TEXTOS DISPERSOS (III). ANTONIO DE ROJAS

   Recupero una de las series de este cuaderno, la dedicada a esos textos literarios ocultos en preliminares de otras obras o en ediciones de ejemplares muy escasos en el mundo. El caso de esta entrada es el de la poesía que el autor del siglo XVII Antonio de Rojas publicó en las dos obras que la Inquisición prohibió “in totum” en los años 30 del mencionado siglo. Me estoy refiriendo a Vida del espíritu y a su continuación Luz de la noche oscura (o escura). El proceso inquisitorial se inició en marzo de 1630 con la denuncia del carmelita granadino Agustín de San José. Antonio de Rojas escribió un defensorio con fecha de octubre de 1631 para salvar su obra, pero no le sirvió de nada, ya que el 11 de diciembre de ese mismo año la Junta encargada de preparar el Índice de libros prohibidos que se publicaría en 1632 decidió prohibir Vida del espíritu y recomendó que se hiciera lo mismo con Luz de la noche oscura. Resulta sorprendente una de las razones de los inquisidores para hacerlo en su totalidad y no en parte referida al tamaño del libro y no a su contenido: “desmembrando la mayor parte del libro por ser muy pequeño”. Con esta decisión desaparecieron la mayor parte de los ejemplares de las ediciones que se hicieron hasta ese año de 1630 y aún hoy no se sabe muy bien cuál pudo ser la edición príncipe de Vida del espíritu. Posiblemente fuera una impresa en Madrid en 1628 por la Imprenta Real, hoy sin ejemplares conocidos. También hay quien conjetura con una edición anterior realizada en Lisboa en 1627. Se hicieron otras ediciones en Madrid en 1629 y 1630, éstas sí con ejemplares localizados, aunque todos excepto uno en bibliotecas fuera de España (Francia y Portugal). Posteriores a la prohibición inquisitorial son las ediciones de Lisboa de 1645 y varias francesas (en francés) desde 1646. De Luz de la noche oscura se conoce la edición madrileña de 1630, con cuatro ejemplares en bibliotecas francesas.
De esta manera se hace complicado el estudio de la nutrida poesía que Antonio de Rojas insertó en sus trataditos espirituales. Ninguno de estos poemas está firmado y pudiera parecer que salen de la pluma del propio Rojas, pero no. O no todos, quizás alguno sí. En Vida del espíritu (edición de 1629) resuena, por ejemplo, San Juan de la Cruz con su famoso: “Entréme donde no supe / y quedéme no sabiendo / toda ciencia trascendiendo …”.
En la supuesta primera edición de 1628 al parecer consta otro famoso soneto que ha sido atribuido al mismo San Juan de la Cruz en algunas ocasiones.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.
      Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
Pero como ya he dicho no se conocen representantes de esta edición y a falta de ellos buen ejercicio de investigación sería trazar la historia bibliográfica de este poema dentro de este libro: ¿quién fue el primero en citarlo dentro de la obra de Rojas? En la edición de 1629 no está.
En Luz de la noche oscura, aunque menos, también hay algunas poesías. El siguiente soneto, entre otros:


        Luz de la noche escura. Madrid, 1630. París. Bibliothèque Sainte-Geneviève.

Bien, con los datos y los poquísimos ejemplares de los que disponemos lo único que podemos hacer es recuperar estos poemas, seguir su transmisión en las diferentes ediciones, incluidas las traducciones al francés, tratar de atribuirlos a algún autor, dejarlos como anónimos o elucubrar con una posible autoría del propio Antonio de Rojas.
Bibliografía
Andrés, Melquiades, Los recogidos, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1970, p. 730-747.
Asensio, Eugenio, “Censura inquisitorial de libros en los siglos XVI y XVII. Fluctuaciones. Decadencia”, en El Libro Antiguo Español. Actas del I Coloquio Internacional (Madrid, 18 al 20 de diciembre de 1986). Salamanca, Universidad, 1988. p. 21-36.

P. Michel-Ange, “La vie franciscaine en Espagne entre les deux couronnements de Charles V”, en RABM, julio-agosto de 1914, p. 4.

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts

IMPRESOS E IMPRESORES EN ARCHIVOS EN LÍNEA (II)

“En esta Corte andan dos hombres muy perjudiciales en materia de imprimir indevidamente libros y meter otros de sospechosa lectura, sin nombre de autor ni lugar de impressión ni tiempo. Y si en algunos le ponen es supuestamente. El uno de estos es un francés llamado Antonio Roqueto. Este asiste en la imprenta de Joan Flamenco el qual vive al Cavallero de Gracia, y la casa donde vive el dicho Ant[onio] Roqueto es a la calle de S. Bartholomé, a lo último de la calle. Y su muger se llama María de Burgos. Este imprime secretamente qualquier cosa prohibida y sin licencia y se puede creer a impresso el Don Chittón y el Tapaboca, y las Cartas de Ingalaterra, y unas de los estados revelados y otras cosas de esta clase, las quales, aunque yo con la orden que tengo de V.A. pudiera aver ido a su cassa y tomádolas, no lo e hecho por no querer por este modo convencerle y que diga que no son suyas ni él las imprime sino e enviado a su cassa a personas fidedignas a comprarlas, aunque por excessibo precio, para que estos tales puedan deponer jurídicamente quando V. A. lo ordenare de lo que aquí refiero”.  

Este texto está extraído de los documentos inquisitoriales del proceso que acabó con la inclusión de El chitón de las tarabillas, libelo político de Quevedo publicado en 1630, en el Índice de libros prohibidos del año 1632. Se conservan estos documentos en la sección de Inquisición del Archivo Histórico Nacional, el gran archivo de los archivos españoles, y son solo una pequeña muestra de las jugosas noticias que podemos sacar de toda la acción que la Inquisición española llevó a cabo para el control de obras prohibidas, librerías, imprentas y todo aquello que atentara contra los dictados políticos y morales impuestos. En PARES he probado a buscar documentos que sobre el mundo del libro tenga esta sección del Consejo de la Inquisición y los resultados han sido decepcionantes. El proceso de catalogación de fondos, series y expedientes hasta llegar a la unidad documental en un archivo que guarda millones de documentos es una labor gigantesca y en PARES ya hay incluidos miles de ellos, muchos con imágenes, pero me imagino que pasarán muchos años hasta que esté el archivo completo. Otra sección en la que se pueden encontrar muchas noticias sobre la imprenta es la del Consejo de Castilla, que era el organismo con competencias sobre el  gobierno y justicia  del reino. Ahí están, por ejemplo, las solicitudes y aprobaciones necesarias para que una obra saliera a la luz. Una nueva búsqueda y también resultados escasos. En la web del Archivo podemos encontrar digitalizados la solicitud y el informe favorable para la licencia de impresión de la primera parte del Quijote, pero sin embargo no está aún dentro de PARES. Hasta que esté todo catalogado quizás no sería mala idea por parte del AHN digitalizar y poner a disposición de todo el mundo los muchos instrumentos de descripción, catálogos impresos y mecanografiados, algunos solo consultables en la sala del archivo, que siguen siendo importantísimos para acceder a la documentación.
Solicitud de Cervantes
Informe favorable para la licencia

Carlos Fernández González

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Bibliotecario especialista en libro antiguo.

More Posts