultarla con precaución porque está llena de errores.
 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts