De Juan de la Cuesta a los Herederos de Pedro Madrigal y María de Quiñones

Resumen

Tras una introducción sobre la historia de la imprenta que Pedro Madrigal estableció en Madrid en 1586, este artículo se centra en las producciones del taller desde la última que se realizó bajo el nombre de Juan de la Cuesta en 1625 hasta los últimos impresos en los que aparecen los Herederos de la Viuda de Pedro Madrigal en 1639, una mención que se venía simultaneando con el nombre de María de Quiñones desde 1632. Finalmente se da el corpus bibliográfico de los impresos de esta etapa, desde 1625 a 1639, y por primera vez se hace la descripción bibliográfica material del último impreso en el que aparece el nombre de Juan de la Cuesta, la Tercera y cuarta partes  de Fuente de Aganipe de 1627.

[Descargar artículo]

Introducción

La historia de la imprenta que abrió Pedro Madrigal en Madrid en 1586 es ya bastante conocida y de ella se han ocupado diferentes autores desde hace más de un siglo. Así, resultan fundamentales para su estudio las obras de Pérez Pastor (1897 y 1926), Morato (1925), Schneer (1973), Agulló y Cobo (1992), Ruiz Fidalgo (1998) y Bécares (2004) (para sus inicios en Salamanca), Jaime Moll (2005, a, b y c), Reyes (2009), Reyes/González-Sarasa (2013) y, últimamente, Laura Puerto Moro (2018). Pedro Madrigal, procedente de Salamanca, donde había trabajado como componedor y regente de la imprenta de María de Neyla, viuda de Juan María de Terranova, se instaló con imprenta en Madrid en 1586, transportando consigo prensas y material tipográfico del taller de Domingo de Portonariis, adquiridas en 1582. A su muerte, en octubre de 1593, su mujer, María Rodríguez de Rivalde (o Ribalde) se hizo cargo del negocio y siguió trabajando en la imprenta con el pie “En casa de Pedro Madrigal” o “En la Imprenta de Pedro Madrigal”. El 31 de mayo de 1595 María se casa con Juan Íñiguez de Lequerica, impresor alcalaíno, pero el matrimonio solo dura hasta octubre de ese año. Esta relación es importante porque gracias a ella conocemos un magnífico documento con la dote de María Rodríguez de Rivalde en el que se da detalle de los elementos materiales y humanos del taller de imprenta (reproducido por Pérez Pastor, 1897, pp. 385-396, y por Agulló y Cobo, pp. 625-630). Con la separación, la dote le fue devuelta a la impresora. Es posible que durante un breve periodo de tiempo el taller fuera regentado por un segundo Pedro Madrigal, probablemente sobrino del primero, pero los documentos sobre él son muy escasos y en ningún caso permiten asegurar ninguna de estas dos hipótesis.

El primer documento que se conoce de Juan de la Cuesta como trabajador de la imprenta de Madrigal es de 1599 y es a partir del 18 de mayo de 1602, con un poder otorgado por María Rodríguez (Moll, 2005c, p. 479), cuando se hace con las riendas del negocio[1]. Además, en junio de ese año, se casa con María de Quiñones, sobrina de María Rodríguez de Rivalde. Juan de la Cuesta empieza a firmar los impresos a partir de 1604, si bien durante este primer año en algunos de ellos se mezclan las dos menciones: “En casa de Pedro Madrigal” en portada, “Por Juan de la Cuesta” en colofón; o “Excudebat Petrus Madrigal” en portada, “Por Juan de la Cuesta” en colofón. El impresor del Quijote se hace cargo de la imprenta hasta finales de 1607, época en la que ante notario deja la dirección a su mujer y se marcha a Sevilla con la intención de viajar a Indias. El taller quedó en este momento bajo la dirección técnica de Jerónimo de Salazar, impresor que había ejercido el oficio en la Imprenta Real.

Gracias a la rica documentación encontrada por Laura Puerto Moro (2018) en el Archivo Histórico Nacional conocemos una serie de datos hasta ahora desconocidos. Así, en la copia del testamento de María Rodríguez de Rivalde, inserta en el expediente del pleito de María de Quiñones iniciado en 1633 contra el Hospital de los Desamparados, aparecen datos fundamentales para ir completando la historia del taller. El documento lleva fecha de 24 de marzo de 1627 y en él María Rodríguez de Rivalde nombra heredera universal a María de Quiñones, anulando cualquier poder anterior, entre ellos el de 1602 en favor de Juan de la Cuesta. También gracias a este documento se sabe de manera irrefutable que Quiñones era sobrina de María Rodríguez de Rivalde por parte de hermana, a pesar de que Juan de la Cuesta se refiere en varios documentos a esta última como su suegra.

A partir de la muerte de María Rodríguez, el 26 de abril de 1627, empieza a aparecer en los impresos la mención “Por los herederos de la viuda de Pedro Madrigal”, mientras que hasta 1625 la mención que se mantuvo fue la de “Juan de la Cuesta”, nombre comercial, pues la persona física ya no estaba en el negocio desde finales de 1607. Veamos ahora, con los testimonios impresos, las diferentes menciones de la imprenta desde la década de 1620. En 1632 llega el primer impreso con la mención de María de Quiñones, simultaneándose con la de los herederos de la viuda de Pedro Madrigal hasta 1639. A partir de 1640, y ya hasta el final de la imprenta en 1665, la única mención fue la de María de Quiñones. Explicaremos con detalle la razón de todos estos años. Sigue leyendo

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

FERNANDO CORREA DE MONTENEGRO, JUAN GONZÁLEZ Y CATALINA DE BARRIO Y ANGULO, VIUDA DE AMBOS

En la calle del Carmen de Madrid, frente a la iglesia del mismo nombre, se encontraba una de las imprentas con más historia de la ciudad. Parece que inició su actividad con Fernando Correa de Montenegro en 1620 y se mantuvo activa hasta bien entrado el siglo XVIII con los sucesivos herederos. Vamos a fijarnos en su primera etapa, la que lleva desde Fernando Correa hasta su viuda Catalina de Barrio, pasando por el segundo marido de esta, Juan González. En Letras capitales he subido tres álbumes, uno para cada impresor, con iniciales grabadas y otros elementos tipográficos que utilizaron en la imprenta.
Sobre Fernando Correa aún quedan muchos interrogantes por resolver. Según Pérez Pastor y Agulló es el mismo impresor que trabajó en 1566 y 1567 para el Cardenal Infante en Lisboa. También se dice que era hermano de Manuel Correa de Montenegro, corrector de imprenta que trabajó en Salamanca a finales del siglo XVI. El caso es que estuvo al frente de la imprenta de la calle del Carmen solo dos años, 1620 y 1621. En 1621 su mujer, Catalina de Barrio y Angulo, ya firma los impresos del taller bajo la denominación de «Viuda de Fernando Correa de Montenegro».  Sin embargo, en 1623 contrae matrimonio con Juan González, hijo de Domingo González, importante librero madrileño de esta primera mita del siglo XVII. De 1623 a 1633 tenemos, por tanto, a Juan González imprimiendo bajo su nombre. A su muerte, producida el 15 de marzo de 1633, Catalina de Barrio vuelve a ponerse al frente del taller y a firmar sus impresos, primero como «Viuda de Juan González» y, a partir de 1640 y hasta que fallece en 1651, como «Catalina de Barrio y Angulo» (a veces solo como «Catalina de Barrio»).
Tipográficamente he encontrado algún elemento que es utilizado por los tres impresores de esta primera etapa. Una muestra es esta D: 

Sin embargo, parece que Juan González aportó nuevo material y dejó de utilizar iniciales de este tipo:

Es característico de las impresiones de Juan González, y posteriormente de Catalina de Barrio, un juego de iniciales adornadas en su interior con angelotes:

De las escasas impresiones que hizo Fernando Correa se pueden destacar la Arcadia y la Decimoquinta y la Decimoséptima partes de las comedias de Lope de Vega (ambas de 1621) y los tres libros del Parto de la Virgen de Sannazaro (1620). 
Arcadia (1621). Ejemplar de la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid
 De Juan González, que empezó como empleado de la imprenta de Luis Sánchez, podemos destacar la impresión de algunas obras literarias como las Rimas de Gabriel de Bocángel y la Parte veinte de las comedias de Lope de Vega (1627), las Comedias de Juan Ruiz de Alarcón y los Sucessos y prodigios de amor de Juan Pérez de Montalbán (1628), el Polifemo de Góngora (1629), el Laurel de Apolo de Lope de Vega (1630) y La perfecta casada de fray Luis de León (1632). Otras grandes obras que salieron de sus prensas fueron el Epítome de la biblioteca oriental y occidental de Antonio de León Pinelo (1629) y el tomo segundo de la Historia natural de Plinio (1629). Posiblemente la última impresión que hizo en vida fue la Premática sobre las cosas tocantes a la conservación y aumento de la cría del ganado con tasa fechada el 5 de marzo de 1633 (murió el día 15). También mantuvo su negocio realizando multitud de relaciones de sucesos y alegaciones fiscales.
Catalina de Barrio, primero como viuda de Juan González y después con su propio nombre, parece que siguiendo a su marido se especializó en la impresión de relaciones y, sobre todo, de alegaciones. De este último tipo de impresos hay decenas salidas de sus prensas, aunque en muchos de ellos no constan datos de impresión. Para identificarlas, como siempre, hay que tirar de sus iniciales y adornos tipográficos. Por ejemplo, esta P y este escudo se dan en muchas de estas alegaciones.
El sucesor de Catalina de Barrio fue su hijo Juan Martín del Barrio, fruto de un tercer matrimonio con Alonso Martín (no confundir con el impresor Alonso Martín de Balboa, activo en Madrid a principios del siglo XVII), al que siguieron su viuda, Mariana del Valle, Francisco Nieto de Salcedo, un segundo Juan Martín del Barrio y ya en el siglo XVIII Gabriel del Barrio y su viuda. Incluso más allá de 1750 aparece un Juan Muñoz del Valle instalado en una imprenta de la calle del Carmen: ¿sería la misma en la que había comenzado Fernando Correa de Montenegro hacía más de un siglo?

Bibliografía
Agulló y Cobo, Mercedes: La imprenta y el comercio de libros en Madrid (siglos XVI-XVIII), 1992. Tesis doctoral que permanece inédita fundamental para cualquier estudio del libro en Madrid de estos siglos. La autora basó su estudio en la consulta de archivos madrileños, el de Villla, el de Protocolos, el Histórico Nacional, los de las parroquias. Tiene un gran apartado de documentos en el que reproduce varios de los impresores aquí tratados. Se puede descargar en este enlace.
Delgado Casado, Juan: Diccionario de impresores españoles (siglos XV-XVII). Madrid: Arco Libros, 1996.
Moreno Garbayo, Justa: La imprenta en Madrid (1626-1650): [Materiales para su estudio e inventario]. Ed. de Fermín de los Reyes. Madrid: Arco Libros, 1999. Tipobibliografía de las obras impresas en Madrid en estos años, útil para un primer acercamiento al tema, pero inacabada, siempre hay que consultarla con precaución porque está llena de errores.
 

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

TEXTOS DISPERSOS (IV). GONZALO DE AYALA

¿Quién es Gonzalo de Ayala? Un impresor, más concretamente, un corrector de imprenta que trabajó dentro de la primera mitad del siglo XVII en la imprenta de Luis Sánchez y en la Imprenta Real. Como personaje del mundo de la imprenta tuvo un reconocimiento ya en su tiempo que le llevó a obtener una fama merecida de hombre erudito, lector de griego, hebreo y latín, en los círculos literarios de la Corte. Personaje que nos viene a confirmar que un buen corrector debía tener amplios conocimientos de lenguas, ortografía y tipografía. En 1615 Cristóbal Suárez de Figueroa lo cita en su obra Plaza universal de todas ciencias y artes (1):
Mencionado muchos años después de su tiempo por Alonso Víctor de Paredes en su Institución y origen del arte de la imprenta y reglas generales de los componedores (ca. 1680, el primer manual tipográfico español) (2) como un predecesor eminente en su trabajo de impresor-corrector, «hombre muy noticioso, diestro y avisado en la impresión, y en diversas facultades». Y en la misma obra vuelve a aparecer como autoridad importante en la fijación de la ortografía castellana en la imprenta en el título del capítulo tercero: «Explicación de ortografía, según la doctrina de Felipe Mey en el Thesaurus verborum y de Guillermo Foquel en su Orthographía castellana, y conforme a la corrección que estilava Gonçalo de Ayala.».
Sin lugar a dudas el documento más importante que tenemos es una información en derecho escrita por Ayala, en compañía del abogado Juan de Valdés para las partes más jurídicas, en nombre de los impresores de Madrid para defender su profesión como arte muy diferente de la actividad de los libreros. Este impreso salió de la imprenta en la que trabajaba Ayala, la de Luis Sánchez, en 1619, y en él encontramos pasajes preciosos sobre la profesión tipográfica (3):

El corrector (de que huvo antiguamente y ay muchos graduados en las universidades en diferentes ciencas) ha de saber gramática, ortografía, etimologías, apuntuación, colocación de acentos, tener noticia de las ciencias y buenas letras, haziéndose capaz del assumpto del libro que se imprime, conocimiento de autores, de caracteres griegos y hebreos, [cifras médicas, astrológicas, abreviaturas escolásticas], reglas de música para libros de canto, buen discurso para conocer ex antecedentibus & subsequentibus la razón confusa, elocución y arte para emendar barbarismos, solecismos, y otros defetos que se cometen en latín y romance, saber el comportamiento de las planas, para que salgan en orden, y numerosos, y cuenta para los folios. De más de esto ha de tener el oído atento a lo que se lee, la vista a lo que se mira: el entendimiento a la contextura de lo que se corrige para emendar las faltas, y tanta atención, que qualquiera defeto corre por su cuenta. […].
El componedor que junta y compone las letras, tiene sus particulares dificultades. Muchos dellos son latinos, y de componedores han venido a correctores: y assí casi es un ministerio en este particular: y los que no saben latín por lo menos han de saber la gramática castellana, poner las planas en buen orden y correspondencia, compartición de números, la traza de los árboles genealógicos y cierta cuenta particular y muy dificultosa: pues componiendo una plana, es fuerça cuente otras a buena disposición, y aquellas queden en la imaginación para componerlas después, y hazer que vengan a plana renglón: porque no todo se compone seguidamente sino alternado. Y en tantas diferencias como son las marcas de los libros, folio, quarto, octavo y los demás, ay diferentes órdenes y imposiciones, dificultad en que los más expertos yerran muchas vezes. Sin esto, tienen también conocimiento de los caracteres griegos, ligaturas, diferencias de acentos y espíritus: el de los hebreos y otros diferentes, canto, etc. […].
 El ministerio del fundidor, que es hazer las letras, tiene tanta dificultad, que para hazerse buenos caracteres, es menester mucha destreza, porque tiene tantos instrumentos y matrizes, en que se funden, y estos tan dificultosos de concertar, que son raros los que salen perfetos artífices.
Síguese otro género, que llaman tiradores, que son los que después de correcta y compuesta la que llaman forma, la imprimen, y donde se imprime, se llama prensa, que tiene tal concierto, que en su tanto es como un relox, según la variedad de instrumentos que requiere: porque son las dificultades muchas, aunque parece lo más fácil […]
También se sirve la imprenta de abridores de letras de madera y cobre, y estampas de fondo y relieve, que llaman basto y fino, retratos, armas y figuras en todo género de artes, y tinta diferente, que llaman de estampa fina […].

En otra parte del impreso Ayala trata de la introducción del arte de la imprenta en España, de la venida de impresores extranjeros y de cómo, por culpa de la llegada de libros ilegales de fuera los impresores fueron marchándose y reduciéndose los de aquí:

Floreció assí el arte de imprimir algunos años, hasta que entrando surrepticiamente libros de fuera del reyno, particulares interesses causaron daños generales a los impresores, defraudándolos de su ocupación, a los autores del fruto de sus estudios y desvelos, y a su Magestad de los derechos que se le pagavan del papel blanco, que en España se imprimía: entrando assimismo muchos libros con errores heréticos, como consta de los prohibitorios y expurgatorios que sobre ello se han impresso, […]
Por esto muchos artífices estrangeros se bolvieron a sus tierras, y los naturales se han ido acabando, y perdídose las imprentas, de suerte que apenas se hallan en algunas partes donde las huvo, memorias de lo que fueron en otro tiempo, si bien los pocos artífices que avía se conservaron hasta aora en su pacífica possessión, continuada desde sus principios por más de cien años.
En esta Corte la Magestad del religiosíssimo y santo rey don Felipe Segundo quiso bolviese a revivir este arte, mandando venir a ella desde Salamanca a Iulio de Iunti, dándole ayudas de costa, y haziéndole otras mercedes, y honrándole con título de su Impressor, y con su real presencia al arte y a sus professores en esta Corte, Alcalá de Henares y otras partes. […].

Para acabar voy a traer la otra faceta artística del corrector Gonzalo de Ayala, la de poeta. A falta de hacer un estudio más exhaustivo encontramos poemas suyos desperdigados en preliminares de obras de otros autores y en justas poéticas y otras obras colectivas (4). El que aquí traigo es raro por cuanto se oculta en una obra de tema científico, el tratado farmacéutico de Francisco Vélez de Arciniega, Theoria pharmaceutica sectiones septem… (Matriti, ex Typographia Regia, 1624).
(1) Suárez de Figueroa, Cristóbal, Plaza universal de todas ciencias y artes, En Madrid, por Luis Sánchez, 1615, f. 119 v.
(2) Dado a conocer y editado por Jaime Moll. La última vez en Madrid, Calambur, 2002.
(3) Impreso descubierto en la Biblioteca Pública de Toledo, hoy Biblioteca de Castilla-La Mancha, por Víctor Infantes que lo dio a conocer íntegramente en «La apología de la imprenta de Gonzalo de Ayala: un texto desconocido en un pleito de impresores del Siglo de Oro», en Cuadernos bibliográficos, 44 (1982), 33-47. Reproducido también en Víctor Infantes, Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006, 195-211.
(4) Recopilados por José Simón Díaz, Bibliografía de la literatura hispánica, vol. VI, Madrid, CSIC, 1973. Habría que actualizar esta lista con otros poemas de Ayala presentes en más obras que no recogió Simón Díaz.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

UNA IMPRESORA DESCONOCIDA: LA VIUDA DE JUAN DE ERASO

Podría haber añadido esta noticia a la entrada anterior, pero el desorden de mis papeles a veces me supera. Habiendo encontrado lo que quería, mi modesta contribución al tema de las mujeres impresoras es dar a conocer el nombre de una hasta ahora nunca citada. Se trata de la viuda de Juan de Eraso, recuperada gracias a un impreso que se esconde en un tomo de varios en la Biblioteca Nacional de Madrid. Va la descripción del impreso:
Pareja, Francisco de (S.I.): Sosiego, y seguridad de penitentes en tomar confessores, para no errar, y condenarse. Defensa y luz de confessores por el padre Francisco de Pareia, prepósito de la Casa Professa de la Compañía de Iesús de Madrid, y calificador de la Suprema Inquisición. [colofón:] En Madrid. Por la Viuda de Juan de Eraso. [s.a.].
Fol.-2 f.
Madrid. Nacional. Mss/8718 (f.634-635).
 
Una pista para datar el impreso es la cita que se hace en la obra del Aviso de confessores y guía de penitentes del padre Martín de San José, publicado en Madrid en 1649. Así que por su forma tipográfica y por hacer mención de esta obra como algo reciente seguramente se imprimió en la decada de los 50 de ese siglo XVII. Otra pista es este Francisco de Pareja de la Compañía de Jesús del que en el Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico he encontrado un par de registros manuscritos fechados en los años 30 y 40 de la citada centuria. 
En cuanto a la impresora, lo que más nos interesa, en el Diccionario de impresores españoles de Juan Delgado lo único que encuentro es un Juan Eraso del que se cita una obra impresa en Pamplona en 1627. ¿Se trataría del mismo Juan de Eraso? ¿Se desplazó a Madrid, allí siguió imprimiendo y su labor la continuó su viuda? En otra obra fundamental, La imprenta y el comercio de libros en Madrid (siglos XVI-XVIII) de Mercedes Agulló, encontramos una pista que nos puede encaminar mejor. El impresor Andrés de Parra y su mujer, María Hernández, tuvieron dos hijos, Jacinto y María. Esta María de Parra se casó con un Juan de Eraso, pero este no era impresor, sino secretario de la Inquisición de Barcelona. Sin embargo, Juan de Eraso fue testamentario de Andrés de Parra y a la muerte de este en 1648 la imprenta pasó a manos de sus hijos, Jacinto y María. Con la mención de Herederos de Andrés de Parra se conocen al menos dos obras impresas (1649 y 1653). ¿Pudo María de Parra, una vez viuda, imprimir al menos una vez utilizando el nombre de su marido? Solo nuevos documentos y algún otro impreso desconocido pueden ayudar a resolver este misterio.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

DE NUEVO SOBRE LA HISTORIA VERDADERA DE BERNAL DÍAZ DEL CASTILLO

Una antigua entrada de este blog, ampliada gracias a una mayor investigación, me ha servido para publicar un artículo en el último número del Boletín de la Real Academia Española. De nuevo explicando que existen dos ediciones diferentes, una de ellas contrahecha, en la que consta el año 1632 en portada y que muchos siguen considerando primera edición, y la primera, con la portada calcográfica de Juan de Courbes. Se establece con seguridad en el artículo que hubo dos estados de la primera edición y una edición contrahecha muy posterior. Gracias a un estudio tipobibliográfico exhaustivo se han individualizado las dos variantes principales de la primera edición, diferenciadas porque una de ellas cuenta con un capítulo final que no tiene la otra y por la corrección de dos erratas tipográficas (en signatura Ii3 y en año de apostilla marginal en el f. 251 v.). Además, hay otras variantes que surgen de los dos estados principales. Por otra parte, se demuestra que la edición contrahecha es de finales del siglo XVII o principios del XVIII y que fue compuesta tomando como modelo un ejemplar del primer estado de la primera edición. Para hacer más claro todo este batiburrillo, copio aquí un cuadro resumen. 
Cuadro resumen de los estados de la primera edición
A1
5 h., 254 f., 6 h.
Yy3 (en lugar de Ii3) y 1500 (en lugar de 1550)
A2
11 h., 256 f. Algunos ejemplares 5 h., 256 f., 6 h.
Ii3 y 1550
A3
11 h., 254 f.
Ii3 y 1550
A4
5 h., 256 f., 6 h.
Yy3 (en lugar de Ii3) y 1500 (en lugar de 1550)

 

La Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla de la Universidad Complutense tiene la suerte de tener un ejemplar de cada uno de los dos estados de la primera edición y otro de la edición contrahecha. Ahí van las imágenes de las diferencias principales que hay entre ellos.
Estado A1. M-UCM. FG 2249
Estado A1. M-UCM. FG 2249
Estado A2. M-UCM. FLL 30096
Estado A2. M-UCM. FLL 30096
Ed. contrahecha. M-UCM. FG 2248

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts