TEXTOS DISPERSOS (IV). GONZALO DE AYALA

¿Quién es Gonzalo de Ayala? Un impresor, más concretamente, un corrector de imprenta que trabajó dentro de la primera mitad del siglo XVII en la imprenta de Luis Sánchez y en la Imprenta Real. Como personaje del mundo de la imprenta tuvo un reconocimiento ya en su tiempo que le llevó a obtener una fama merecida de hombre erudito, lector de griego, hebreo y latín, en los círculos literarios de la Corte. Personaje que nos viene a confirmar que un buen corrector debía tener amplios conocimientos de lenguas, ortografía y tipografía. En 1615 Cristóbal Suárez de Figueroa lo cita en su obra Plaza universal de todas ciencias y artes (1):
Mencionado muchos años después de su tiempo por Alonso Víctor de Paredes en su Institución y origen del arte de la imprenta y reglas generales de los componedores (ca. 1680, el primer manual tipográfico español) (2) como un predecesor eminente en su trabajo de impresor-corrector, “hombre muy noticioso, diestro y avisado en la impresión, y en diversas facultades”. Y en la misma obra vuelve a aparecer como autoridad importante en la fijación de la ortografía castellana en la imprenta en el título del capítulo tercero: “Explicación de ortografía, según la doctrina de Felipe Mey en el Thesaurus verborum y de Guillermo Foquel en su Orthographía castellana, y conforme a la corrección que estilava Gonçalo de Ayala.”.
Sin lugar a dudas el documento más importante que tenemos es una información en derecho escrita por Ayala, en compañía del abogado Juan de Valdés para las partes más jurídicas, en nombre de los impresores de Madrid para defender su profesión como arte muy diferente de la actividad de los libreros. Este impreso salió de la imprenta en la que trabajaba Ayala, la de Luis Sánchez, en 1619, y en él encontramos pasajes preciosos sobre la profesión tipográfica (3):

El corrector (de que huvo antiguamente y ay muchos graduados en las universidades en diferentes ciencas) ha de saber gramática, ortografía, etimologías, apuntuación, colocación de acentos, tener noticia de las ciencias y buenas letras, haziéndose capaz del assumpto del libro que se imprime, conocimiento de autores, de caracteres griegos y hebreos, [cifras médicas, astrológicas, abreviaturas escolásticas], reglas de música para libros de canto, buen discurso para conocer ex antecedentibus & subsequentibus la razón confusa, elocución y arte para emendar barbarismos, solecismos, y otros defetos que se cometen en latín y romance, saber el comportamiento de las planas, para que salgan en orden, y numerosos, y cuenta para los folios. De más de esto ha de tener el oído atento a lo que se lee, la vista a lo que se mira: el entendimiento a la contextura de lo que se corrige para emendar las faltas, y tanta atención, que qualquiera defeto corre por su cuenta. […].
El componedor que junta y compone las letras, tiene sus particulares dificultades. Muchos dellos son latinos, y de componedores han venido a correctores: y assí casi es un ministerio en este particular: y los que no saben latín por lo menos han de saber la gramática castellana, poner las planas en buen orden y correspondencia, compartición de números, la traza de los árboles genealógicos y cierta cuenta particular y muy dificultosa: pues componiendo una plana, es fuerça cuente otras a buena disposición, y aquellas queden en la imaginación para componerlas después, y hazer que vengan a plana renglón: porque no todo se compone seguidamente sino alternado. Y en tantas diferencias como son las marcas de los libros, folio, quarto, octavo y los demás, ay diferentes órdenes y imposiciones, dificultad en que los más expertos yerran muchas vezes. Sin esto, tienen también conocimiento de los caracteres griegos, ligaturas, diferencias de acentos y espíritus: el de los hebreos y otros diferentes, canto, etc. […].
 El ministerio del fundidor, que es hazer las letras, tiene tanta dificultad, que para hazerse buenos caracteres, es menester mucha destreza, porque tiene tantos instrumentos y matrizes, en que se funden, y estos tan dificultosos de concertar, que son raros los que salen perfetos artífices.
Síguese otro género, que llaman tiradores, que son los que después de correcta y compuesta la que llaman forma, la imprimen, y donde se imprime, se llama prensa, que tiene tal concierto, que en su tanto es como un relox, según la variedad de instrumentos que requiere: porque son las dificultades muchas, aunque parece lo más fácil […]
También se sirve la imprenta de abridores de letras de madera y cobre, y estampas de fondo y relieve, que llaman basto y fino, retratos, armas y figuras en todo género de artes, y tinta diferente, que llaman de estampa fina […].

En otra parte del impreso Ayala trata de la introducción del arte de la imprenta en España, de la venida de impresores extranjeros y de cómo, por culpa de la llegada de libros ilegales de fuera los impresores fueron marchándose y reduciéndose los de aquí:

Floreció assí el arte de imprimir algunos años, hasta que entrando surrepticiamente libros de fuera del reyno, particulares interesses causaron daños generales a los impresores, defraudándolos de su ocupación, a los autores del fruto de sus estudios y desvelos, y a su Magestad de los derechos que se le pagavan del papel blanco, que en España se imprimía: entrando assimismo muchos libros con errores heréticos, como consta de los prohibitorios y expurgatorios que sobre ello se han impresso, […]
Por esto muchos artífices estrangeros se bolvieron a sus tierras, y los naturales se han ido acabando, y perdídose las imprentas, de suerte que apenas se hallan en algunas partes donde las huvo, memorias de lo que fueron en otro tiempo, si bien los pocos artífices que avía se conservaron hasta aora en su pacífica possessión, continuada desde sus principios por más de cien años.
En esta Corte la Magestad del religiosíssimo y santo rey don Felipe Segundo quiso bolviese a revivir este arte, mandando venir a ella desde Salamanca a Iulio de Iunti, dándole ayudas de costa, y haziéndole otras mercedes, y honrándole con título de su Impressor, y con su real presencia al arte y a sus professores en esta Corte, Alcalá de Henares y otras partes. […].

Para acabar voy a traer la otra faceta artística del corrector Gonzalo de Ayala, la de poeta. A falta de hacer un estudio más exhaustivo encontramos poemas suyos desperdigados en preliminares de obras de otros autores y en justas poéticas y otras obras colectivas (4). El que aquí traigo es raro por cuanto se oculta en una obra de tema científico, el tratado farmacéutico de Francisco Vélez de Arciniega, Theoria pharmaceutica sectiones septem… (Matriti, ex Typographia Regia, 1624).
(1) Suárez de Figueroa, Cristóbal, Plaza universal de todas ciencias y artes, En Madrid, por Luis Sánchez, 1615, f. 119 v.
(2) Dado a conocer y editado por Jaime Moll. La última vez en Madrid, Calambur, 2002.
(3) Impreso descubierto en la Biblioteca Pública de Toledo, hoy Biblioteca de Castilla-La Mancha, por Víctor Infantes que lo dio a conocer íntegramente en “La apología de la imprenta de Gonzalo de Ayala: un texto desconocido en un pleito de impresores del Siglo de Oro”, en Cuadernos bibliográficos, 44 (1982), 33-47. Reproducido también en Víctor Infantes, Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006, 195-211.
(4) Recopilados por José Simón Díaz, Bibliografía de la literatura hispánica, vol. VI, Madrid, CSIC, 1973. Habría que actualizar esta lista con otros poemas de Ayala presentes en más obras que no recogió Simón Díaz.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

PLIEGOS POÉTICOS DESCONOCIDOS EN PERUGIA

En el último número de la revista de bibliofilia Hibris (nº 67-68, enero-abril 2012) aparece un artículo de Víctor Infantes, colaborador habitual de esta publicación, en el que se da a conocer un espectacular volumen facticio lleno de pliegos poéticos españoles del siglo XVI. El libro se guarda en la biblioteca Comunale Augusta de Perugia y el profesor Infantes señala la importancia del descubrimiento y hace un repaso por su contenido. Los pliegos poéticos impresos son productos tipográficos muy escasos y no son muchos los que se conservan. Es raro, por ejemplo, contar con más de un ejemplar de determinada edición y son numerosas las ediciones citadas en bibliografía de las que hoy no se cuenta con ejemplares. Así que descubrir de repente un volumen en el que se juntaron cuarenta y dos pliegos poéticos del siglo XVI -más dos en prosa, como señala el título del artículo- con ejemplares todos desconocidos hasta ahora es una gran noticia bibliográfica. Señala el autor grandes aportaciones a la historia de la imprenta valenciana y, sobre todo, a la conquense. Y además literariamente su contenido es riquísimo. Dos ejemplos de los citados por Víctor Infantes: una edición de las Coplas de Manrique desconocida impresa en Cuenca y tres nuevas obras de Juan de Timoneda. Además de obras de Juan del Enzina, Onofre Almodóvar, Bartolomé Aparicio, Francisco de Argüello, Ausias Izquierdo, Diego de Morejón… Esperamos con sumo interés la próxima aparición del Suplemento al Nuevo Diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI) donde el autor hará un análisis más exhaustivo de todo el volumen.
Algo de bibliografía sobre pliegos poéticos

Biblioteca Nacional (España). Catálogo de pliegos sueltos poéticos de la Biblioteca Nacional: siglo XVII. Madrid: Universidad de Alcalá; Biblioteca Nacional, 1998.
Durán, Agustín. Romancero general ó Colección de romances castellanos, anteriores al siglo XVIII. Madrid, 1849-1851.
García de Enterría, María Cruz. Sociedad y poesía de cordel en el Barroco. Madrid: Taurus, 1973.
García de Enterría, María Cruz. Pliegos poéticos españoles en siete bibliotecas portuguesas (siglo XVII). [Alcalá de Henares]: Universidad de Alcalá, Servicio de Publicaciones, 2000. 
Infantes, Víctor. “Nuevas de poesía áurea. Cuarenta y dos pliegos poéticos desconocidos del siglo XVI, más dos en prosa”, en Hibris: Revista de Bibliofilia, nº 67-68, enero-abril 2012, p. 38-45.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Diccionario Bibliográfico de pliegos sueltos poeticos (Siglo XVI). Madrid: Castalia, 1970.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Nuevo diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI). 
Ed. corr. y act. / por Arthur L.-F. Askins y Víctor Infantes. Madrid: Castalia, 1997.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

BIBLIOGRAFÍA MATERIAL, IMPRENTA Y LITERATURA: EL CASO DE LA FAMA PÓSTUMA DE LOPE DE VEGA

Por decirlo en pocas palabras la bibliografía material es la disciplina que trata del libro desde el punto de vista de su fabricación. Cómo fue hecho y qué elementos lo componen a partir de su descripción material: papel, tipografía, formato, disposición del texto, partes del texto, adornos tipográficos, grabados, signaturas, reclamos, numeración… A la vista de varios ejemplares, cuantos más mejor, se puede hacer una descripción completa y pormenorizada de la edición a la que representan señalando las diferencias significativas entre ellos si las hubiere. Las tipobibliografías modernas que se han hecho en España, con mayor o menor fortuna, desde la edición de la obra de Julián Martín Abad sobre la imprenta en Alcalá de Henares en el siglo XVI, han seguido casi todas los dictados teóricos establecidos por la bibliografía material.
Veamos de manera resumida cuáles son estas partes básicas que cualquier descripción de este tipo tiene que señalar. Primero unos datos básicos: formato, colación, extensión de la obra, erratas de signaturas y de paginación, tipo de letra, otros elementos como iniciales grabadas, adornos tipográficos, grabados, apostillas marginales, reclamos, disposición del texto en columnas. A continuación la identificación y descripción de las diferentes partes de la obra indicando qué lugar ocupan: portada con transcripción facsimilar, textos preliminares, texto de la obra señalando sus diferentes partes si las tiene, índices y colofón. Las descripciones más rigurosas incluyen todos estos elementos y pueden añadir una identificación de los tipos indicando su tamaño o una transcripción facsimilar de muchas más partes del texto. Esta forma de describir una obra impresa es fundamental para conocer el modo en el que fue compuesta y los avatares que pudo tener en su proceso de impresión.
Los casos son muy variados y no todos los libros son iguales ni presentan las mismas características, obvio. Por la fecha de composición no tiene nada que ver un incunable con un libro del siglo XVII, por ejemplo, y por el tipo de impreso no tiene nada que ver uno de pocas hojas con un libro de cientos de páginas. O por el país de fabricación tampoco. Cada libro puede necesitar una descripción diferente dependiendo de las características que posea. Eso por no hablar de los ejemplares: uno puede conocer 15 ejemplares de una misma edición y haber analizado 10 de ellos resultando todos iguales y de entre los 5 que no ha podido describir por la circunstancia que sea encontrarse uno con una importante diferencia con el resto.
En el caso de las obras literarias la bibliografía material es una importante herramienta para descubrir variantes. Bibliografía material y crítica textual se dan la mano. Las obras literarias requieren una descripción pormenorizada de su contenido pues además suelen ser las que más diferencias presentan de un ejemplar a otro. Para ilustrar esta entrada me voy a fijar en una obra promovida por Juan Pérez de Montalbán en 1636, la Fama pósthuma a la vida y muerte del doctor frey Lope Félix de Vega Carpio, editada en Madrid en la Imprenta del Reino. En su interior hay decenas de composiciones poéticas y a la vista de dos ejemplares aparentemente iguales he encontrado lo siguiente:
En el recto del folio 42 vemos que cada ejemplar contiene una composición poética diferente lo que causa que los cuadernos F sean distintos. En términos de descripción bibliográfica material se expresaría así el primer caso (hasta el final del cuaderno F):
f.42 r-46 r: En la Muerte del Fenix de España Frey Lope Felix de Vega Carpio. La señora doña Bernarda Francisca de la Cerda.

No de laurel las musas coronadas, / …

[Al final, adorno tip.].

f.46 v-48 r: Elegia. En la Muerte de Lope de Vega Carpio, &c. Por don Gabriel Bocangel y Vnçueta, …

Si Reduzido a numeros el llanto / …

[Al final, adorno tip.].

f.48 v: Christophori Salazarij Mardones Cippus sepulcralis.
Y el segundo:

f.42 r-46 v: En la Muerte del Fenix de España Frey Lope Felix de Vega Carpio. De la señora doña Bernarda Ferreyra de la Cerda.

Entre dos altos riscos del Parnaso / …

f.47 r-48 r: Elegia. En la Muerte de Lope de Vega Carpio, &c. Por don Gabriel Bocangel y Vnçueta, …

Si Reduzido a numeros el llanto / …

f.48 v: Christophori Salazarij Mardones Cippus sepulcralis.

En el caso de haber hecho una descripción sin detalle del contenido esta importante diferencia que ocasiona la existencia de dos estados habría pasado inadvertida. Por otro lado, gracias a este análisis material también sabemos que la primera de las dos variantes fue impresa antes porque en la segunda el cajista o componedor de la imprenta para no tener que modificar más cuadernos tuvo que emplear un tipo de letra más pequeño y prescindir de los adornos tipográficos que sí están en el primer estado. En Google Books están digitalizados estos dos ejemplares pertenecientes a la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla.

Algo de bibliografía

Tres obras básicas (por orden cronológico)

McKerrow, Ronald B. Introducción a la bibliografía material. Trad. Isabel Moyano Andrés; rev. Julián Martín Abad. Madrid: Arco Libros, 1998. [Primera ed. en inglés en 1927].
Bowers, Fredson. Principios de descripción bibliográfica. Madrid: Arco Libros, 2001. [Primera ed. en inglés en 1949].
Gaskell, Philip. Nueva introducción a la bibliografía material. Pról. y rev. técnica José Martínez de Sousa. Gijón: Trea, 1999. [Traducción con algunos errores en cuanto a terminología. Primera ed. en inglés en 1972].

Tipobibliografías españolas, dos buenos ejemplos.

Martín Abad, Julián. La imprenta en Alcalá de Henares (1502-1600). Introducción a la “Tipobibliografía Española”; José Simón Díaz. Madrid: Arco Libros, 1991.
Fernández Valladres, Mercedes. La imprenta en Burgos (1501-1600). Madrid: Arco Libros, 2005.

Sobre bibliografía de Juan Pérez de Montalbán:

Profeti, Maria Grazia. Per una bibliografia de J. Perez de Montalbán. Verona: Universita degli Studi di Padova, Istituto di lingue e letterature straniere di Verona, 1976. [Completada con Addenda e corrigenda, 1982]. Disponibles en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Ninguna de las dos obras señala los estados aquí descritos de la Fama pósthuma.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

TEXTOS DISPERSOS (II). MARÍA DE ZAYAS

En esta segunda entrega voy a tratar de los poemas en preliminares y en obras colectivas de María de Zayas, quien últimamente ha sido tema de interés para dos blogs amigos (uno y otro). Aparecieron composiciones suyas en las siguientes obras:
– La fábula de Píramo y Tisbe / Miguel Botello de Carvallo. Madrid: Viuda de Fernando Correa, 1621.
– Prosas y versos del pastor de Clenarda / Miguel Botello de Carvallo. Madrid: Viuda de Fernando Correa Montenegro, 1622.
Orfeo en lengua castellana / Juan Pérez de Montalbán. Madrid: Viuda de Alonso Martín, 1624.
Experiencias de amor y fortuna / Francisco de Quintana [pseudónimo, Francisco de las Cuevas]. Madrid: Viuda de Alonso Martín, 1626.
– El Adonis / Antonio del Castillo de Larzával. Salamanca: Oficina de Jacinto Tarberniel, 1632.
Fama pósthuma a la vida y muerte del Doctor Frey Lope Félix de Vega Carpio / Juan Pérez de Montalbán. Madrid: Imprenta del Reyno, 1636.
Lágrimas panegíricas a la temprana muerte del … Doctor Juan Pérez de Montalbán / Pedro Grande de Tena. Madrid: Imprenta del Reyno, 1639.
Simón Díaz en Textos dispersos de autores españoles [1978] reproduce todos los poemas excepto el del Adonis y es que este ha sido el más esquivo para los investigadores. Desde Serrano y Sanz y sus Apuntes para una biblioteca de escritoras españolas [1903-1905] que no lo vio hasta últimamente, el volumen II del Diccionario Filológico de Literatura Española (siglo XVII) [2010] donde también se menciona, pero sin citar su primer verso por no haberse visto ningún ejemplar. En la biblioteca de la Universidad de Santiago de Compostela se conserva el que creo que es el único ejemplar conocido de esta obra y ya está digitalizado y disponible en su catálogo (por cierto, con la fecha equivocada por culpa de la manipulación a mano que sufre el año de la portada: 1632 alguien lo convirtió en 1633). También fue recogido por Bustamante en los Catálogos de la Biblioteca Universitaria, III, Impresos del siglo XVII, tomo primero 1600-1699 [1945]. Este ejemplar sí fue conocido por Barbeito Carneiro en el vol. II de Escritoras madrileñas del siglo XVII [1989] y así el poema de Zayas, al igual que el resto, es convenientemente reproducido. Recientemente Don W. Cruickshank ha publicado un artículo tratando de este Adonis basándose en el ejemplar de Santiago. En él se fija sobre todo en otros autores que aparecen en los preliminares de la obra y en el estilo poético del Adonis del que identfica influencias de Góngora. A María de Zayas la acompañan en preliminares composiciones de Calderón de la Barca,  Antonio Hurtado de Mendoza, Mira de Amescua, Juan Pérez de Montalbán, Jerónimo de Villaizán y Tirso de Molina, entre otros. La imagen de la página del poema de María de Zayas es la que aquí incluyo. Para otras composiciones poéticas que Zayas escribió para sus obras en prosa se puede consultar la amplia selección que hizo Julián Olivares en Tras el espejo la musa escribe [1993].
Bibliografía:
Barbeito Carneiro, María Isabel: Escritoras madrileñas del siglo XVII: estudio bibliográfico-critico. Madrid: Universidad Complutense, 1986. 2 v.
Bustamante y Urrutia, José Mª: Catálogos de la Biblioteca Universitaria. III. Impresos del siglo XVII: tomo primero 1600-1669. Santiago: Universidad de Santiago de Compostela, Secretariado de publicaciones, 1945.
Cruickshank, Don W.: “The lost Adonis of Antonio del Castillo de Larzával”, en Bulletin of Hispanic Studies, vol. 86, nº 6 (2009), p. 813-822.
Diccionario filológico de literatura española (siglo XVII) / dirección Pablo Jauralde Pou ; coordinación Delia Gavela, Pedro C. Rojo Alique. Madrid: Castalia, 2010. 2 v.
Serrano y Sanz, Manuel. Apuntes para una Biblioteca de Escritoras Españolas desde el año 1401 al 1833. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra, 1903-1905. 2 v.
Simón Díaz, José: Textos dispersos de autores españoles. I. Impresos del Siglo de Oro. Madrid: CSIC, 1978 (Cuadernos bibliográficos; 36).
Tras el espejo la musa escribe: lírica femenina de los Siglos de Oro / ed., introd. y notas Julián Olivares, Elizabeth S. Boyce. Madrid: Siglo Veintiuno de España, 1993.


Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

TEXTOS DISPERSOS (I). LOPE DE VEGA

José Simón Díaz en su labor incansable como bibliógrafo  e investigador de la literatura española se dedicó durante varios años a publicar textos de los autores españoles de los Siglos de Oro que se encuentran escondidos en obras de otros autores o en obras colectivas. Su fuente principal para nutrirse de estos textos fueron los preliminares de los libros. En varias entregas fue publicándolos en la Revista de Literatura y finalmente los reunió todos en Textos dispersos de autores españoles. I: Impresos del Siglo de Oro. En estas páginas se publicaron poemas y textos en prosa (prólogos y aprobaciones sobre todo) de autores como Calderón de la Barca, Vélez de Guevara, Salas Barbadillo, Juan Pérez de Montalbán, Bocángel, Castillo Solórzano, Mira de Amescua, Paravicino y Arteaga, entre otros.
Tiene otras publicaciones Simón Díaz en las que se interesa por este tipo de textos y en su gran bibliografía, la BLH (Bibliografía de la Literatura Hispánica) hay entradas dedicadas a ellos. En un tiempo en el que todavía no se manejaba el concepto de “paratexto” fue Simón Díaz un precursor en el estudio de este tipo de piezas. También se refleja así en su otra gran obra, El libro español antiguo: análisis de su estructura, donde define con maestría cómo eran las distintas piezas paratextuales que conforman el libro español del Siglo de Oro. Otra fuente fundamental para conocer estos textos son las tipobibliografías, las buenas -que no todas lo son-, donde se plasma su presencia y en el caso de la poesía se copia por lo menos el primer verso de los poemas.
A partir de esta entrada iré dejando aquí algunos de estos textos e intentaré no repetir ninguno de los publicados ya por Simón Díaz. En la desconocida obra del religioso de Ocaña Lorenzo de Santa Ana titulada Noches de Navidad (En Madrid: por Francisco Martínez, 1630) con ejemplar único en la Biblioteca de Castilla-La Mancha aparece el siguiente poema de Lope de Vega dedicado al autor en el recto de la hoja correspondiente a ¶5 en los preliminares:
A Lorenço de Santa Anta Fr. Lope Félix de Vega Carpio del Hábito de S. Iuan.
Décima.
Noche en que los Cielos dora
Sol diuino en carne humana
claro está que de Santa Ana 
truxo la cándida Aurora:
vos cuya Musa decora
la Seráfica harmonía
hazéis repitiendo el día, 
y la gloria de Dios hombre, 
que respete en vos el nombre
de la Madre de María.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts