PLIEGOS POÉTICOS DESCONOCIDOS EN PERUGIA

En el último número de la revista de bibliofilia Hibris (nº 67-68, enero-abril 2012) aparece un artículo de Víctor Infantes, colaborador habitual de esta publicación, en el que se da a conocer un espectacular volumen facticio lleno de pliegos poéticos españoles del siglo XVI. El libro se guarda en la biblioteca Comunale Augusta de Perugia y el profesor Infantes señala la importancia del descubrimiento y hace un repaso por su contenido. Los pliegos poéticos impresos son productos tipográficos muy escasos y no son muchos los que se conservan. Es raro, por ejemplo, contar con más de un ejemplar de determinada edición y son numerosas las ediciones citadas en bibliografía de las que hoy no se cuenta con ejemplares. Así que descubrir de repente un volumen en el que se juntaron cuarenta y dos pliegos poéticos del siglo XVI -más dos en prosa, como señala el título del artículo- con ejemplares todos desconocidos hasta ahora es una gran noticia bibliográfica. Señala el autor grandes aportaciones a la historia de la imprenta valenciana y, sobre todo, a la conquense. Y además literariamente su contenido es riquísimo. Dos ejemplos de los citados por Víctor Infantes: una edición de las Coplas de Manrique desconocida impresa en Cuenca y tres nuevas obras de Juan de Timoneda. Además de obras de Juan del Enzina, Onofre Almodóvar, Bartolomé Aparicio, Francisco de Argüello, Ausias Izquierdo, Diego de Morejón… Esperamos con sumo interés la próxima aparición del Suplemento al Nuevo Diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI) donde el autor hará un análisis más exhaustivo de todo el volumen.
Algo de bibliografía sobre pliegos poéticos

Biblioteca Nacional (España). Catálogo de pliegos sueltos poéticos de la Biblioteca Nacional: siglo XVII. Madrid: Universidad de Alcalá; Biblioteca Nacional, 1998.
Durán, Agustín. Romancero general ó Colección de romances castellanos, anteriores al siglo XVIII. Madrid, 1849-1851.
García de Enterría, María Cruz. Sociedad y poesía de cordel en el Barroco. Madrid: Taurus, 1973.
García de Enterría, María Cruz. Pliegos poéticos españoles en siete bibliotecas portuguesas (siglo XVII). [Alcalá de Henares]: Universidad de Alcalá, Servicio de Publicaciones, 2000. 
Infantes, Víctor. “Nuevas de poesía áurea. Cuarenta y dos pliegos poéticos desconocidos del siglo XVI, más dos en prosa”, en Hibris: Revista de Bibliofilia, nº 67-68, enero-abril 2012, p. 38-45.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Diccionario Bibliográfico de pliegos sueltos poeticos (Siglo XVI). Madrid: Castalia, 1970.
Rodríguez-Moñino, Antonio. Nuevo diccionario bibliográfico de pliegos sueltos poéticos (siglo XVI). 
Ed. corr. y act. / por Arthur L.-F. Askins y Víctor Infantes. Madrid: Castalia, 1997.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

COLECCIÓN DE PRAGMÁTICAS DIGITALIZADAS

La biblioteca de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Barcelona ha creado un catálogo digital llamado Col·lecció de Pragmàtiques i altres documents (s. XVI-XIX) en el que se encuentra un importante fondo de pragmáticas, cédulas y otros impresos de tipo legislativo, político y económico. Esta colección forma parte de la Biblioteca Económica Carandell, que cuenta con más de 12000 monografías y entre ellas un muy respetable número de impresos antiguos. El modo más rápido de acceder a ellas es o navegando por los reyes que las dictaron o directamente buscando por título en el catálogo general de la biblioteca. Buena calidad de las digitalizaciones, aunque un reparo: he encontrado algunas en las que no se han digitalizado las hojas en blanco, hecho que puede llevar a alguna confusión. 
Tener a disposición las imágenes de este tipo de impresos legislativos puede resolver muchas dudas por cuanto es habitual que se hiciera más de una edición en el mismo año o que haya emisiones distintas. Algunas de estas ediciones que comparten todos los datos básicos de catalogación -mismo título, pie de imprenta, formato y paginación- sólo se pueden diferenciar si podemos ver sus imágenes comparadas: entonces es cuando apreciamos que las líneas de texto no son iguales, es decir, no comparten la misma disposición textual. En algunos casos extremos incluso pueden compartir disposición textual, pero ser diferentes, diferenciables quizás por diferentes adornos o iniciales grabadas o por palabras abreviadas y sin abreviar. Otras bibliotecas con buenas colecciones de este tipo de impresos ya digitalizados son la Biblioteca General de la Universidad de Granada con la colección Montenegro, la Biblioteca Histórica Marqués de Valdecilla  y la Biblioteca Foral de Vizcaya.

Pregmática del pan. [S.l., s.i., 1539]. UAB.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

DOS RARAS FORMAS DE IMPRESO DE UNA HOJA

Un cálculo aproximado del número de impresos que hubo en siglos pasados tendría que distinguir claramente entre libros y otras formas impresas de menor entidad, o mejor dicho, de menor tamaño en cuanto a sus páginas. De los libros con cierto margen de error podemos establecer un número, pero de esos impresos de pocas hojas o de una hoja es ciertamente imposible. Incluso creo que de estos impresos menores habría que hacer dos divisiones: los que tienen más de una hoja sin llegar a la categoría de libro y los que únicamente tienen una hoja. Habría que traer aquí ahora lo que se considera un libro y lo que no, si basta con un número de hojas encuadernadas y formando un volumen como dicen algunas definiciones o si ha de contar al menos con 49 páginas como dicen las más normativas. Para el caso que nos ocupa creo que entendemos lo que significa libro y lo que significa impreso menor. Algunos tipos de estos impresos de pocas hojas son: relaciones de sucesos, memoriales, alegaciones fiscales (aunque las hay también muy largas), cartas, poemas breves, relaciones de servicios.. Todos ellos conocidos, bien estudiados algunos, incluidos en bibliografías y catálogos, fácilmente reconocibles. Pero están también los impresos de una hoja, la hoja volante, con un carácter mucho más efímero y perecedero que los anteriores, de usar y muchas veces tirar y por tanto muy escasos en la actualidad. Impresos administrativos, publicitarios, informativos, bulas, calendarios, listas, esquelas… ¿Qué valor le damos hoy en día a esta forma de impresos cotidianos? Ninguno. Pues en los siglos anteriores no debió ser diferente. Son estos materiales muy difíciles de localizar, siendo más habituales en archivos que en bibliotecas. y en España creo que el investigador que más se ha ocupado de ellos es Víctor Infantes, sobre todo de los carteles poéticos. Una clasificación de las diferentes modalidades de estos impresos es complicada y siempre ha de estar abierta a la incorporación de nuevos productos desconocidos. Sirvan como ejemplo las dos hojas que traigo hoy aquí. La primera de ellas es una guía y la encontré hace poco en una subasta del portal Ebay (por cierto, intenté hacerme con ella pero hubo alguien más generoso que yo en su oferta). Reconozco que cuando vi esta hoja no supe qué era, qué significaba esto de guía. Diccionario de la RAE: “Despacho que lleva consigo quien transporta algunos géneros, para que no se los detengan ni decomisen”. Efectivamente eso parece ser esta guía de la provincia de Valladolid para el año 1659, impreso modelo con sus espacios en blanco para ser rellenados.
La segunda de estas hojas es un cartel impreso también administrativo utilizado por un hospicio o albergue de pobres en el siglo XVIII. El hospicio Ave María puede ser el que hubo en Madrid en lo que hoy es el Museo Municipal. En él se relacionan los “hombres, mugeres, muchachos, muchachas, niños y niñas” que en un día determinado salieron y entraron, durmieron allí y comieron fuera por si había que rebajarles la ración que les correspondía.
Algo de bibliografía
INFANTES, V.: “Los impresos efímeros: búsqueda, identificación y descripción”, en Manuel J.Pedraza 
(ed.)  Comercio y tasación del libro antiguo: análisis, identificación y descripción (Textos y materiales), Jaca, 1-5 de septiembre de 2003, Zaragoza, Prensas Universitarias, 2003, p. 133-199.
INFANTES, V.: “Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. I: los primeros tiempos de la imprenta”, en Litterae: cuadernos sobre cultura escrita, 1, 2001, p. 137-144.
INFANTES, V.: “Historia mínima (y desde luego incompleta) de los impresos de una sola hoja. II: los años áureos”, en Edad de oro cantabrigense: actas del VII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, 2006, p. 351-356. [Estos dos artículos recogidos también en Infantes, Víctor: Del libro áureo, Madrid, Calambur, 2006].
MOLL, Jaime: “Los surtidos de romances, coplas, historias y otros papeles”, en De la imprenta al lector: estudios sobre el libro español de los siglos XVI al XVIII, Madrid, Arco Libros, 1994.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

ALEGACIONES EN DERECHO O PORCONES

En la anterior entrada mencionaba un tipo de impresos, el de las alegaciones en derecho, que hasta el momento ha sido escasamente estudiado desde el punto de vista tipográfico y de historia de la imprenta. A continuación presento algunos de sus rasgos y características.

– La tirada debía de ser de unos pocos ejemplares impresos ex profeso para un litigio o, mejor dicho, para una parte dentro de un litigio, y es posible que todas las copias tuvieran valor legal.
– Hay muestras de estos impresos desde el siglo XVI, pero el grueso de este tipo de impreso hay que situarlo especialmente en la primera mitad del siglo XVII.
– Suelen ocupar unas pocas hojas en formato folio, aunque también los hay extensísimos.
– No es habitual que tengan portada y lo más usual es un encabezamiento con un título que utiliza la fórmula “Por [nombre del demandante] con o contra [nombre del demandado] sobre [asunto]”. A causa de esta fórmula tan repetida estos impresos también se conocen como porcones.
– Generalmente carecen de pie de imprenta y cuando lo tienen suele encontrarse después del texto, en el colofón. Entre los que tienen pie de imprenta los lugares más repetidos son Madrid y Granada.
– Aunque tipográficamente no son ni mucho menos trabajos de gran calidad, es frecuente que incluyan antes del encabezamiento pequeños grabados (casi siempre xilográficos, pero también calcográficos) de escenas religiosas, de santos, de la Virgen, de escudos de órdenes religiosas (sobre todo el de la Compañía de Jesús). Además, también suelen tener iniciales grabadas al principio del texto. Ni que decir tiene que estos elementos decorativos pueden ayudar a identificar al impresor en el caso de los que carecen de esta información, que como he dicho son una gran mayoría.
– Al final del texto es habitual encontrar el nombre del abogado que ha redactado la alegación.

Desde el punto de vista de su catalogación en bibliografías y catálogos de bibliotecas, tanto impresos como en línea, se está extendiendo la norma de encabezar por el nombre de la persona o entidad que dirige la alegación. Otra posibilidad es encontrarlas encabezadas por el nombre del abogado que se ha encargado de la redacción. En todo caso, si se consolida como parece la primera opción, es importante recoger en encabezamiento secundario el nombre del letrado, incluso si aparece en forma manuscrita. Muchas de estas alegaciones fueron redactadas por figuras importantes en la historia del derecho español de estos siglos (Juan Bautista Larrea, Cristóbal de Moscoso y Córdoba…).
Hay bibliotecas que tienen grandes colecciones de estas alegaciones jurídicas y en algunos casos, como el de la Biblioteca Nacional de Madrid con su grandísimo fondo de Porcones, se encuentran aún sin catalogar. Otras bibliotecas con grandes colecciones son las de la Universidad de Zaragoza (catalogadas para BIVIDA) y el Colegio de Abogados de la misma ciudad, la del Palacio Real (con las alegaciones del Conde de Gondomar), la de la Real Academia de la Historia, la Pública de Palma de Mallorca, y, fuera de España, la Biblioteca Palafoxiana de Puebla en México y la Biblioteca Nacional de Chile.
A continuación inserto algunas imágenes extraídas de estos impresos.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts